La era Carrión: más control, menos sorpresas

Luis Miguel Carrión en la sesión de esta mañana | ÁLEX GALLEGOS

Todo parece igual, pero no. Son los mismos, pero la sensación es distinta. Algo ha cambiado. Hay más autoridad desde el cuerpo técnico y la plantilla parece más motivada. Aunque no es casualidad. Dos triunfos consecutivos no son todo, pero sí suponen ese plus de confianza que faltaba en época de vacas flacas. Carrión recoge el testigo de José Luis Oltra a los mandos del Córdoba CF. Conoce de sobra la casa y la plantilla, aunque es la primera vez que se dispone oficialmente como primer espada en el banquillo blanquiverde. Y lo hará (como mínimo) hasta final de temporada. Sin embargo, el vértigo del cargo no parece pasarle factura.

El técnico barcelonés ya manda, dirige y controla cada detalle de su plantilla. La exigencia es la misma, pero no cabe duda de que el ascenso ha supuesto un aumento en la autoridad. Carrión está alerta de todo lo que ocurre, y cada orden se toma a pies juntillas por parte de los jugadores. La confianza en el grupo parece máxima.

Además, las directrices están claras. El nuevo entrenador buscará potenciar por un lado y frenar por otro los dos grandes males del equipo en lo que va de campaña. El control del balón y las jugadas ensayadas. De hecho, el primer gol que ha recibido ha llegado de esta forma. Eso sí, en esta ocasión no resultó decisivo. Ha trasladado firmemente su metodología desde el filial al primer equipo. Esa que le llevó a un dominante ascenso de Tercera a Segunda B. Los ejercicios son los mismos, pero las grietas a tapar son mayores. Todo se mira con lupa en esta categoría, y en esas tratará de trabajar. La pelota al pie el mayor tiempo posible, control de la posesión, y los cincos sentidos en alerta en cada defensa a balón parado.

Además, no hay duda de que los principales puntales del Córdoba B tendrán la oportunidad de dar un paso adelante. Gente como Javi Galán o Esteve (también Vito como tercer portero), y a los que se ha unido Jordi en el último entrenamiento deberán demostrar que tienen el nivel, y así ganarse la confianza para optar a un puesto en la primera plantilla. Descaro y talento les sobra. Otro de los que están prácticamente integrados es Markovic, que sigue realizando algunos ejercicios en el plano individual, pero cada vez puede incorporarse más al resto del grupo. Asimismo, también hubo algún que otro susto para Juli en su mano derecha en un choque con Rodri, que finalmente quedó en un mero golpe.

La iniciativa en el juego será la tónica a seguir en esta nueva etapa cordobesista. Carrión ha devuelto la confianza a hombres como Borja Domínguez y el hambre de gol a Rodri. Aún así, el peso estará sobre los hombros de todos. Ese es el camino elegido para intentar levantar un equipo que parecía hundido.

Etiquetas
stats