El Córdoba, un escalón por debajo de la 2006-07

Zelu, en el duelo con el Marbella en El Arcángel | ÁLEX GALLEGOS

Parece estar en el camino. Cierto es que despide 2019 fuera de la zona de play off, si bien consigue quedar a sólo tres puntos de la cuarta plaza. Además, pese a la derrota ante el Marbella es uno de los equipos más en forma del Grupo IV de Segunda B. De ahí que las sensaciones sean positivas en el cierre de año. También por la mejora en determinadas facetas que demostrara de nuevo en el duelo con el cuadro de la capital de la Costa del Sol aun con un marcador adverso. Con todo, el Córdoba se encuentra un escalón por debajo de su actuación en la temporada 2006-07, que inevitablemente es tomada como referencia en este caso. Esa es la última campaña en que el conjunto blanquiverde militara en la división de bronce, con ascenso en Huesca. A estas alturas de campeonato, el equipo de Raúl Agné suma seis puntos menos (30) que el espejo en el que ha de mirarse.

La diferencia más notable entre el curso que acabó con el regreso a Segunda A en El Alcoraz y éste es la posicional. Entonces, el Córdoba cerró la decimoctava jornada en el liderato; ahora ocupa la quinta plaza. Cabe mencionar en este sentido que pese a la recordada superioridad manifiesta del cuadro califal, éste sumaba menos puntos que el Cartagena -primero la presente temporada- y gozaba de una ventaja mucho menor sobre el quinto clasificado. Los albinegros acumulan 38 por 36 del equipo de Escalante y disfrutan de una renta de ocho por una de tres de aquel conjunto blanquiverde. Pero ésta es otra comparativa distinta a la que realmente ha de realizarse en El Arcángel, que es la referida a sus propias prestaciones entre una campaña y otra.

En este punto es necesario un inciso: la decimoctava jornada actual no se disputó la temporada 2006-07 hasta enero. Fue la primera fecha del nuevo año, de forma que en Navidad el Córdoba cerró, como el resto de equipos, con 17 partidos. Aun así estuvo por encima de sus guarismos a estas alturas. Aun con un encuentro menos, el cuadro califal sumaba tres puntos más. Un hecho éste que le permitía tomar el período de vacaciones en segunda posición aunque igualado con el líder, el Sevilla Atlético, y con una ventaja de tres sobre el quinto clasificado.

De vuelta a la comparativa inicial, el conjunto blanquiverde pierde pie consigo mismo en relación a la 2006-07 por dos motivos principales: ve puerta con mucha menos facilidad que entonces y, sobre todo, deja escapar puntos en El Arcángel. Este último aspecto es quizá el más importante en el análisis, ya que de igualar los números como local de aquella campaña a estas alturas el equipo de Raúl Agné habría cerrado el año en segundo lugar y a sólo uno del líder. El paso atrás en este sentido lo dio, entre la etapa de Enrique Martín y la del aragonés, con dos empates y la derrota sufrida ante el Marbella, lo que conlleva estar siete puntos por debajo del balance del curso tomado como referencia. En ése el cuadro califal ganó todos y cada uno de sus nueve duelos en El Arcángel. El coliseo ribereño era un feudo inexpugnable, tanto que no cayó ante ningún rival hasta su último encuentro -en la penúltima fecha ante el Melilla (1-2)-.

Curiosamente, como visitante mejora el Córdoba respecto de la 2006-07. Entonces, sumó nueve puntos al paso por la decimoctava jornada mientras que en la actualidad acumula diez. Cierto es que la diferencia es mínima y se debe principalmente a las dos últimas victorias conseguidas en Don Benito y La Línea de la Concepción. De hecho, el cuadro califal ha necesitado esta temporada una salida más que en la concluida con el ascenso en Huesca: esa campaña venció lejos de El Arcángel en el séptimo choque en campo ajeno y esta vez lo ha hecho en el octavo. Sea como fuere, la progresión en este sentido no sirve para contrarrestar los tropiezos con el papel de local.

En cuanto a la materia goleadora, en efecto el conjunto blanquiverde está por debajo en sus prestaciones. No un poco además sino mucho. En la decimoctava jornada de la 2006-07 contaba ya con nada más y nada menos que 36 tantos anotados, que son 14 más que en la actualidad (22). Respecto de este dato una circunstancia establece tan notable decrecimiento: el Córdoba no tiene en sus filas a un killer sí tuvo ese curso. La figura de Javi Moreno, con otras secundarias de importancia como la de Asen, fueron esenciales para alcanzar cifras que por momentos fueron de vértigo. El contrapunto lo pone el balance en defensa: el cuadro califal encaja tres goles menos que la campaña de referencia (17 ahora por 20 de esa etapa).

Etiquetas
stats