El deseo de un ‘reencuentro’ en la Costa del Sol

Ghilas, en el duelo con el Málaga de la primera vuelta. | MADERO CUBERO
El Córdoba tratará de renacer en Málaga, donde Djukic conoció el triunfo como técnico blanquiverde | Ferrer inició en Marbella su etapa en El Arcángel y fue destituido tras caer ante los albiazules

Es complicada; quizá crítica e incluso irreversible, así lo ven no pocos en su entorno. El Córdoba atraviesa una delicada situación. Tras sumar un punto de los últimos 24 en juego y de encadenar siete derrotas consecutivas, el conjunto blanquiverde es colista y tiene su objetivo a siete puntos de diferencia. El panorama es desolador para el cuadro califal, que esta semana trata de olvidar todas esas cifras y estadísticas, así como su realidad en la clasificación, para volver a ganar. O para hacerlo por cuarta vez esta campaña. Porque el triunfo es todavía una costumbre que no tomó el equipo de Djukic, que apenas venció tres choques en lo que va de campeonato en Primera. Quieren los cordobesistas dar un giro de 180 grados en su trayecto por la elite, para lo que deben de comenzar a sumar de tres. La primera prueba en ese sentido tendrá lugar en unas tierras con las que guarda una especial relación en el último año, algo más: la Costa del Sol.

Buscará el Córdoba un triunfo revitalizador en Málaga el próximo domingo (17:00), la capital de una provincia que conoce a la perfección y en la que, en cierto modo, todo comenzó allá por febrero de 2013. Entonces, un 19 de febrero, comenzaba una nueva etapa en el cuadro califal: ese día iniciaba un ‘mini stage’ en Marbella. Era la forma en que Albert Ferrer, recién llegado al banquillo, trataba de saber qué mimbres tenía para afrontar el reto de un ascenso que por momentos, con el catalán al frente, tomaba aspecto de imposible. De hecho, el equipo estuvo más cerca del descenso que de la zona de play off y el técnico caminó por el alambre con el riesgo de caer sin que una red hubiera para frenar el golpe. Sin embargo, el conjunto blanquiverde ganó en El Molinón y, quizá sin saber muy bien cómo, arrancó una marcha hacia Primera que tuvo su última parada en Las Palmas. Fue en la Costa del Sol donde el barcelonés dirigió sus primeros entrenamientos como preparador cordobesista.

Como en la Costa del Sol, también en Marbella, realizó su pretemporada en el verano del regreso a la elite la escuadra califal. En esta ocasión el resultado fue muy distinto. El equipo no consiguió ganar en las primeras ocho jornadas, en las que apenas sumó cuatro puntos. Ese mal comienzo de temporada significó la destitución de Ferrer, que dejó de ser entrenador del Córdoba hace una vuelta. El domingo se cumplirá ese recorrido, pues fue tras perder ante el Málaga, en El Arcángel, cuando la confianza se agotó para el técnico catalán. De una manera u otra, esa tierra guarda una relación con el devenir del conjunto blanquiverde en los últimos 13 meses. Aquella tarde de noviembre, completó la que hasta ese momento fue su peor actuación y cedió por 1-2. El club decidió buscar un revulsivo, de forma que salió el barcelonés y llegó Miroslav Djukic. Al serbio no le fue sencillo encontrar el camino del triunfo perdido, que fue desconocido hasta la fecha 14 del campeonato. Los cordobesistas se estrenaron en ese sentido en Bilbao, si bien el balcánico saboreó la victoria un tiempo antes.

¿Dónde fue? El nuevo preparador blanquiverde, que atraviesa en la actualidad uno de sus peores momentos en los banquillos, supo del triunfo en Málaga. No sirvió el buen resultado obtenido en La Rosaleda para sumar tres puntos, pero sí para que el técnico diera con una fórmula que durante un tiempo le resultó más que efectiva. Ese 7 de noviembre, en un partido amistoso con motivo del parón de Liga por los compromisos de las selecciones, Djukic descubrió la opción como pivote de Deivid y de un esquema que, hasta que llegaron las ‘vacas flacas’, fue más que válido. Los califales ganaron por 0-2 y vieron que era posible ganar a los rivales de Primera. El próximo domingo intentarán que se repita aquella victoria y, de esta forma, se produzca un nuevo reencuentro consigo mismo para volver a creer en sus posibilidades para luchar por la permanencia. Será en la Costa del Sol.

Etiquetas
stats