Unas cuentas y un adiós antes del turrón

Carlos González, junto a Javier Jiménez y Sergio Medina, en la Junta de 2015. | ÁLVARO CARMONA

El balón no volverá a rodar hasta el 29 de diciembre. Entonces lo hará en el regreso al trabajo del equipo, que ya está de vacaciones después de eliminar al Málaga en Copa. Dicho de otro modo, cae la persiana en El Arcángel en lo que se refiere al aspecto deportivo, que como cada año por estas fechas deja lugar al institucional. Un ámbito éste que en la matinal del jueves ocupará el primer plano de la actualidad en torno al Córdoba. Será debido a la Junta General de Accionistas, que se celebrará en el salón de actos del estadio a partir de las 11:00 y contará con dos sesiones, una de carácter extraordinario y otra ordinaria. Sobre la mesa diversos asuntos de interés, entre los que destaca el cese del actual Consejo de Administración de la Sociedad Anónima Deportiva (SAD) y por tanto el relevo en la presidencia de la entidad califal, que tendrá lugar en la segunda convocatoria.

En esta ocasión, la cita comenzará a con una Junta Extraordinaria, que arrancará a las 11:00 y en la que se expondrá una propuesta doble para realizar cambios estatutarios dentro de la SAD. Por un lado, se planteará la modificación del artículo 16, que hace referencia a la asistencia a las asambleas. El pasado año ya fue necesario acreditar la titularidad de 10.000 acciones para poder acudir, una cifra que se verá notablemente incrementada. El objeto, según señala Consejo de Administración, “es el de facilitar la agilidad y operatividad en el desarrollo de las Juntas Generales, propiciándose con la modificación una reducción en el número de asistentes que facilite la eficacia en la adopción de los acuerdos por parte de la Junta General”. Lo proyectado en este caso es que en futuro “podrán asistir personalmente” quienes acrediten la titularidad de al menos 104.700 acciones con cinco días de antelación como mínimo.

Así, el Consejo de Administración establecerá un límite aún mayor para la presencia en las asambleas. En la redacción del cambio de este artículo, está el añadido de que, al igual que sucediera ya en 2015, “los titulares de las acciones con número inferior al mínimo exigido […] podrán agruparse” hasta alcanzar esa cifra de 104.700. Por otro lado, se planteará la modificación del artículo 39, relacionada con la aplicación de los resultados tras cada ejercicio económico. “La aplicación del resultado del ejercicio es competencia de la Junta General, con los límites legales y estatutarios. El dividendo se distribuirá entre los accionistas en proporción al capital que hayan desembolsado”. Ése el nuevo texto que propone el Consejo en lo que se refiere a este caso. Cabe recordar en cualquiera de los dos puntos señalados que Ecco Documática, empresa propietaria del Córdoba, cuenta con más del 98,5 por 100 de las acciones de la entidad.

Relevo en la presidencia tras las cuentas

Dado que el debate será escaso, es previsible que la sesión extraordinaria de la Junta General de Accionistas tenga poca duración. Sea como fuere, a las 12:00 se celebrará la asamblea ordinaria. En su orden del día se encuentra el cese del actual Consejo de Administración, asunto que ocupará el cuarto lugar y que, por tanto, se llevará a efecto tras el examen y la aprobación de las cuentas de la SAD, de la gestión durante el ejercicio cerrado a fecha de 30 de junio de 2016 y de la liquidación del presupuesto de la temporada 2015-16 y de la proyección para la 2016-17. De esta forma, en la cita se realizará el relevo en la presidencia del Córdoba. Carlos González, que continuará al frente de la propiedad de la sociedad, dejará de ser el máximo mandatario del club cinco años y medio después de tomar las riendas. La responsabilidad recaerá a partir de ese momento en Alejandro González, su hijo.

El relevo lo será, como es lógico, en la totalidad del Consejo de Administración. Por tanto, otra cuestión será conocer quiénes lo compondrán de aquí en adelante. Será en el quinto punto del orden del día de la Junta General Ordinaria cuando se aborde el nombramiento de esos nuevos miembros del órgano directivo de la SAD. Todo ello sucederá después de haber sido revisados y, en su caso, aprobados los números de la gestión de la entidad. En ese sentido, según la documentación oficial del club, el balance final del ejercicio 2015-16 refleja un superávit de algo más de 9 millones de euros (9.077.342,61), una cifra mucho más alta de la inicialmente prevista, que estaba sobre los 3,4 millones. El incremento en los beneficios al cierre del curso económico se debe al ingreso en una sola temporada de las denominadas ayudas al descenso, que rondan los 11 millones (10.916.841,22).

Respecto del ejercicio 2015-16, la SAD cerró en realidad con un resultado positivo de casi 5,8 millones de euros (5.799.985,63) a los que sumó más de 3,2 (3.277.356,98) por impuesto sobre beneficios para alcanzar la cifra de 9 millones. Tras el examen y la aprobación de estas cuentas, la Junta estudiará el presupuesto de la campaña en curso (2016-17). En éste, el club estima un nuevo superávit, en este caso de casi 5,5 millones (5.496.000), que resultará entre otras cosas al ingreso en traspasos (con los generados por las ventas de Fidel y Florin) que se elevará hasta los 5.250.000. Entre los datos de interés también se encuentran la entrada de 7.409.000 por retransmisión (televisión) y el gasto en plantilla deportiva, que asciende en total a 4.546.000 euros.

Etiquetas
stats