Bienvenido, 2019: ante un enero crucial

Curro Torres junto a Rafa Berges el día de su presentación | MADERO CUBERO

Entre el césped y los despachos. De tal forma se encuentra, por mucho que el verde quede relegado a un segundo plano este martes. Mientras la actividad en las oficinas va a ser creciente -e intensa, todavía más- en las siguientes semanas, en el terreno de juego ya se mira al duelo con el Nàstic. Lograr un triunfo en Tarragona es el primero de los objetivos del Córdoba en el año que acaba de comenzar. Pero no es el único, ya que la entidad lo encara con el deseo de reforzar su plantilla en el mercado invernal de cara a lo que resta de temporada. Para ello, antes debe solventar otros asuntos pendientes y que condicionan su maniobrabilidad en materia de fichajes. Por si fuera poco, la Junta General de Accionistas está en la agenda tanto del club como de los pequeños propietarios. El conjunto blanquiverde da la bienvenida a 2019 con ímpetu.

Ante un enero crucial está el cuadro califal, tanto en el plano institucional como en el deportivo. Los dos se encuentran ligados directamente, como siempre pero más que nunca, durante un mes en el que se comienza a decidir el futuro próximo de la entidad. De entrada, con el arranque del nuevo año se produce la apertura de un mercado en el que el Córdoba pretende actuar todo cuanto pueda. En ello trabaja desde tiempo atrás en diversos frentes. Al tiempo que el director deportivo, Rafa Berges, sondea las alternativas para reconfigurar el plantel, su homólogo de carácter general, Alfredo García Amado, realiza su labor en el aspecto institucional. Sobre todo con LaLiga, de la que esperan en El Arcángel una buena disposición a permitir contrataciones. Sin embargo, antes de que lleguen futbolistas otros han de salir. Al menos en principio. Y lo que es más importante, toca resolver deberes.

La tarea prioritaria del Córdoba es poner punto final a su desencuentro con Osasuna. En este sentido sólo existe una solución. El club debe abonar aún el segundo pago por Jaime Romero, un deber que le mantiene suspendidos los derechos federativos. Hasta que esta situación no esté resuelta, la entidad califal ni siquiera puede plantearse mover ficha en el mercado invernal. Es el primer paso, pero no el único. El conjunto blanquiverde trabaja para cerrar de manera positiva una operación de venta de Sergi Guardiola -que va a cerrar su cesión al Getafe- que permita ganar aliento económico y aliviar la complicada realidad del límite salarial, todavía superado en más de un millón. Vienen días cargados de trabajo para Rafa Berges en una parcela, la estrictamente deportiva, en la que ya se da por hecho la salida de Erik Expósito.

No es el del canario el único frente abierto que tiene el director deportivo, que además ha de encontrar nuevo destino a Josema. Aunque el murciano cuenta con opciones de quedarse a las órdenes de Curro Torres si se da alguna baja en defensa. Ahí surge el nombre de Jesús Valentín. También debe hacer lo propio con Jona, cuyo préstamo al Lugo está más cerca de terminar que de proseguir. Los gallegos no cuentan con el hispano hondureño y esto provoca que el Córdoba tenga que actuar en consecuencia con la búsqueda de otro conjunto que le acoja. Ya hay interesados, al igual que en el caso del zaguero. El club mantiene abierta, por otro lado, la vía de que haya otras salidas más allá de la de Erik Expósito, así como la posibilidad de traspasar, siempre que resulte beneficioso, a jugadores como Álvaro Aguado o Javi Galán.

Todo esto ha de quedar en segundo plano sobre el césped, sobre el cual trabaja el equipo desde el pasado sábado. Eso sí, este martes es de descanso. Curro Torres no tiene otra que defender la supervivencia del conjunto blanquiverde en Segunda A con los recursos que en cada momento tenga. Y los jugadores de hacerlo a sus órdenes. Nada puede pesarles, o así debe ser, la realidad del mercado invernal. Menos aún si se tiene en cuenta que el año arranca con un calendario de trascendencia de cara a la consecución de su objetivo. La permanencia puede verse más cerca, desde la óptica del largo plazo, de finalizar el mes de enero con un buen balance de puntos. Más que nada porque por delante tiene el Córdoba dos enfrentamientos ante rivales directos en la pugna por la salvación y otro ante un adversario con el riesgo de comprometerse en la clasificación. De entrada, el cuadro califal visita al colista de la categoría de plata, un Nàstic de Tarragona ante el que pretende lograr su primer triunfo como visitante en lo que va de temporada para conseguir dos objetivos: salir del descenso o acariciar esta posibilidad y dejar rezagados a los catalanes. El partido en el Nou Estadi está fijado a las 18:00 del domingo 6 de enero.

Va a buscar la victoria el Córdoba el día de Reyes para continuar con la dinámica que mantiene: cuatro jornadas sin conocer la derrota y goleada a Las Palmas (4-1). Pero también para, además de tratar de abandonar la zona de descenso, iniciar con buen pie una cuesta de enero que puede no ser tal. Tras su visita al Nàstic, los de Curro Torres reciben a otro rival directo. El domingo 13 de enero, a las 12:00, llega el Rayo Majadahonda a El Arcángel. Los madrileños están actualmente tres puntos sobre el cuadro califal. Tras este duelo el conjunto blanquiverde ha de afrontar dos encuentros consecutivos lejos de su feudo. El primero es ante un Numancia que suma 22 puntos y que quizá entonces sea adversario íntimo en la lucha por la permanencia. El segundo resulta más problemático, por eso parece esencial sumar cuanto más mejor antes, ya que toca acudir a Alcorcón. La escuadra alfarera es una de la revelaciones del curso en Segunda A: es quinta antes de retomar el pulso a la competición.

Etiquetas
stats