“Al final, el grupo humano es clave”

Álex Vallejo, a la derecha, junto a Aythami y Jovanovic en Los Ángeles de San Rafael | CÓRDOBA CF

Vivió desde dentro la tormentosa temporada pasada y eso le permite analizar con una perspectiva peculiar los acontecimientos del este verano. Álex Vallejo es uno de los jugadores que forman parte del bloque que sobrevive de la campaña pasada, un núcleo que está llamado a asumir el protagonismo en el futuro dada la situación en el mercado, con la opción de fichajes bloqueada por la Liga y movimientos internos en el club. El vitoriano prefiere poner el foco en lo real. “En esto del fútbol, otra cosa no pero cambios hay a todas horas. Nosotros nos tenemos que dedicar a entrenar, a jugar y a hacerle caso al entrenador. Al final el míster lo dice claro: en las cosas que no dependen de ti no puedes hacer nada”, ha declarado en la televisión oficial del CCF desde la concentración de Los Ángeles de San Rafael.

Hasta el próximo sábado estarán en el stage segoviano sin disputar partidos, salvo sorpresas de última hora. Se suspendieron el de este miércoles en Zamora y el del sábado ante el Celta en Portonovo. Vallejo aguarda acontecimientos con la inquietud propia del profesional que forma parte de un proyecto, aunque también consciente de que “hay tiempo por delante” para cubrir los objetivos marcados por el club. Ya saben: los dijo el presidente. Permanencia cuanto antes y, desde ahí, hasta donde se pueda.

“Ya sabes que con un entrenador nuevo hay cambios, cada uno tiene su librillo como se suele decir, pero es gente cercana”, apunta el central a propósito de Francisco, el nuevo entrenador, al tiempo que admite que “la pretemporada está para sufrir”. ¿Y cuáles son sus sensaciones con los nuevos jefes en el banquillo? “El año pasado, por suerte o por desgracia, tuvimos muchos entrenadores. Tanto Francisco como su cuerpo técnico, a pesar de llevar pocos días, transmiten bien. Saben que hay que animar, que se mueven en un ambiente de gente joven, porque hay bastantes del filial”, explica.

Sobre su situación personal, Álex Vallejo es moderadamente optimista. El curso pasado jugó 18 partidos y echó una mano en la fase crucial del campeonato, la que se coció la heroica salvación. Desde el punto más crítico -el partido ante el Valladolid, en el que los blanquiverdes, con Sandoval recién aterrizado, estaban a 13 puntos de la salvación-, el pivote vitoriano entró con asiduidad en el equipo. “Tenemos un grupo del año pasado y es muy bueno, yo me encuentro a gusto. Seguramente los objetivos serán mejores cuando el grupo esté mejor. Al final, el grupo humano es clave”, manifiesta el jugador, quien se muestra realista ante el inesperado escenario que se ha producido: “Todos esperamos este año arrancar con esa euforia de haberlo conseguido, pero ahora está la cosa un poco cogida con pinzas. Pero hay que ser positivos porque hay tiempo por delante”.

Ahora, a juicio de Vallejo, es tiempo para poner los cimientos del estilo y conseguir un método asumido por todos. “El año pasado tuvimos cuatro entrenadores y varios modelos diferentes. Francisco dice que cuanto más tengas la pelota, menos vas a correr detrás de ella, pero en determinadas zonas supone un riesgo. Al final, todo es cuestión de equilibrio”, indica un futbolista que quiso mandar un mensaje a los aficionados: “Sé que el año pasado lo pasaron muy mal, aunque al final todo acabó bien. Les digo que los partidos de pretemporada no marcan prácticamente nada y que confíen en nosotros, porque estando juntos podremos llegar a cumplir los objetivos que nos marquemos”.

Etiquetas
stats