Los Cruz y el sello de la cantera en una temporada histórica

Fran Cruz y Bernardo, protagonistas de la cantera en el ascenso. | MADERO CUBERO
Cuatro futbolistas de la casa debutaron en Segunda en la 13-14, en que también jugaron con el primer equipo otros tres del filial

Desde mucho tiempo atrás, el Córdoba intentó dar protagonismo a su cantera. Es algo que se puede comprobar en el último ascenso a Primera, ya penúltimo, allá por 1971. Gran parte de la plantilla que alcanzó la máxima categoría del fútbol español había salido de las categorías inferiores de la entidad califal, que en tiempos más recientes perdió peso. Sin embargo, en las últimas campañas se fortaleció ese aspecto, hasta el punto de ser varios los futbolistas del filial, incluso del primer conjunto juvenil, los que debutaron en Segunda A. Un ejemplo estuvo en el recientemente terminado pasado curso, en que participaron bajo las órdenes de Villa o Ferrer hasta cuatro futbolistas de la casa, más otros tres del B que también lo hicieron en al menos una ocasión -sin contar con Campabadal, por mucho que contara con ficha del segundo cuadro y participara al comienzo con el mismo-. En ese sentido, destacaron los hermanos Cruz.

El mayor de estos, Fran, ya se había estrenado con el primer equipo en la anterior temporada, aunque fue algo testimonial. Apenas jugó un par de minutos en Miranda de Ebro, cuando arrancaba 2013. En el pasado ejercicio ganó en galones y pasó a formar parte de la plantilla de plata, si bien no fue hasta el mercado invernal cuando lo hizo a todos los efectos. Entonces su ficha ya no era del filial. El central fue una de las piezas clave a lo largo de casi toda la primera vuelta, siendo titular indiscutible. En el tramo final del campeonato recuperó ese rol. Sea como fuere, disputó hasta 33 encuentros, entre Liga, play off y Copa del Rey. La mitad jugó el menor de los hermanos, Bernardo, que durante un período de la campaña compartió puesto en el once con Fran. El joven zaguero, una de las grandes perlas de la cantera blanquiverde, actuó en 16 ocasiones entre Liga y Copa. Los dos participaron de su sueño que también lo era de toda la afición y aportaron a la consecución del mismo.

Otro de los jugadores que tuvo la oportunidad de disfrutar de minutos en Segunda A es Rafa Gálvez, que se estrenó en la categoría de plata en la quinta jornada, en la visita a El Arcángel del Numancia. Antes ya había jugado 72 minutos en el choque de Copa ante el Deportivo. Después, sumó otras cuatro presencias en el primer equipo. Todas fueron con Pablo Villa en el banquillo califal. Dos fechas después de que el espigado centrocampista apareciera en una alineación de Segunda A lo hizo Dani Espejo, que no sumó ninguna derrota en sus comparecencias. El lateral izquierdo se estrenó ante el Girona en el séptimo partido de Liga. Entonces llamó la atención por su saber estar. Repitió de la mano de Ferrer, con quien disfrutó de minutos en otros dos duelos en el tramo final de la temporada.

Pero más allá de los futbolistas criados en la cantera blanquiverde, otros tres de las categorías inferiores también contaron en algún momento para el primer equipo. El caso más destacado es, sin duda, el de Dani Pinillos. El logroñés recaló en la entidad califal en el mercado de invierno, pero lo hizo para ayudar al Córdoba B en su lucha por la salvación en Segunda B. Tuvo su primera oportunidad en Girona, donde jugó un buen papel. Después tardó cuatro partidos en volver a actuar con el primer equipo, aunque a partir de ahí no perdió su sitio. Disputó 16 encuentros y llegó a anotar un gol ante el Real Madrid Castilla. Otro jugador del filial que se estrenó como goleador en Segunda A fue Mendi, que hizo dos en sus seis comparecencias bajo las órdenes de Villa y Ferrer. El tercero en esta lista complementaria es Juan Guerra, que debutó en la primera vuelta y gozó de minutos finales en dos ocasiones.

Etiquetas
stats