Florin, del Camino de Carbonell a Saint-Denis

Florin, en un lance del duelo inaugural de la Eurocopa. | @Ladbrokes
El delantero del Córdoba debuta en la Eurocopa de Francia como titular con Rumanía | Disputa 60 minutos en el duelo inaugural del torneo en el Stade de France

Un paso más. El de mayor valor y significado hasta el momento en su progresión a ritmo vertiginoso. Florin Andone ya sabe lo que es participar en un torneo internacional de máximo nivel. El delantero del Córdoba avanzó de nuevo este viernes, de manera importante, en su ascendente trayectoria. Lo hizo con la elástica de su selección en el partido inaugural de la Eurocopa de Francia. El futbolista blanquiverde no sólo debutó en un campeonato de gran envergadura, sino que actuó como titular. Porque el ariete formó parte del once titular de Rumanía en el duelo con el combinado anfitrión, que estuvo cargado de intensidad y que acabó con 2-1 a favor los galos en el Stade de France, en París. De esta forma, confirmó que su proyección resulta imparable.

El delantero se convirtió en el primer futbolista del Córdoba en participar en un Mundial o una Eurocopa. Después de cerrar la temporada, antes de tiempo debido al torneo en tierras galas, con el conjunto blanquiverde como su máximo goleador y el segundo de Segunda A con 21 goles, Florin (Botosani, 1993) obtuvo un lugar en el once titular de Anghel Iordanescu en el inicio de la competición continental. El ariete disputó 60 minutos y mostró su carácter batallador en todo instante ante una Francia que hubo de trabajar para vencer. Aunque no gozó de ocasiones debido al sistema de juego de la selección rumana. Sea como fuere, el todavía futbolista califal vivió un momento inolvidable.

Supuso el estreno en una competición como la Eurocopa el impulso mayor en su carrera deportiva, que de un año a esta parte transcurrió de manera abrumadora. El delantero, residente en España desde la adolescencia, recaló en el Córdoba para formar parte de su filial. Apenas jugó ocho encuentros con el segundo equipo, con el que marcó dos goles. Llegó del Atlético Baleares para jugar en Segunda B, que dejó atrás en apenas unos meses. Miroslav Djukic le ofreció la oportunidad de debutar con el primer conjunto blanquiverde en diciembre de 2014: en el duelo de ida de Copa ante el Granada. El cuadro nazarí fue precisamente su primera víctima. Después, tanto el serbio como José Antonio Romero contaron con él con total asiduidad y participó en 20 encuentros. En Primera, ni más ni menos, anotó cinco dianas y se ganó el cariño de la afición.

Con el cuadro califal todavía en la elite, en medio de una trayectoria cuasi insufrible, el delantero comenzó a entrar en los planes de Anghel Iordanescu. Recibió su primera convocatoria con la selección absoluta en marzo de 2015 y debutó tres meses después, en junio. Desde entonces, es un fijo para el seleccionador de Rumanía, con la que Florin se estrenó como goleador en noviembre del pasado año, en un amistoso ante Italia. Pero el instante decisivo en ese progreso dentro del combinado rumano le llegó con la llamada para una Eurocopa en la que ya jugó. Ni siquiera el hecho de que se sumara a la concentración del conjunto amarillo mucho más tarde que el resto de sus compañeros impidió que el ascenso culminara con un puesto en el once titular en la inauguración del campeonato. Bien se lo ganó a lo largo de esta campaña, tanto por su juego como por sus goles. Méritos hizo el ariete para ir del Camino de Carbonell a Saint-Denis.

Etiquetas
stats