Carrión y su Córdoba de policías y ladrones

Carrión, en una sesión de entrenamiento | ÁLEX GALLEGOS

Partamos de una base. El Córdoba figuró entre los equipos más goleados de Segunda División en las últimas temporadas. En la más reciente, incluso teniendo como mejor jugador del curso a su portero, el polaco Pawel Kieszek. Carrión estuvo ahí. Lo vio y lo padeció. Ahora trabaja, desde cero, en buscarle remedio a esa tara que lastró en el pasado las posibilidades blanquiverdes. En el curso 15-16 lo compensó el equipo con una producción atacante bestial, basada en la eficacia del tridente Florin-Xisco-Fidel (con el ahora cotizado Raúl de Tomás como cuarto hombre), y en la pasada, con rentas más modestitas en ataque, lo pagó viéndose en apuros de descenso hasta la penúltima jornada.

¿Cuál es la receta? Primero, cambiar a (casi) todos los protagonistas del equipo. Segundo, implantar una máxima: aquí defienden todos. La presión desde arriba es un concepto en el que el catalán está insistiendo en la pretemporada. “A todos nos gusta ver que el equipo juega muy bien y tiene el balón, pero para poder hacer eso primero hay que defender muy bien y robar el balón lo más arriba posible. Eso es difícil. Nosotros queremos presionar arriba y asumimos riesgos, pero queremos hacerlo de una manera coordinada”, explicó el técnico blanquiverde después del partido frente al Almería, el de mayor nivel disputado hasta ahora. Vencieron por 1-0. Después de ensayar ante adversarios de otra órbita, el triunfo ante los rojiblancos en Marbella resultó convincente. Les gustó a todos. Los seguidores blanquiverdes que se desplazaron al recinto de la Costa del Sol salieron entre comentarios optimistas. Un buen caldo de cultivo para seguir trabajando. Y una muestra más de este Córdoba de policías y ladrones, donde todos deben vigilar y también robar. Balones, se entiende. La idea sobre la que se trabaja no es cerrar filas y resistir, sino ser agresivos con el rival desde arriba. Hacerse incómodos, punzantes... Y, obviamente, replicar con argumentos.

Al equipo no le ha faltado gol. Sergi Guardiola (4), Jona (3), Alfaro (2) y Javi Galán, Edu Ramos, Sergio Aguza, Sasa Markovic y Alberto Quiles (todos ellos con uno) han sido los firmantes de los tantos blanquiverdes en lo que va de verano. Cuatro partidos, cuatro victorias. Catorce goles a favor y solamente uno en contra, encajado en el penúltimo minuto de partido en Écija. Los contrarios han sido un combinado africano (Kenya All Stars, 0-4) y equipos de Tercera (Linares, 0-6), Segunda B (Écija, 1-3) y Segunda (Almería, 1-0). Carrión está logrando llevar a la práctica sus apuntes teóricos, aquellos de los que habló nada más ser confirmado en el cargo. Quería un Córdoba capaz de asumir el protagonismo y, a su modo, lo va consiguiendo al tiempo que da cohesión a un grupo de futbolistas completamente renovado.

El Córdoba aborda desde hoy lunes su segunda semana de trabajo en Benahavís con un puñado de certezas. Está convirtiendo goles (lleva 14 en cuatro partidos) y atrás se muestra duro. Además, el estreno de Igor Stefanovic proporcionó una agradable sensación. El meta serbio, que llega desde el Moreirense portugués después de una operación relámpago tras la confirmación de que Pawel tiene más tiempo de recuperación del previsto, lo paró todo frente al Almería. “Las acciones de Stefanovic han sido buenas y ha demostrado tranquilidad, con los pies y por arriba ha dado tranquilidad al equipo y eso me ha gustado mucho”, elogió Carrión a posteriori, aunque dejó un recado pendiente: “Hay que defender más unidos y estar más tranquilos”. En la retaguardia apenas queda nadie del pasado reciente. Por ahí anda el polivalente Caro, que ahora lidia con compañeros llegados de aquí y de allá. Fernández en el flanco derecho, con Dani Pinillos en la zurda; en medio, el portugués Joao Afonso con el apoyo del joven Josema. También canteranos como Mena, que ya debutó en partido oficial en Liga. Los defensas están para defender, pero no sólo ellos.

Aún falta un partido más en el calendario durante la concentración en Benahavís. Será el próximo jueves, después de tres días intensos con dobles sesiones (lunes y martes) y otra más el miércoles. Tras ese último ensayo, la expedición regresará el viernes para descansar sábado y domingo. Y ya, tras la presentación ante el Betis, cuenta atrás para la Liga.

Etiquetas
stats