De un estreno triunfal a la necesidad de ganar en color

Una pugna del duelo entre Zaragoza y Girona de esta campaña FOTO: www.realzaragoza.com
El Córdoba sólo ganó en la primera de sus diez visitas a Zaragoza, en la temporada del debut blanquiverde en Primera, mientras el resto se saldaron con seis victorias locales y tres empates

Después de una semana complicada, tanto por la situación de incertidumbre en torno a la figura el entrenador como por las condiciones de trabajo del equipo, que ha tenido que entrenar sobre la superficie artificial de El Carpio, el Córdoba mira al domingo con cierto deseo de acabar con cualquier tipo de duda. Una duda que surge tras la primera derrota del conjunto blanquiverde en El Arcángel, que además se suma a la sufrida en Miranda de Ebro. De nada vale, no obstante, dejar la vista puesta en lo que pasó y ya no tiene remedio; mucho más importante es pensar que todo puede volver a su cauce con un nuevo triunfo. Con esa intención viaja la escuadra califal a Zaragoza, un lugar que sin embargo no le es propicio y de cuyo último recuerdo es un 3-1 con que el rival culminó su regreso a Primera. Ocurrió en la temporada 2008-09, con Luna Eslava en el banquillo que hoy ocupa Villa y con el equipo visitante ya salvado.

Ése es el último precedente de un enfrentamiento que en su origen fue completamente distinto. De la primera visita del Córdoba a La Romareda -en Liga, pues ya antes jugó allí en Copa- se cumplen algo más de 51 años. Era la campaña 1962-63, la del estreno califal en Primera. El técnico, el mítico Roque Olsen. Entonces, en la sexta jornada del campeonato en la máxima categoría del fútbol español, el conjunto blanquiverde arrancó una victoria que le otorgó un buen octavo puesto en la tabla. Los maños se adelantaron al cuarto de hora con un tanto de Marcelino, pero se toparon con un rival que deseaba la victoria. La lograron gracias a dos tantos de Soler y otro de Marañón. El cuadro andaluz, novato en la elite, asaltó la plaza zaragozana con un resultado (3-1) que hace algo más de cuatro años se repitió pero a la inversa. Fue ésa la única vez en que la bandera visitante ondeó más alto y con más viveza que la local. Todo en época de blanco y negro.

No se trata de una salida agradable ésta para el Córdoba, que de las diez ocasiones en que se dejó ver por La Romareda cayó hasta en seis, siempre de forma clara. La historia común entre el Zaragoza y el conjunto blanquiverde está escrita en su mayor parte en Primera, donde además del ya citado primer encuentro se vieron las caras otras seis veces. Cinco terminaron con victoria maña. La primera de ellas llegó en la campaña 1963-64 con un 4-2 en que los goles califales fueron obra de Riaji y Cabrera, el delantero paraguayo llegado del Club Nacional. Más dura fue la caída en las dos siguientes temporadas, en que el cuadro andaluz recibió sendos 4-0. También se repitió el resultado en los cursos 1966-67 y 1967-68, en los que el Córdoba cedió por 3-0. Es curioso, pero la última vez que la escuadra blanquiverde sumó en el estadio aragonés en la máxima categoría fue en el mismo ejercicio en que se consumó su primer descenso a Segunda.

En el curso 1968-69, con el equipo descendido y con Kubala en el banquillo, logró sacar un empate a dos en la última jornada del campeonato. Los goles fueron de Luis Costa y Jara. El primero, por cierto, llegó a ganar ya como técnico dos títulos de Copa con el conjunto zaragozano. Las otras dos igualadas se produjeron ya en Segunda, una en la campaña 1977-78 y la otra mucho más reciente en la 2002-03. La primera acabó con el mismo 2-2 con que ambas escuadras se despidieron en la elite. La otra se produjo en el inicio de una temporada en que el Córdoba comenzó a vivir días apurados en la categoría de plata. Ahora, para acabar con una semana llena de habladurías, toca ganar en color de una vez por todas.

Etiquetas
stats