Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Alfredo Gálvez, entrenador del Coto Córdoba CB: “A estos jugadores los considero mis amigos y eso es complicado”

Cara a Cara con Alfredo Gálvez

Jesús Ventura

0

En el deporte no todo es táctica, ni siquiera a veces sirve hablar de la disciplina propiamente dicha, menos aún cuando los que te van a escuchar saben lo que hacer en todo momento. Y es que a veces las emociones son más importantes, son las que guían a las personas, las que dan su razón de ser a más de un deportista y en el baloncesto no es menos. El catalán Alfredo Gálvez ha conseguido algo insólito en Córdoba: devolver a este territorio a una categoría profesional y lo ha hecho con un vestuario unido, donde más que compañeros son una familia. Es por ello que el técnico ha podido formar uno de los mejores equipos de su carrera en todos los sentidos, aunque ahora el desconocimiento de su futuro hace que la duda esté en el ambiente de cara a la próxima temporada. Aun así, Gálvez recibe a Cordópolis con una sonrisa en la cara, radiando espíritu cordobés por los cuatro costados y bajo la atenta mirada de su familia sobre la pista del Palacio Municipal de los Deportes de Vista Alegre.

PREGUNTA. La verdad que quería que fueses tú el protagonista de este mes por el ascenso. Eres uno de los artífices de que Córdoba vuelva a la LEB Plata. ¿Cómo fue esa fase en Llíria? Imagino que muy excitante e ilusionante de cara al futuro.

RESPUESTA. Sí, un colofón, porque llevábamos una trayectoria muy buena desde el mes de noviembre con muchos partidos seguidos ganados, con el equipo cada semana haciéndolo un poquito mejor, y llegamos a Llíria con mucha ilusión y muy convencidos de que podíamos conseguirlo. Muy convencidos de cómo teníamos que hacer las cosas. Preparamos el primer partido contra Bilbao. Yo creo que es de los partidos que mejor me parece que hemos preparado el staff técnico este año y con mucha satisfacción de lo conseguido. Vino mucha gente de Córdoba y de la afición de Llíria, que nos felicitó y que estuvo muy encima del equipo. La verdad que han sido unos días muy bonitos.

P. Antes de empezar a desgranar un poquito la actualidad, me gustaría conocerte un poquito más como persona. Entrenador catalán que ahora mismo está en Córdoba, pasas por Albacete también donde prácticamente es tu segunda casa. ¿Cómo fueron tus inicios allí en tierras catalanas?

R. Pues en un colegio de curas en Ripollet, que es un pueblecito que está cerca de Barcelona, con mucha tradición de baloncesto en la escuela San Gabriel. Un día el hermano mayor entró en mi clase y a los 12 más altos nos escogió, no se podía elegir si querías o no. Allí está a la misma altura que el fútbol en práctica deportiva, y a los 12 jugadores más altos del equipo nos cogió, nos bajó al patio y nos dijo que teníamos que jugar en el equipo del colegio.

P. ¿Cómo fue ese tramo de jugador?

R. Pues yo no era un buen jugador, era un jugador discreto, defensivo, de corte defensivo, buen defensor, buen jugador de equipo y entendía bien el juego y ya desde pequeño tenía inquietudes de preguntarme por qué esto y por qué no. Sin meterme nunca en la labor de entrenador, pero sí que tenía inquietudes a nivel de entrenador, y ya desde joven, con 14 o 15 años, ya empecé a compaginar el jugar y el entrenar equipos de categorías inferiores. Poco a poco, enseguida dejé de jugar, si no recuerdo mal a los 26 años ya dejé de jugar a baloncesto y ya me dediqué solamente a entrenar categorías inferiores y casi enseguida categoría senior. Empecé los primeros años llevando gente mayor, se dieron bien y ya pues he tenido oportunidad de entrenar en Liga EBA muchísimos años, no sé, 12, 13, 14 temporadas, no recuerdo, en LEB Plata también cuatro temporadas. He conocido diferentes conferencias, he podido conocer diferentes conferencias dentro de lo que es la Liga EBA en España y luego pues vivir algunos proyectos muy interesantes, yo creo que el más bonito fue el proyecto de Albacete, de la creación de un club nuevo, algo parecido a lo que ha pasado en Coto Córdoba, la creación de un club nuevo y cómo ese club va escalando divisiones hasta llegar casi a la LEB Oro.

