Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Córdoba CF
La división geográfica de los grupos de Primera RFEF, de nuevo a debate

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, en un acto

Alejandro Jiménez

0

Una vez que se conocen la práctica totalidad de equipos que competirán la próxima temporada en Primera RFEF, las primeras cábalas en lo que se refiere a la composición de los dos grupos de la categoría de bronce comienzan a surgir. Será la Primera RFEF con más presencia andaluza de la historia, con hasta nueve equipos de la Comunidad Autónoma que, unidos a los equipos de las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla, componen un grupo de once equipos que tendrán un gran peso a la hora de la votación en la cual se elegirá dónde se traza la línea que repartirá los 40 equipos de la categoría en dos grupos.

Cabe recordar que, como se ha mencionado, la última palabra la tendrán los propios clubes con su propia votación, aunque es la RFEF la que propone las opciones que más convenientes puedan parecer. Así, por ejemplo, el pasado año no hubo opción de dividir los grupos entre equipos del norte y equipos del sur. Las únicas opciones que propusieron desde el estamento dirigido por Luis Rubiales fueron con una división este-oeste, en el que, por un lado, se emparejaban a los equipos catalanes, valencianos y la mitad de los madrileños con los andaluces, baleares y ceutíes mientras que la otra opción fue la que acabó siendo elegido, con los equipos gallegos, castellano-leoneses, madrileños, extremeños, andaluces y ceutíes en el Grupo I.

Ahora, sin embargo, el peso del a votación lo tendrán los equipos del sur. Los nueve equipos andaluces que competirán el próximo año en la categoría de bronce -Córdoba CF, Linares Deportivo, Málaga CF, Antequera, Recreativo Granada, Recreativo de Huelva, Atlético Sanluqueño, San Fernando y Algeciras-, unidos a los combinados de las ciudades autónomas -AD Ceuta y UD Melilla- pueden componer un grupo de votación en el que, en caso de ponerse de acuerdo, tendrían un 27,5% de los votos a su favor. Estos, unidos a los posibles equipos de la costa murciana y valenciana -Real Murcia, Intercity y Alcoyano, con la posibilidad de que aún se unan Castellón y Eldense- y al Mérida sumarían un total de 17 equipos -a falta de confirmar los dos mencionados-, que ya prácticamente compondrían uno de los grupos. De cara a completar los veinte equipos, se podría contar con los dos equipos baleares -UD Ibiza y Atlético Baleares- y con Unionistas de Salamanca para componer así uno de los grupos.

Esta es, sin duda, la opción más atractiva para los andaluces, ya que la mayoría de los desplazamientos serían de corta duración, con excepción de los equipos de Islas Baleares. También puede caber la opción de que tanto UD Ibiza como Atlético Baleares y Unionistas de Salamanca fuesen al grupo norte, mientras que los equipos madrileños -Fuenlabrada, Rayo Majadahonda, y Atlético de Madrid B, con la posibilidad de que se una el Real Madrid Castilla- fuesen emparejados con la vertiente sur de Primera RFEF. Sin embargo, esto rompería la norma no escrita de la RFEF de que, de los cuatro equipos descendidos desde Segunda División -Lugo, Ibiza, Ponferradina y Málaga-, se repartiesen dos en cada uno de los dos grupos. Esta norma sí se cumpliría en el primero de los casos expuestos, con Ibiza y Málaga en un grupo, y Lugo y Ponferradina en otro.

Además de todo ello, también cabe la posibilidad de que se insista con la división este-oeste de los grupos. La principal razón de esta división es que las conexiones entre norte y sur de la península son más directas que desde este y oeste. Y es que, pese a lo que pueda parecer, desde Cataluña hasta Galicia hay prácticamente la misma distancia que desde Galicia hasta Andalucía. Por poner un ejemplo, en el caso de división norte-sur, el Sabadell tendría que recorrer 1.085 kilómetros para visitar al Deportivo de La Coruña, mientras que los herculinos, en caso de división este-oeste, recorrerían 1.062 kilómetros para visitar al Algeciras. Además, las conexiones ferroviarias nacionales favorecen los desplazamientos en vertical más que en horizontal.

Por último, la última vertiente que hay que tener también en cuenta, es el del atractivo televisivo. Tanto a la RFEF como a los equipos que la componen les interesa que el producto sea atractivo para así atraer a un gran número de televidentes que potencien la categoría y, así, aumentar los ingresos televisivos y, con ello, el nivel de la categoría. Para ello, hay que valorar la competitividad de los grupos, así como la igualdad de los mismos, evitando descompensar a uno de ellos con equipos más históricos y con más masa social que otros. Una decisión que, en definitiva, cuenta con muchas aristas. La primera decisión está en el tejado de la RFEF, que tendrá que proponer varias de estas opciones a los clubes que, en última instancia, serán los que voten para así definir de manera definitiva cómo se compondrán los futuribles grupos de Primera RFEF.

Etiquetas
stats