Diez datos que debes conocer sobre Rafa Navarro

Rafa Navarro, en su etapa como jugador en el Córdoba | LARREA

A Rafael Navarro Rivas (Córdoba, 1972) le tiene el cordobesismo colocado en su catálogo de leyendas. A partir de ahora se sentará en el lugar en el que los sentimentalismos se aparcan y solo cuentan los números. “No se ve un centro decente en El Arcángel desde los tiempos de Rafa Navarro”, dicen los aficionados en esas tardes de fútbol en las que los delanteros esperan con carita de pena infinita un balón rematable. La zurda de Rafa es un recuerdo recurrente de la hinchada blanquiverde, como los goles de Espejo y Loreto, las impetuosas salidas desde atrás de Perico Campos o los quiebros imposibles de Valentín. Son héroes de otra época. Los nostálgicos le mirarán con otros ojos. Los pragmáticos le juzgarán por lo que sea capaz de hacer a partir de ahora con un equipo desnortado, que lleva en puestos de descenso desde agosto. Rafa Navarro empieza este martes a ejercer como primer entrenador del club en el que empezó toda su historia.

Se forjó en la cantera a las órdenes de iconos del Córdoba

Entró como alevín en el Córdoba y terminó jugando en el primer equipo tras subir todos los peldaños. Entre los niños con los que entrenaba en unos terrenos infames al lado del antiguo El Arcángel estaban Paco Jémez y Rafa Berges, entre otros. Los técnicos -López Prieto, Rafael Jaén, Carmelo Salas...- que tuvo en la cantera le ayudaron a moldear su espíritu cordobesista.

Jugó un derbi cordobés en El Arcángel... con el Villanueva

Después de poner fin a su etapa en El Arcángel le tocó regresar como rival en uno de los partidos más extraños de la época moderna: un derbi provincial en Segunda B entre el Córdoba y el Villanueva. Rafa Navarro jugaba en el equipo rojillo. Hubo más de diez mil espectadores para ver el encuentro, de la temporada 2005-06 en el grupo IV. Terminó con empate a cero y él jugó los noventa minutos.

Su hermano José Luis 'El Cazador', fue campeón de Europa de boxeo

Su hermano mayor, José Luis, iba para futbolista, pero una grave lesión tras un accidente de moto le hizo variar su rumbo vital para dedicarse al boxeo. Con el apodo de 'El Cazador' consiguió proclamarse campeón de Europa en el peso welter. Celebró el título agarrando el cinturón y con una camiseta del Córdoba puesta.

Probó fortuna en la cantera del Sevilla

Tras convertirse en uno de los referentes de la cantera blanquiverde, fichó con 17 años por el Sevilla FC. Fue convocado con la selección española y logró el título de campeón de España sub 19 con el club nervionense. El filial blanco descendió a Tercera en el año que él terminó su etapa juvenil y el Córdoba, que estaba en Segunda B, le tentó para volver. Y lo hizo.

Fue de Primera en las filas del Sporting de Gijón

Rafa Navarro fue reclutado por el Sporting para la campaña 95-96. No jugó un solo partido oficial, pero fue testigo directo en un campeonato de máxima tensión en El Molinón. Se curtió compartiendo vestuario con jugadores de la talla del meta Ablanedo, Giner, Lediakhov, Yekini, Eloy o Julio Salinas.

Vistió la blanquiverde durante ocho temporadas como profesional

En el Córdoba, su club de siempre, estuvo un total de ocho temporadas y disputó 152 partidos. Primero en Segunda B (del 91 al 94) y después desde el 98 hasta el 2003. Regresó a casa después de haber despachado dos temporadas notables: la 96-97, con el emergente Villarreal en Segunda; y la 97-98, con un Recreativo de Huelva en el que fue protagonista a las órdenes de Joaquín Caparrós de un ascenso a Segunda. Ceuta, Linares y Villanueva fueron sus últimos destinos como futbolista.

Fue protagonista del 'milagro de Espiel'

Tomó las riendas del Atlético Espeleño, el club de fútbol de una modesta población de poco menos de 2.500 habitantes, en 2013. El equipo estaba en Primera Andaluza y lo convirtió en uno de los punteros, para terminar protagonizando un histórico ascenso a Tercera División en la campaña 15-16. El techo lo volvió a romper en el curso siguiente llevando al conjunto del Guadiato a un séptimo puesto en el grupo X. Después de cerrar la permanencia en la 17-18, se marchó del Espeleño tras un lustro formidable.

Estuvo en el mítico equipo del ascenso en Cartagonova de 1999

Con un bloque de jugadores con más raza que nombre adiestrados por Pepe Escalante, Rafa Navarro vivió el 30 de junio de 1999 uno de los momentos que dieron sentido a su carrera: el ascenso a Segunda del Córdoba después de 17 años penando en la Segunda B. Leiva, Soria, Ramos, Rafa Navarro, Juanito, Puche, Pedro Aguado, Óscar, Clavero, Requena y Loreto formaron el once inicial en un partido mítico para la afición. Ganaron por 1-2 al Cartagena.

Tuvo un efímero paso por el Séneca

Después de terminar como futbolista se sacó el título de entrenador. Estuve de segundo con Pineda en el equipo cordobesista de Liga Nacional y después cogió el cadete B. Después pasó al Liga Nacional Juvenil y estuvo ayudando en la coordinación de categorías base a Iñaki López Murga. Cuando llegó Carlos González fue uno de los técnicos despedidos. Se enroló entonces en el Séneca, el eterno rival deportivo de los cordobesistas, para llegar a los juveniles de División de Honor en la 12-13, pero no estuvo demasiado tiempo en la entidad que preside Manolín Cuesta. Su destino fue el Espeleño.

Su referente en los banquillos es Tolo Plaza

A Rafa Navarro le dejó una profunda huella su experiencia al lado de Tolo Plaza, que le entrenó en el Jaén y durante una temporada, la 92-93, en el Córdoba. Fue un año complicado, pues el equipo blanquiverde tuvo que jugar la temporada de Segunda B teniendo como hogar el Estadio de San Eulogio. El Arcángel aún no estaba construido. “Me gustaba cómo manejaba los vestuarios en situaciones complicadas y lo justo que era con el grupo”, manifestaba Navarro en una entrevista con CORDÓPOLIS a propósito de la figura del técnico de La Carolina (Jaén), que falleció en el 2000 a los 51 años. Plaza desarrolló toda su carrera en banquillos de clubes andaluces de Segunda B y en su último año en activo dirigió al Elche, en Segunda.

Etiquetas
stats