Drama en Reus: cuando todo está en el aire

Lance de un partido del Reus | LALIGA

La suya es compleja, pero no tanto como la que atraviesa su rival. El Córdoba vive un período difícil desde el pasado verano, cuando tuviera problemas para conformar su equipo al tener rebasado el límite salarial. Desde entonces, poco mejora la entidad califal. El club, al menos, desconoce la opción de perder la categoría de manera más que precipitada. Ante este riesgo se encuentra sin embargo su próximo rival, un Reus al que visita el sábado (18:00). El duelo llega con todo en el aire para el conjunto catalán. El motivo no es otro que su alarmante falta de liquidez, que conlleva ya el impago de las tres últimas nóminas de sus futbolistas. Y eso que sólo tiene a 16 con ficha profesional en su plantilla. La situación en el cuadro rojinegro, por tanto, más que comprometida es crítica. Sobre todo tras saberse que sus jugadores toman la decisión de denunciar y esto puede suponer la rescisión de sus contratos en apenas unos días. Eso sí, salvo contratiempo, el encuentro ante los blanquiverdes lo van a disputar.

En efecto, el Córdoba permanece atento a cuanto sucede en Reus. Principalmente por la posibilidad de que el choque no llegara a disputarse. Es el último peligro al que se enfrentaba la entidad catalana, cuya problemática comenzó en verano. Entonces, el club se vio limitado a la hora de configurar su equipo debido a que, como otros, superaba su tope salarial. Por dicha razón perdió, como le ocurrió a los blanquiverdes pero en circunstancias diferentes, a algunos jugadores como Lekic o Vítor Silva. Otros optaron por seguir, si bien no cuentan con licencia para jugar. Así, el cuadro rojinegro apenas pudo alcanzar las 16 fichas profesionales -que actualmente mantiene-. El panorama era oscuro para el equipo de Xavi Bartolo, que sin embargo arrancó bien el curso.

Pero el potencial de los catalanes era, y es, escaso. De esta forma, poco a poco cedió terreno hasta caer en posiciones de descenso, en las que se encuentra con 16 puntos. Los últimos tres los sumó la anterior jornada, en la que dio la sorpresa en Alcorcón, ante el que entonces era el líder de Segunda A. Curiosamente el triunfo llegó cuando los problemas acuciaban ya en exceso a un Reus que en ese momento, como ocurre hoy por hoy, era incapaz de abonar las tres nóminas más recientes a sus jugadores. Y ahí tiene su mayor hándicap en este momento el club rojinegro, que meses atrás tuvo un intento frustrado de ampliación de capital y señaló la opción de una venta. De esto último no se volvió a saber más adelante. Cada uno de estos hechos condujo a la situación que atraviesa en estas fechas la entidad reusense.

Sobre el asunto se pronunció el propio presidente de LaLiga el lunes en Córdoba. "A través de su convenio colectivo, es garante de los sueldos de los jugadores y lo que hemos hecho es garantizar que van a cobrar", aseguró Javier Tebas al respecto y de la postura de la Patronal. Eso sí, también advirtió de que al club catalán "se le abrirá un expediente por falta muy grave". Éste aviso fue visto enseguida como el anuncio de un descenso administrativo a final de temporada. Definitivamente, la situación quedaba fuera del control del Reus. Pero al menos parecía que el cuadro rojinegro podría seguir en la competición. Fue el martes cuando las alarmas saltaron de una vez por todas en torno a la entidad: sus futbolistas estudiaban rescindir sus contratos de aquí al sábado.

Un día después de las declaraciones de Javier Tebas, la plantilla del Reus se reunió con LaLiga y con los sindicatos de futbolistas. El encuentro rebajó las esperanzas del presidente de la Patronal. "En estos momentos no puedo afirmar que vaya a terminar la temporada, vamos a ver qué pasa", indicó a Marca. La razón de sus palabras, que los integrantes del vestuario del cuadro catalán se toman desde entonces 48 horas o tres días de reflexión para tomar una decisión sobre su futuro más próximo. Es decir, dejaban la puerta abierta a rescindir contratos antes de su choque con el Córdoba, que aguardaba mientras tanto. Ya en la tarde del miércoles, hubo oportunidad de conocer que los jugadores rojinegros rechazaron la propuesta de LaLiga y decidieron denunciar a su club, que desde ese momento tiene cinco jornadas hábiles para abonar las cifras que se adeudan. Así lo expuso IuSport, medio en el que también se aseguró que el duelo del sábado se va a disputar. Otra cuestión es que al final tenga valor lo que en el mismo suceda.

Etiquetas
stats