Fede Vico, la estrella varada en un escenario caótico

Fede Vico, en un partido con el Córdoba en Segunda | MADERO CUBERO
El único cordobés de la primera plantilla en Primera afronta un porvenir incierto | El Anderlecht belga, en el que nunca debutó, no cuenta con él | Podría seguir en el Córdoba

Aún no ha cumplido los 21 años y ha conseguido colocar en su expediente deportivo una anotación que para sí hubieran querido generaciones enteras de compañeros. Logró jugar en Primera División con la camiseta del club blanquiverde, en el que se formó desde muy niño tras llegar desde la prestigiosa Escuela de Fútbol de Juanín y Diego. Federico Vico Villegas disfruta, además, de un suculento contrato de cinco temporadas firmado en verano de 2013 con uno de los más afamados clubes del fútbol europeo, el Anderlecht belga. El panorama parece idílico. Pero todo tiene su cara B.

Efectivamente, Vico ha catado la elite española con el equipo de su vida, pero su papel ha distado mucho de ser brillante. Arrastrado por el pésimo nivel del grupo, sin continuidad por los cambios constantes de entrenador y desconcertado por sus cambios de posición, terminó actuando sólo en 22 partidos y únicamente 10 de titular. Padeció -y seguramente con más dolor que la mayoría de sus vecinos en el vestuario- el descenso a Segunda con un récord negativo en lo colectivo y en lo personal: no pudo disfrutar de ni una sola victoria. Y ahora su club, el Anderlecht, que le envió como cedido al Córdoba en el último día del mercado del pasado verano, ha admitido por medio de su director general Herman Van Holsbeeck, en unas declaraciones difundidas en varios medios, que no cuenta con él. Le quedan tres temporadas de contrato con la entidad de Bruselas, por lo que tendrá que buscar una salida. Se avecina un verano difícil para la perla de la cantera cordobesa, el jugador con una irrupción más brillante en los últimos veinte años.

Sus días más rutilantes llegaron después de su formidable actuación con la selección española sub 19 en el Preeuropeo de Polonia. El Anderlecht se fijó en él y lanzó una propuesta económica más que suculenta: le septuplicaba las cantidades que percibía en el Córdoba. Fede se fue soñando con la oportunidad de disputar la Champions League en las filas de un clásico del fútbol continental, vigente campeón liguero en su país. Sin embargo, no llegó a actuar en ni un solo partido oficial. Ante la nula relevancia en el equipo, en Anderlecht le envió prestado al más modesto Oostende, en el que jugó algo más y consiguió marcar un gol. A su retorno a Bruselas, nada cambió. El último día de mercado, después de especularse con una cesión al Almería, volvió a casa.

Desde que Lucas Alcaraz le convirtió, con 16 años, en el segundo jugador más joven en debutar con el primer equipo del Córdoba -tras Carlos Alias-, Fede describió una trayectoria ascendente como profesional. En la temporada 11-12, con Paco Jémez, jugó 29 partidos oficiales y marcó un gol; en la 12-13, con Berges y Esnáider, intervino en 39 y firmó seis dianas y siete asistencias. Vico siguió en su momento el éxodo de los mejores jugadores de la cantera local, que comenzó con el traspaso de Javi Hervás al Sevilla por 1'2 millones y continuó con el de Fernández al Zaragoza por 0'5 millones. Fuentes se fue al Espanyol libre, mientras que Fede Vico dejó en caja 1'6 millones de euros. El futuro del zurdo cordobés es una incógnita, aunque en esta tesitura se puede plantear su permanencia en el Córdoba como uno de los estandartes del equipo en Segunda División, categoría en la que despuntó antes de emprender la aventura europea. Todo dependerá del criterio de Emilio Vega, nuevo director deportivo blanquiverde, cuyo aterrizaje en el club se producirá en las próximas horas.

Etiquetas
stats