P. Eso te iba a preguntar porque en Albacete tuviste un ascenso a Plata como conseguiste en el Coto y estuviste muy cerca del ascenso a Oro, ¿cómo fue esa experiencia en Albacete?

R. Al principio, la verdad que había mucha unión, mucha comunión, se me escuchaba mucho, digamos porque yo también tenía experiencia y había muchos jugadores de Albacete, de la casa, en la plantilla. Yo creo que hasta que yo estuve en el equipo, creo que había un mínimo de tres jugadores, incluso en LEB Plata, de Albacete, de la localidad, que es muy complicado, que jugaban en el equipo. La etapa final fue dura porque hubo cambios en la directiva, entró gente de otros ámbitos y ahí ya no. El club ya no fuimos todos a una, cada uno digamos que tenía una opinión, era complicado ponerse de acuerdo. Algo que ahora mismo no hay en Coto, que no hay ningún ego, pues alguna de las personas que estaban dentro, bajo mi punto de vista, pues se ponía él por delante de lo que es el club y eso derivó en que no continué en el equipo después de siete años. No obstante, ahora hay una directiva nueva, yo tengo muy buena relación con ellos, son muy trabajadores, muy buena gente y están haciéndolo muy bien, este fin de semana juegan semifinales de ascenso a LEB Oro (la entrevista se realizó el jueves 16 de mayo), con lo cual ahora se están haciendo las cosas bien.

P. Y donde también lo dejaste tú, porque también fue importante consolidar en Plata el proyecto, incluso estar a punto de estar en Oro. Lo que estamos viviendo ahora, tú por poco lo lograste en tu etapa en Albacete.

R. Sí, a falta de prácticamente de un partido perdimos con Canoé, que fue el equipo que ascendió a Oro y la verdad que teníamos un buen equipo, un equipo para haber ascendido y muy muy cerquita de la LEB Oro. La verdad que fue una lástima. Luego pues el haber vivido eso, el casi ascenso a LEB Oro, el que pusieran parqué en el pabellón, nosotros jugábamos sin parqué las primeras temporadas, al ascender a LEB Oro tuvieron que poner parqué y comprar un marcador. También cambió el jefe de comunicación. Es decir, el crecimiento del club yo lo viví desde dentro, y es bonito ver cómo va creciendo, cómo se va germinando un poquito y luego pues creciendo el club y haciendo una estructura. Es bonito de ver, la afición de 300, 400, 500 personas, pues a mil y pico, 2.000 personas y esos son unos años muy bonitos, pero también muy duros porque yo tuve que apechugar y muchas veces hacer cosas que no me correspondían a mí, pero bueno, al final si quieres que algo crezca, tienes que ayudar.

P. Existe un cierto paralelismo, como tú has dicho, con el proyecto de Coto Córdoba, que se creó este año, ha sido su debut en EBA y ha conseguido el ascenso también de tu mano en los banquillos. ¿Cómo ha sido esta temporada en el Coto?

R. Pues ha sido muy buena en todos los aspectos, a nivel social, a nivel económico del club, ha habido una labor económica yo creo que muy buena, muy estable, se han cumplido las expectativas, un presupuesto que finalmente se lleva a cabo, se han tomado muy buenas decisiones a nivel social, se ha conseguido enganchar a la gente que venga al pabellón, las visitas a los colegios, creo que los medios de comunicación nos han tratado muy bien. Creo que nosotros tenemos que intentar compensar eso, es decir, tenemos que estar más atentos y yo creo que llevar más información a los medios de comunicación. No puede ser que lo hagan ellos todo, sino que también desde el club tiene que salir el trabajo hacia los medios de comunicación. A nivel de instituciones, yo creo que también han apoyado, como también al proyecto de UCB, que ha hecho también una temporada increíble.

