Emilio Vega: “Fichar a última hora podía ser desmerecer a los que están”

Emilio Vega, en la sala de prensa de El Arcángel. | TONI BLANCO

Tres incorporaciones -las de Javi Lara, Bíttolo y Aguza- y una salida -la de Borja- son los movimientos que arroja el balance final del Córdoba en el recién acabado mercado de invierno. De esta forma, el Córdoba cerró este período sin contratar ningún central o un delantero y sin abrir la puerta a otros futbolistas de la plantilla que aparecían con esa opción. De todos esos asuntos hizo repaso este miércoles el director deportivo del club, Emilio Vega, que aseveró que el aspecto monetario no limitó la libertad de acción para acometer otros fichajes. “Ayer había alguna situación abierta en la que se llegó a plantear la posibilidad de pagar una cantidad de traspaso, lo que pasa es que influyen muchas más situaciones. Más allá de lo económico, está el club del que tenga que salir y es cierto que la clasificación tampoco ayuda”, expuso el berciano. En ese sentido, desveló con posterioridad que entre los que se intentó firmar “algunos jugadores querían venir y otros no”.

Antes de entrar en temas concretos, y de atender las preguntas de los medios, Emilio Vega reiteró la confianza existente en el plantel tras admitir la delicada situación en la que se encuentra el equipo. “Evidentemente la temporada no está siendo lo que todos esperábamos. Dentro del club, el día a día y el pensamiento es revertir la situación, cambiar la dinámica y acabar en otra completamente diferente”, señaló al tiempo que subrayó que “la plantilla está súper involucrada y es súper profesional”. “Hay confianza plena y total en la plantilla, en la gente que se ha incorporado y en el cuerpo técnico”, afirmó después, tras indicar que las tres incorporaciones realizadas por el Córdoba están en “la media de lo que han hecho los demás clubes de la categoría”. El director deportivo blanquiverde quiso expresar la dificultad que supone en aspectos internos el mercado de invierno. “Genera mucha inquietud, creo que en todos los ámbitos, y dentro de esos también en la plantilla, en la de todos los equipos. En nuestro club parece que todos nos ponemos un poco más tensos en este mercado. Que se puedan dar muchas incorporaciones y muchas salidas genera en el vestuario una inquietud y una inseguridad que a veces se puede traducir también en el terreno de juego. No es una excusa pero pasa”, explicó.

Lo cierto es que la última jornada del mercado de enero resultó intensa, pues además de la salida de Borja y la llegada de Aguza, el club tuvo opciones de firmar algún que otro fichaje. Sobre todo en ataque. “En punta el míster tiene la filosofía de jugar con un solo delantero. Siempre hemos dicho que si aparece alguna situación que de verdad sea muy interesante está claro que se valora, pero jugando con un solo delantero, teniendo dos y la posibilidad de Juli estábamos convencidos de que se puede seguir así”, comentó en primera instancia. “Ayer no era cuestión de que quisiéramos hacer algo de última hora sino que surgieron situaciones, varias y no hablo de puntas en concreto, y que no vinieron porque de alguna manera podría ser desmerecer un poco a los que están, que son los que nos van a llevar a donde todos queremos”, arguyó antes de concluir que “hubo alguna opción, se intentó y al final por unas circunstancias u otras no se pudo concretar, pero tampoco era vital”.

Acerca de la opción de contratar a un central, Emilio Vega señaló que “se valoró en su momento, sobre todo con la lesión de Deivid y después con la convocatoria de Bijimine”. “Se valoró y se planteó, pero tuvimos constancia rápido de que cabía la posibilidad de que Bijimine no participara en la Copa África y también coincidió con partidos como el de Alcorcón, en los que jugaron Luso y Caro. Se consideró que entre Rodas, Bijimine, Caro, que es central aunque puede jugar de lateral, Luso para un momento puntual de cuarto central e incluso Edu Ramos, que en Albacete en muchos momentos jugó de central, y la ayuda de Pablo (Vázquez) no era necesario”, continuó el berciano para argumentar la no contratación de un zaguero. Además, apuntó que “la contundencia en las áreas va más allá de incorporar o no a otro futbolista, está más relacionado con otros parámetros”. En defensa continuará, por otro lado, Samu de los Reyes. Un hecho que se da debido a que el propio jugador así lo prefirió. “Confirmo que se le ha comentado su situación, desde hace tiempo, y él, consciente de ello, ha decidido quedarse. A partir de ahí tenemos que respetar las condiciones de contrato. Él sabe que a día de hoy es la tercera opción del lateral y que para el entrenador no cuenta”, expuso.

Quien sí salió, y a su vez propició una última llegada, fue Borja Domínguez. “Fue una situación que no estaba prevista, que se produjo ayer por la mañana. Su agente se pone en contacto conmigo y me comunica el interés del Oviedo y el deseo del chico para que le dejáramos salir. Habla con el míster, para mostrarle su preocupación porque en el último partido no estuvo convocado y por cómo sería a partir de ahora su participación. El entrenador, como al resto de sus compañeros le dice que no garantiza jugar a nadie”, relató Emilio Vega. “A la vez se produce la situación de Sergio Aguza, que consideramos que es un jugador que nos puede aportar cosas que quizá en este momento nos venga bien si sale Borja. Fue todo muy rápido y muy coordinado. Si el chico tiene ese deseo y allí parece que sí se le promete continuidad, al ser un jugador propiedad del club que pase esta temporada en Oviedo y cuando vuelva que lo haga más completo”, finalizó sobre el caso del centrocampista gallego.

Etiquetas
stats