Las cuentas del Córdoba empiezan a cuadrar

González Calvo y Valenzuela, en reunión sobre el proyecto 2020-21 | CÓRDOBA CF

El transcurso de los días, y mucho más las novedades que tienen lugar, hacen que las cuentas empiecen a cuadrar. Ya no parece instalado en el "uno más uno son siete" de Fran Perea -si se permite la licencia-. Tampoco es que al principio sucediera de dicha forma pero sí es cierta la dificultad inicial de movimiento en el ábaco. Ahora sí, todo es mucho más sencillo. Sobre el papel ocurre así al menos. El anuncio de en torno a una decena de fichajes cobra más sentido tras conocer más detalles sobre el plan trazado por la dirección general deportiva del club. Porque el Córdoba tiene ya prevista la línea que va a seguir en el capítulo de bajas, abierto hace unas semanas con cuatro. La lista va a crecer con seguridad en otras dos con las de Raúl Cámara y Luis Garrido, lo que deja más clara la situación actual.

De entrada, las circunstancias eran complejas. La entidad contaba, en apariencia, con hasta 16 futbolistas con contrato en vigor. Aunque eran 15 por la cesión por un curso y medio de Fernando Román. Por tanto, eran siete las licencias libres en el momento en que el consejero Adrián Fernández desveló la intención de realizar entre ocho y diez incorporaciones. Por si fuera poco, sólo dos de éstas eran para mayores de 23 años. Después se conoció que Raúl Cámara y Thierry Moutinho habían prolongado por vía directa sus vinculaciones, de forma que las cuentas se descuadraron un poco más. El panorama obligaba a la puesta en funcionamiento de la puerta giratoria, como se suele decir en relación al mercado.

Sin embargo, el director general deportivo del club, Miguel Valenzuela, arrojó luz sobre el asunto. Lo hizo en una rueda de prensa telemática el pasado martes, cuando aclaró la situación de varios futbolistas. Entre ellos se encontraba el propio Raúl Cámara, al que el Córdoba le ofreció continuar pero en el área técnica. El madrileño está cerca de cerrar el acuerdo pues la idea le resultó interesante y las posturas están muy próximas en este sentido. Por otro lado, el máximo responsable de la parcela comunicó que Luis Garrido no entra en los planes del conjunto blanquiverde para la temporada 2020-21. El hondureño aseguró días después que la entidad aún no le había informado acerca de este hecho pero mostró su disposición a facilitar la salida si ésta ha de darse. Con estas dos bajas, los números cuadraban un poco más.

Lo cierto es que son otros nombres los que se pusieron sobre la mesa. El primero fue el de Víctor Ruiz, que debe de regresar al club tras su cesión al Atlético Levante en el mes de enero. El central tiene otro año de contrato pero, como avanzó CORDÓPOLIS, no tenía demasiadas opciones de seguir. "Con Víctor Ruiz hablaremos y se verá", dijo Miguel Valenzuela en este sentido. Todo hace indicar que la puerta se va a abrir para él. Lo mismo se espera en El Arcángel, a priori, como también se dedujo tiempo atrás en este periódico, en los casos de Zelu y Sebas Moyano. Aunque estos son un tanto más complejos. Sobre el primero, el director general deportivo blanquiverde recordó que "sólo volvería a la Cultural si sube" y afirmó que "será el entrenador el que decida si cuenta". El jerezano expresó el jueves sentirse poco valorado en la entidad.

"El Lugo tiene una opción por Sebas Moyano, así que esperaremos. Sabemos qué perfil tenemos y hablaremos con él. Su rendimiento no ha sido el que esperábamos pero son de las cosas que iremos viendo estas semanas", indicó Miguel Valenzuela en relación al canterano. Los dos últimos jugadores también tienen contratos hasta 2021 y lo cierto es que todo hace indicar que no están en la hoja de ruta ideada por el área técnica. Por tanto, si se producen sus salidas, el Córdoba habría reducido el número de efectivos a 12. Esto supondría la posibilidad de realizar hasta diez fichajes. Eso sí, sólo la mitad sería de mayores de 23 años pues hoy por hoy el cuadro califal apenas tiene ocupada una de menor: la de Edu Frías.

Etiquetas
stats