Además, deportivamente yo creo que uno de los mejores años que he vivido por el grupo humano, por el grupo de jugadores, en la dirección deportiva, en la directiva incluso, la gente que rodea al equipo, el grupo humano es sensacional. Cómo un grupo con un señor de Estados Unidos, otro de Ghana, dos gallegos, un malagueño, es increíble, aparte del núcleo de cordobeses, cómo se han compenetrado y se ha conseguido un grupo que ha hecho un rendimiento grande y entre otras cosas ha sido por eso, por lo bien que se llevaban, por el buen estado de ánimo, porque no había egoísmos y yo creo que ha sido una de las claves de que se consigan los objetivos.

P. Aunque el inicio fue un poco complicado, esas cinco primeras jornadas que costó que arrancase el equipo, pero a partir de ahí fue un auténtico apasionadora.

R. Un equipo que con poco más de seis o siete entrenamientos gana la Copa Diputación frente a Peñarroya y a UCB, que era, digamos, uno de los candidatos también a estar arriba, prácticamente, como te digo, sin haber entrenado, que gana los amistosos en pretemporada de 20, de 30, con una facilidad pasmosa. Al final había una presión sobre el equipo tremenda, y son gente muy joven. Nosotros tenemos siete u ocho jugadores entre 19 y 21 años, 22 años. Lucas Muñoz tiene 22 años, Javi ha cumplido 20, Gonzalo ha cumplido también creo que 20 o 21. Fernando Bello vino con 19 años, que es seguramente uno de los mejores jugadores que ha rendido en la final de Llíria. Entonces, el equipo era muy joven y esa presión yo creo que no la acabó de digerir. Los medios, el propio entorno, el propio club no lo supimos a lo mejor manejar y el equipo no estaba preparado para una presión de tener que ganar y estar en la fase de ascenso sí o sí. Muchos jugadores, la mayoría, no se han visto en estas. Entonces yo creo que eso pudo con nosotros, en un momento dado pudo con nosotros. La canasta en el último segundo de medio campo de UCB, pues acabó de rematarnos y nos costó levantarnos. Seguíamos compitiendo, aunque nadie nos ha ganado fácil en esas primeras jornadas, pero no, llegaba el momento final y no éramos capaces de rematar.

Aun así, siguiendo la misma línea, transmitiendo tranquilidad. Hemos intentado separar un poco al equipo de los estímulos, estos que te comentaba, externos y a partir de ahí se enderezó la situación. El equipo trabajaba bien, pero yo creo que a nivel mental, que era el error, ahí se mejoró y desde ahí, fíjate, de 26 partidos o 27, hemos perdido uno, hemos ganado 25 o 26 partidos. Es una burrada, es una barbaridad. Hemos ganado al campeón del Grupo Norte, hemos ganado al campeón del Grupo Centro, hemos ganado al tercero de Cataluña, hemos eliminado al segundo del otro grupo andaluz en eliminatoria, hemos tenido lesionados, hemos tenido jugadores que han jugado mal, enfermos, que han tenido que recuperarse en dos días para jugar el partido. Nadie ha dicho nada, no nos hemos quejado de que no faltaba nadie, Andreata, que además es un buen momento para hacerlo, jugó las primeras jornadas con un golpe contra Peñarroya en la mano, sin poder botar y sin tirar a canasta, nadie se ha enterado. Con lo cual, el equipo ha sido muy duro mentalmente y que a lo mejor ese inicio, tan difícil y tan malo, luego nos ha ayudado.

P. Se te ve muy emocionado hablando del equipo, ¿no?

R. Sí, sí, no son mis jugadores, les considero amigos y eso es muy complicado. Yo no tengo muchos amigos de jugadores que he entrenado, he entrenado a muchos y no muchos son amigos míos, no muchos. Tengo trato con la mayoría, pero amigos, amigos, no tengo tantos elegidos y la verdad que de este grupo yo les considero a todos, les considero amigos.

