Dani Espejo, último producto casero en el escaparate

Dani Espejo lucha un balón FOTO: MADERO CUBERO
El debut del lateral zurdo refrenda la confianza de Pablo Villa en la promoción de canteranos dentro del primer equipo cordobesista

Así han venido las cosas y así se están resolviendo. Bien. Con naturalidad. Sin aspavientos ni quejas. Si uno falta, sale otro. A Dani Espejo le tocó el pasado sábado ocupar plaza en el once titular del Córdoba. Era su primera vez en el mapa del fútbol profesional. Si a uno no le advierten de ese detalle, no se hubiera dado cuenta en absoluto. En el mes de mayo estaba en Tercera División; en agosto, en Segunda B; en septiembre, en Segunda A. "Antes de empezar estaba un poco nervioso por debutar en Segunda y en los primeros minutos intenté hacerlo fácil para ganar confianza. Gracias a los compañeros que tengo y a su confianza en mí, todo ha ido bien. Ha sido el debut soñado, sobre todo por la victoria del equipo", relataba al final delante de los micrófonos el último producto de la factoría cordobesista. Ha sido el cuarto en debutar -aunque alguno ya lo había hecho de modo testimonial- con el primer equipo cordobesista de los chicos de oro del filial 12-13, que jugaron el play off de ascenso y lanzaron con ello un grito de reivindicación. Villa lo ha escuchado. No en vano, es como si fuera uno más de ellos. El técnico de Alcorcón, también novato en la LFP, recurre sin complejos a los jóvenes cuando hay contratiempos. Que los ha habido y, además, numerosos.

Dani Espejo formó en el flanco izquierdo de una línea defensiva en la que figuran dos cordobeses más: los hermanos Cruz. Fran y Bernardo llegaron para cubrir la plaza por la plaga de lesiones -Armando, Raúl Bravo, Iago Bouzón...- y sanciones -Samu- y no parece que tengan la intención de salir por su propio pie del once. Se han convertido en una imagen de marca. Fran lo ha jugado todo con una imagen de madurez sorprendente y Bernardo no sólo no ha desentonado, sino que ha contribuido a mantener el sensacional balance defensivo cordobesista: sólo tres goles encajados en siete jornadas. Si buscan una explicación contundente al porqué de la segunda plaza del Córdoba, ahí la tienen. El cuarto cordobés que ha intervenido en el presente curso en el primer equipo, y también dejando una estela de competencia notable, ha sido el mediocampista Rafa Gálvez. No van a ser los únicos. Por detrás llegan otros talentos de la casa, entre los que destaca la figura del menudo Sebas Moyano, un juvenil que ya está en la órbita de las selecciones nacionales y que se ha restablecido de una lesión. El vistoso futbolista de Villanueva del Duque, con sólo 16 años, es considerado una de las grandes perlas de la cantera.

Este quinteto -Fran, Bernardo, Gálvez, Espejo, Sebas-, al que se podrían unir algunos más -Sillero, Mauro-, está destinado a convertirse en el producto estrella en el escaparate del Córdoba CF. Un artículo en promoción, cuyo valor crece al mismo ritmo que los resultados del equipo. Son, a día de hoy, los herederos de la última jornada de talentos caseros que ahora se encuentran desperdigados, previa venta -o fin de relación-, por distintos equipos. Son los que sustituyen en la memoria sentimental del aficionado blanquiverde a jugadores como Javi Hervás -cedido por el Sevilla al Hércules-, Fernández -Zaragoza-, Fuentes -Espanyol- o Fede Vico -Anderlecht belga-.

Etiquetas
stats