Compañeros de fatigas en busca de la misma solución

Ghilas, en el Elche-Córdoba (2-2) | LOF
El Córdoba no es el único que pretende reforzar su plantilla, pues sus rivales directos también buscan mejorar | Todos se encuentran con problemas con su tope salarial

Con la competición detenida por el período vacacional de Navidad, el interés en las próximas semanas vuelve a girar en torno a los movimientos que puedan realizar los equipos en lo que a la confección de la plantilla se refiere. La actividad en el mercado de invierno se plantea intensa. No sólo en el Córdoba, que pretende dar un importante lavado de cara al equipo. El conjunto blanquiverde desea fichar un lateral izquierdo, un medio organizador y un delantero. Los nombres que aparecen en su órbita son ya muchos y variados, aunque la entidad debe dar primero salida a algunos futbolistas para poder realizar incorporaciones. Está obligado a dar bajas, pues tiene el tope salarial cubierto. La situación no es diferente en la mayor parte de sus rivales directos, que también están dispuestos a buscar en estas fechas jugadores que puedan ayudar a reparar los problemas en la clasificación.

Quizá el caso más complicado es el del Elche. Días atrás, el técnico franjiverde indicó que el club había de reforzar la plantilla o de lo contrario sería difícil lograr el objetivo de la permanencia. En ese sentido, Fran Escribá fue tajante y solicitó que llegaran los fichajes que pidió en verano y no aparecieron. Sin embargo, en el Martínez Valero han de solventar antes sus problemas con el tope salarial, que ya antes de comenzar la temporada provocó que la ficha de algunos futbolistas quedara en el aire. Sea como fuere, la entidad ilicitana intentará moverse para evitar el temido descenso. También quiere mejorar su potencial el Almería, que en el apartado económico no anda mucho mejor. El cuadro rojiblanco se marcha de vacaciones con la alegría de haber dejado atrás las posiciones de peligro -aunque está empatado con el Granada-, pero sabe que debe mover ficha para que los apuros no sean tantos. La realidad es que en el Juegos de Mediterráneo apenas tienen margen salarial y cualquier fichaje necesitaría de ingeniería financiera.

Por su parte, tanto el Levante como el Deportivo se encuentran en la misma situación que el Córdoba. Es decir, desean mejorar la plantilla y al mismo tiempo tienen cubierto el tope salarial que les impuso en su día la Liga de Fútbol Profesional. Por tanto, habrían de dar alguna baja para poder acudir al mercado. Más aliviado está el Granada, que cuenta con un pequeño margen para realizar incorporaciones sin tener que prescindir de jugadores. Con todo, hasta el momento la entidad nazarí ofrece pocas pistas sobre lo que busca y Joaquín Caparrós tampoco se muestra impaciente, pues afirma no temer por su puesto a pesar de despedir 2014 en posiciones de descenso. Los rojiblancos andan tras un futbolista de banda.

Etiquetas
stats