“Da igual Sandoval o Mourinho”

Granada-Córdoba (4-2) en Los Cármenes | LOF

Javi Lara tocó en la herida en la zona mixta. El montoreño dijo que “no hay nadie que no quiera o no lo intente”, pero que “llega la hora de los partidos y no competimos”. El Córdoba es el colista de Segunda División, no ha ganado ningún partido en siete jornadas y es el más goleado de la categoría. Las cifras retratan a un equipo que vive sus horas más complejas. Durante la semana se aferra a un discurso motivador de manual, con apelaciones al orgullo y al trabajo para solventar problemas bien localizados. “Sabemos dónde estamos fallando”, dicen en los días previos a los partidos los jugadores y el técnico. Dan a entender que no volverá a suceder, pero la historia vuelve a repetirse y es aún peor. En Albacete y Málaga, las dos primeras salidas, el Córdoba encajó sendos 3-0. En Los Cármenes, ante el Granada, se fue con un 4-2. Y perpetró una primera parte inexplicable. “He sentido vergüenza como entrenador”, dijo un afectadísimo Sandoval en la sala de prensa.

La situación es crítica. ¿Habrá cambio en el banquillo? “Con lo que hemos hecho hoy, ni con Sandoval ni con Mourinho”, expresó de manera cruda el cordobés Javi Lara, uno de los referentes del equipo después de la derrota ante los nazaríes. El montoreño salió al final, cuando ya todo estaba perdido después de haber protagonizado una primera parte sonrojante. “Ellos se dieron un paseo; nos pudimos ir al descanso con seis o siete goles en contra”, admitió el centrocampista, que fue sincero en su análisis: “El equipo ahora mismo no da la cara”. “Estamos unidos, este siempre ha sido un buen grupo; trabajamos y el entrenador nos da unas pautas para seguirlas, pero ahora no sale”, explicó Lara, quien admite que “el mensaje (de Sandoval) a lo mejor no lo hemos captado”.

El Córdoba afronta desde hoy una semana complicada. En el horizonte está un nuevo partido en casa, ante el Almería. El nombre de Sandoval está en entredicho. El de Humanes tiene aún bastante crédito entre la afición, basado principalmente en la heroica salvación de la temporada pasada y en la admiración que produjo en el cordobesismo que aceptara regresar al club, con un contrato de un año, para sustituir a Francisco Rodríguez a falta de poco más de dos semanas para el comienzo de Liga y con una plantilla diezmada por el límite salarial. En El Arcángel le aclaman cada vez que aparece. Pero los números mandan. Y está por ver si Sandoval es, finalmente, capaz de exprimir a este grupo de futbolistas. “Parecemos benjamines, nos ganaban en todo; les dije en el descanso que era para cambiar a los once”, confesó en la sala de prensa tras los sucesos de Granada.

“Si algo tengo yo es que lo imposible lo hago posible. Han participado los 23 jugadores, hasta el portero del juvenil. Nos tenemos que poner las pilas, yo el primero, y hay que tener más intensidad hasta en los entrenamientos”, manifestó Sandoval. Desde este domingo ya empiezan a preparar el partido del próximo sábado. Si es con Sandoval o no se verá en las próximas horas. Con los números en la mano, la directiva de Jesús León tiene un buen argumento. Pero hay más variables en la ecuación. El nombre de Lucas Alcaraz ya ha aparecido en el escaparate. El exblanquiverde estuvo ayer en Los Cármenes en un encuentro entre viejas glorias que sirvió para homenajear a José Mingorance, que defendió las camisetas de ambos clubes en Primera y tiene el honor de haber sido el único internacional absoluto con la camiseta cordobesista.

Etiquetas
stats