P. ¿Te ha cambiado la vida a Córdoba?

R. Sí, sí, porque era una decisión complicada el venir de Albacete a aquí. Mi familia al principio ha estado conmigo, luego no ha podido y era una decisión arriesgada, pero creo que era una apuesta que si salía bien, pues a mí me iba a reportar mucha alegría, mucha felicidad y así ha sido. Creo que he acertado y sí, sí que me ha cambiado. He conocido una ciudad maravillosa y una gente de 10, y eso al final, la felicidad depende mucho de la gente que nos rodea y ahora mismo yo estoy súper bien rodeado.

P. Pepe Palacios concedió una entrevista para La Jugada de Córdoba de Canal Sur y dijo que ya está sentando las bases del próximo proyecto para LEB Plata: Lucas Muñoz seguiría como capitán y a él le gustaría que tú siguieses al mando del banquillo. ¿Cuál es tu primer pensamiento de cara al año que viene?

R. Yo, a nivel de continuar entrenando, mi primera opción, ahora mismo mi única opción donde yo pienso y lo que tengo en la cabeza sería entrenar aquí en Coto Córdoba. Creo que se han sentado las bases, que se ha hecho mucho trabajo del año pasado y que hay que hacer un poco este año una labor continuista, que también puede hacerse sin mí, ojo, porque la dirección deportiva lo tiene claro, porque muchos jugadores van a continuar porque se lo merecen y porque son jugadores de futuro. Y la directiva también lo tiene claro, yo creo que no van a tirar la casa por la ventana ni van a hacer ninguna revolución, como debe ser. Pero depende un poco de mi situación personal y lo que decida estos días. Ellos ya me han transmitido que les gustaría que siguiese, a mí me gustaría también seguir, pero bueno, son cuestiones ya, como te digo, son personales, familiares y vamos a ver si es posible. En cualquier caso, siga o no, voy a ser un fan más de Coto Córdoba y ayudaré por supuesto en todo lo que el club necesite porque es mi club ahora mismo, Coto Córdoba es y será mi club, yo creo.

P. Te preguntaba antes que Córdoba te ha cambiado la vida, tanto en lo deportivo como en lo familiar. Te he visto aquí bien acompañado a la entrevista. Esa nueva etapa, ¿cómo la estás llevando?

R. Bueno, es duro. Te estoy hablando de cosas muy positivas y que está muy bien en Córdoba y me encanta Córdoba, me parece una ciudad, como te digo, fantástica. Yo no había venido nunca, es la primera vez que vengo este año y la verdad que me he enamorado de Córdoba. Pero claro, la distancia con la familia es dura, el no poder verla. Yo tengo un niño pequeñín, como ves, y el no verlo, el pasar muchos días sin verlo, pues es duro y no tener aquí a mi pareja que viene, que suele venir y pasar unos días, pues también es difícil. Y esa es un poquito la clave, el decidir si merece la pena la dificultad o los malos ratos de no tener a tu familia aquí o no tenerla siempre. Por el otro lado, ser componente o ser miembro de un proyecto que es muy ilusionante, que es muy bonito y muy ilusionante y que va a salir bien seguro.

P. Y ya la última, Alfredo, siempre se la suelo hacer a todos los entrevistados, ¿dónde te ves tú dentro de cinco años?

R. Fíjate, no sé ni lo que voy a hacer la temporada que viene. Me gusta además vivir al día y no pensar mucho más allá. Lo que a mí me gusta es intentar las cosas, yo creo que es muy importante para poder ascender este año con Coto Córdoba a nivel mío de entrenador, yo he tenido que no conseguirlo otras veces, he jugado cuatro fases de ascenso de LEB Plata, y he ascendido en dos, o hemos ascendido en dos con equipo, en las otras dos no quedamos segundos, no hubo suerte. La clave es volver a intentarlo, es volver a intentarlo, es volver a intentarlo. Entonces dentro de cinco años, no sé dónde estaré, pero seguro que volveré, y estaré intentando algo nuevo, seguro.

Etiquetas
stats