“Nos faltaba la victoria para agarrar un voto de confianza”

Gunino en un entrenamiento en la Ciudad Deportiva FOTO: TONI BLANCO
Adrián Gunino, que se sintió bien en su estreno con el Córdoba, aseguró que “el equipo nunca dudó” de su objetivo, que “sigue siendo el mismo”, y apunta que “el vestuario está más animado”

El último encuentro de competición oficial que disputó tuvo lugar el 22 de junio del pasado año. Precisamente fue ante el Girona, el primer rival al que enfrentó con la camiseta del Córdoba. Su estreno con el conjunto blanquiverde supuso una de las sorpresas de Albert Ferrer en el once, ya que no apareció en su posición habitual y sí en otra más adelantada. Adrián Gunino regresó a un terreno de juego y lo hizo con el sabor de la victoria, que además resultaba necesaria para poner tierra de por medio con la zona de descenso y volver a estar en la pugna por el play off, así como para recuperar una confianza que parecía haber perdido. En ese sentido se expresó esta mañana en sala de prensa el uruguayo, que aseguró que “desde que terminó el partido (en Montilivi) el vestuario está más animado”.

Respecto de dicha circunstancia, apuntó que “el grupo necesitaba el triunfo y fue bueno para afrontar lo que nos queda”. Así las cosas, afirmó que “la victoria sirvió de mucho y éste es el camino” y concluyó que ahora es importante “tener dos o tres victorias seguidas” para seguir en la lucha por el play off, una meta que nunca cambió. “Creo que el equipo nunca dudó. El objetivo sigue siendo el mismo y no por haber tenido una mala racha o haber perdido unos partidos ya nos condenamos al descenso”, indicó para añadir que el Córdoba “está bien”. Con todo, insistió en la idea de que “nos faltaba la victoria para agarrar ese voto de confianza y seguir con la mira en el objetivo, que es ascender”.

Para que eso sea posible se presenta como esencial el triunfo en el duelo del sábado con Las Palmas, sobre el que comentó “va a ser complicado, pero jugamos en casa y tenemos que ganar”. También habló el charrúa del cambio de técnico y el progreso del equipo con los conceptos que pretende inculcar. “Creo que estamos asimilando su manera de jugar; estamos entendiendo el juego que quiere y esperemos que se den los resultados”, señaló. Además, como no podía ser de otra forma, trató el aspecto individual, sobre el que fue cuestionado. El lateral confesó que el partido en Girona “fue un poco especial” para él, puesto que “hacía tiempo que no jugaba”.

A pesar de tantos meses sin competir, Gunino se sintió “cómodo y físicamente bien”. No faltaron las preguntas en torno a la posición que ocupó sobre el campo como extremo. “Me siento más cómodo de lateral, porque es mi puesto, pero el míster me puso ahí y no tengo problema. Como dije desde el primer momento vengo a ayudar al equipo y cubrir el objetivo”, explicó.

Etiquetas
stats