El Milar Córdoba asciende a LF Challenge tras un acuerdo con el RACA Granada

Sebastián del Rey, presidente del Milar Córdoba.

No para el estado de ebullición del baloncesto cordobés. Al tiempo que, en la modalidad masculina, el Córdoba CB pugna por certificar su plaza en LEB Plata, y UCB y Peñarroya hacen lo propio para la EBA, también se dan novedades importantes en lo que a la disciplina femenina se refiere. En concreto, a través de su gran referente, el Milar Córdoba. En efecto, el crecimiento del club califa desde la fusión de los equipos senior del Maristas y el Adeba sigue siendo imparable, tras el ascenso cosechado el pasado curso desde la N1, y la pelea hasta última hora por entrar en fase de promoción este mismo año en su estreno histórico en Liga Femenina 2, la tercera categoría estatal tras la reestructuración de la Federación Española de Baloncesto (FEB). Pero no queda ahí la ambición de la entidad presidida por Sebastián del Rey, que ahora ha dado otro paso para aumentar la exigencia competitiva.

En este sentido, el Milar Córdoba competirá la próxima campaña en la LF Challenge, división creada el pasado año por la FEB como categoría de plata, con el propósito de profesionalizar aún más el baloncesto femenino y para evitar que el salto hacia la élite sea excesivamente mayor. Así lo ha confirmado el propio club en un comunicado, donde se especifica que la entidad cordobesa ha adquirido los derechos deportivos de la plaza que ostentaba el Ramón y Cajal de Granada, un conjunto que en la liga 2021-22 disputó la Final Four por el ascenso a la Liga Femenina Endesa. De este modo, la entrada en Challenge permitirá al Milar estar entre los 32 mejores equipos del país, pues en la próxima temporada habrá 16 conjuntos en la máxima categoría y otros tantos en Challenge. Córdoba volverá a contar con un equipo en la división de plata del baloncesto femenino nacional 14 años más tarde de abandonar la Universidad de Córdoba la Liga 2, entonces la segunda categoría española.

En el escrito, el club califa ha querido agradecer la ayuda que le ha prestado la Federación Andaluza de Baloncesto para que la plaza en Challenge que tenía el Ramón y Cajal se mantuviera en Andalucía y llegara a Córdoba. Igualmente, ha mostrado su agradecimiento a los principales patrocinadores, Milar y Deza, que desde que se empezó a vislumbrar la opción de que Córdoba tuviera un equipo en Challenge, mostraron sus ganas de seguir ayudando con más fuerza si cabe al proyecto, al igual que a todos los demás patrocinadores que se han ido sumando en las últimas semanas.

El presidente del club ha querido declarar que han sido “muy respetuosos con la situación del Club Baloncesto Ramón y Cajal”, pues han mantenido “una empatía que nos ha permitido mantener un contacto fluido y la posibilidad de postularnos por sus derechos deportivos de la Liga Challenge, ante la imposibilidad del club de Granada de solucionar sus dificultades económicas”. “Finalmente hemos conseguido permutar la plaza y tomar el relevo de uno de los mejores clubes de Andalucía”, ha indicado, al tiempo que ha recalcado que han recibido “muchos apoyos y ánimos. El trabajo y los buenos resultados de nuestro club, a nivel de gestión y deportivos, nos han empujado asumir la responsabilidad y el gran reto de llevar el baloncesto cordobés a la segunda categoría nacional y participar con los mejores equipos de España”. 

Del Rey, con todo, reconoce que tienen claro que “es mucha la responsabilidad y que nos queda mucho trabajo por delante. Sin embargo, la asumimos con la ilusión y la alegría de que el deporte cordobés gana un equipo en le élite y de que conseguiremos ser el referente de tantas chicas y chicos que practican deporte en nuestra ciudad. Llevaremos el nombre de Córdoba por toda la geografía nacional”.

Etiquetas
stats