Crónica

Un triunfo de fe

Antequera CF - Córdoba CF

0

Día muy esperado en clave cordobesista. La atmósfera que rodeaba al encuentro, ya desde días atrás, hacía presagiar una jornada realmente festiva. Al menos así iba a ser en todo lo que circunscribía al partido. El Córdoba CF ha visitado El Maulí de Antequera con una verdadera legión de aficionados a sus espaldas. Más de un millar de seguidores se desplazaron a la localidad malagueña para acompañar al equipo, ofreciendo desde primera hora una imagen realmente esperanzadora en el feudo antequerano. Sin duda, un pulmón que fue imprescindible para sacar adelante un partido realmente complicado. No siempre se podrán ver goleadas y este equipo ha demostrado que también sabe sufrir. Un gol y tres puntos de absoluta fe.

Se hicieron notar los seguidores cordobeses ya desde los primeros compases del encuentro. El himno compuesto por Manuel Ruiz Queco sonó con fuerza y lo cierto es que los de Germán Crespo no jugaban tan de visitantes como pudiera parecer. Fue precisamente eso lo que aupó a una efervescencia inicial del Córdoba, que fue protagonista de los primeros acercamientos de la contienda. Su dominio era claro en los primeros compases, merodeando una y otra vez el área local. Willy fue uno de los más activos en este sentido, aunque sus tímidas ocasiones no terminaban de encontrar portería. Eso sí, los avisos ya andaban por ahí. Por contra, los locales fueron mejorando con el paso de los minutos. Al menos, fueron progresivamente librándose de la asfixiante presión cordobesa, en gran medida gracias a una banda izquierda que sirvió de aliciente ofensivo.

Pero las mejores oportunidades las siguieron firmando los visitantes. Así, De las Cuevas lo intentó primero en una buena contra que acabó en córner, y precisamente de ahí salió la siguiente ocasión, con un remate de Fuentes que se marchó desviado de la portería defendida por Iván Moreno. Con todo, la más clara llegaría en el 23' de juego, a través de un gran centro por banda derecha que encontró a Willy en el segundo palo. Sin embargo, su gran remate de cabeza acabó repelido con una milagrosa estirada del meta.

El esfuerzo fue haciéndose notar, lo que obró en que fuesen bajando los niveles de intensidad por parte de ambos. Ya apenas eran chispazos los que permitían a los dos planteles acercarse a sus respectivas áreas rivales, aunque sin ocasiones realmente francas de gol. El colegiado, además, puso en los primeros 45 minutos un listón bajo en cuanto al límite de la legalidad en las acciones, lo que propició numerosas interrupciones de juego, y hasta cuarto cartulinas amarillas, dos por equipo. Así, con intentos pero sin acierto, fue como ambos planteles tomaron rumbo al túnel de vestuarios. Todo iba a quedar abierto de cara al segundo acto.

El partido recuperó el ritmo en la reanudación, aunque ahora con un Córdoba menos incisivo. De hecho, la primera clara del segundo tiempo fue para el Antequera, por medio de una internada de Sergio García que impactó un golpeo raso que se marchó por muy poco. Comenzaba a sufrir el equipo califa, cada vez más encerrado en su área. Es más, un minuto después, Visus consiguió despejar un balón filtrado al área al que muy cerca estuvo de llegar Aguilar en boca de gol. De largo, estaba siendo mejor tramo de los locales en lo que iba de encuentro. El Córdoba, completamente noqueado. Eso sí, el 0-0 seguía iluminando el marcador.

Fue en ese momento cuando Crespo decidió mover fichas desde el banquillo. Las rotaciones, en este caso con la entrada de Luismi y Casas, permitieron variar completamente el guion de partido. De hecho, su impacto fue inmediato, pues los blanquiverde consiguieron subir el ritmo de juego, acumulando ahora varios acercamientos a la contra. Casas, Willy y Fuentes dispusieron de ocasiones muy claras de gol en el ecuador del segundo tiempo. Pero el primero del choque seguía resistiéndose. La siguiente franca fue para el Antequera, que puso el nerviosismo en la grada visitante a través de un gran golpeo lejano de Escardó que fue atajado con una gran estirada por bajo de Marín.

Los minutos seguían transcurriendo ante la inoperancia de ambos conjuntos para ver puerta. Lo cierto es que, vista la clasificación, el empate resultaba positivo para el Antequera, y absolutamente insuficiente para el Córdoba. Fue por ello por lo que a los blanquiverdes les entró la prisa en el tramo decisivo, lo cual ocasionó muchas imprecisiones. Por su parte, el cuadro malagueño continuaba jugando a su ritmo, manteniendo la presión arriba y estirando al máximo sus posibilidades en busca de una última ocasión de gol. Pero la fe era también del Córdoba, que, si no dispone de fluidez, ya ha demostrado en ocasiones anteriores que en su mano están igualmente esos benditos chispazos de talento. Uno de ellos lo protagonizó Casas en el tiempo de descuento. El rambleño, tras driblar hasta a tres futbolistas antequeranos, la dejó para que Omar Perdomo batiese a Iván Moreno con un sutil disparo ajustado al palo. El encuentro iba a morir con el Córdoba sufriendo, y solo el pitido final permitió un grito de rabia de toda la hincada blanquiverde. Una victoria de creer hasta el final.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats