Fernández y un retorno especial pero pasajero

Fernández, en un duelo con la elástica del Córdoba. | MADERO CUBERO
El lateral cordobés espera reaparecer en el once del Oviedo el domingo ante su ex equipo después de haber sido baja por una dolencia en el peroné

La mención de su nombre, mucho más de su primer apellido, siempre evoca a un pasado reciente de gratos recuerdos. Participó de la consecución de la que hasta el histórico ascenso a Primera tras 42 años fue mejor temporada del Córdoba en ese período. Formó parte de aquel equipo que, bajo la dirección de Paco Jémez, permitió vivir la ilusión de pugnar por un retorno a la elite que se produciría sólo dos campañas después. Él estuvo allí, como pieza importante de un engranaje cuasi perfecto. Sólo restó, como quedó dicho, el salto de categoría. La historia es de sobra conocida, como lo es el deseo que desde su salida existía en la afición de El Arcángel por su regreso. La vuelta a tierras califales estuvo muy cerca de producirse este último verano, pero cuando todo parecía encaminarse al desenlace pretendido la historia cambió. Y ahora, si su estado físico lo permite, estará de nuevo en el coliseo ribereño con una camiseta diferente a la blanquiverde. De la recuperación de sus molestias dependerá que José Manuel Fernández pueda pisar de nuevo el césped de la que fuera su casa.

El lateral derecho no atraviesa precisamente su mejor momento deportivo. A las dudas que abrieron sus actuaciones en las primeras jornadas del presente curso continuó una inoportuna lesión. Su aventura en el Real Oviedo, por el momento, no marcha como quizá quisiera. Al Carlos Tartiere puso rumbo el canterano del Córdoba, después de una tensa espera por parte de los dos conjuntos por hacerse con sus servicios. Tensa porque por la decisión definitiva varió por diversas circunstancias en relación a lo que ya tenía casi elegido. No sucedió en una ocasión nada más y su fichaje se convirtió en el gran culebrón del verano en la entidad califal, que definitivamente perdió la partida ante el que será su rival el próximo domingo (17:00). José Manuel Fernández Reyes (Córdoba, 1989) llegó a tierras asturianas como uno de los mejores futbolistas en su demarcación, un cartel que mantiene, de Segunda A. Por eso no sólo lo quisieron los carbayones y en el equipo en el que creció sino en algún otro. Sin embargo, la fortuna no le acompañó en el comienzo de su periplo en la escuadra azul.

Desde su llegada Sergio Egea no dudó en otorgarle la titularidad en el lateral derecho, donde no consiguió cerrar actuaciones como acostumbra y que le hicieron convertirse en indiscutible en el Córdoba y después en el Zaragoza. Incluso en la segunda jornada tuvo la mala suerte de marcarse en propia puerta en Mendizorroza -cayó el Oviedo por 2-0-. Así, el técnico argentino tras siete encuentros en los que disputó la totalidad de los minutos decidió darle una oportunidad a Nacho López, cuya lesión en el noveno partido hizo permitió que el cordobés volviera a jugar. Un golpe en el peroné le dejó definitivamente fuera del equipo hasta ahora. Sus cifras por tanto son más discretas de las que normalmente logró en sus anteriores etapas en la categoría de plata, en la que acumula ya más 140 encuentros. Después de reincorporarse a los entrenamientos del cuadro carbayón la pasada semana, en la presente espera estar disponible para volver a El Arcángel.

Etiquetas
stats