Ausencias, tocados y buen ambiente bajo un sol de justicia

Los jugadores entrenan con buen ánimo en la sesión de esta mañana. FOTO: ÁLVARO CARMONA
El Córdoba regresó a los entrenamientos sin Uli Dávila y Obiora en una sesión que desarrolló con marcado ánimo de optimismo

Todas las miradas están puestas ya, única y exclusivamente, en la más importante de las citas. En la del próximo sábado en El Arcángel se pone en juego toda la campaña, algo que desde ayer no pasa desapercibido en la ciudad. Un ejemplo, las taquillas y la tienda oficial del Córdoba no dejan de recibir a aficionados que adquieren compromiso con el conjunto blanquiverde con la compra de su entrada. O entradas en muchos casos. El otro estuvo esta mañana en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez, donde hubo más presencia de seguidores de lo que suele ser habitual. Así, el equipo que dirige Albert Ferrer comenzó su preparación para el trascendental duelo con el Mallorca bien acompañado. También bajo un sol de justicia, aunque éste no fue capaz de fundir el gran ambiente en que se desarrolló una sesión que dejó varios apuntes significativos.

En el plano estrictamente deportivo, el cuadro califal trabajó el aspecto físico antes de realizar varios partidillos a campo corto. El buen estado anímico de la plantilla no fue óbice para que hubiera quien mostrara su competitividad y recordara cuántos choques había ganado en la sesión. Pero quizá destacaron más otras dos circunstancias. Por un lado, la doble ausencia de Uli Dávila y Obiora. El nigeriano no se ejercitó con los demás jugadores el viernes y esta mañana se repitió ese hecho. Mientras, el mexicano no participó del entrenamiento con el resto de la plantilla por las molestias que arrastra desde la pasada semana y que incluso le llevaron a forzar en Huelva y jugar infiltrado. Por tanto, los dos dedicaron sus esfuerzos en alcanzar la recuperación. En el caso del media punta, éste aseguró posteriormente en rueda de prensa que no debe haber problemas para ser de la partida el sábado.

Por otro lado, fueron cuatro los futbolistas que en esta ocasión se ejercitaron aparte del grupo en la primera sesión de la semana. Lógicamente, Carlos Caballero fue uno de ellos. El madrileño prosigue con sus trabajos de recuperación, que parece marchar a buen ritmo. A él se volvieron a sumar Luso y Fran Cruz. Los dos se perdieron el choque ante el Recreativo de Huelva por problemas físicos y esta mañana realizaron carrera junto al compañero antes mencionado. A estos tres nombres se debe añadir el de Iago Bouzón, que tampoco se ejercitó con los demás componentes del conjunto blanquiverde y sí con los que dedicaron la jornada a mejorar de sus molestias. En este sentido, por cierto, todo hace indicar que al menos el zaguero cordobés podría entrar en el grupo este miércoles, si bien será una circunstancia que no se podrá ver de primera mano, ya que tanto ese entrenamiento como el del jueves serán a puerta cerrada.

Sí estará abierta a todo aquel que se desee acercar a la Ciudad Deportiva, tal y como sucedió esta mañana, la sesión del viernes. Para ese día se espera que haya una alta afluencia de seguidores, que tienen previsto alentar al cuadro califal de cara al duelo con el Mallorca. Respecto de la presencia de aficionados en el entrenamiento del equipo, este hecho propició una anécdota en el de este martes. No dejó de ser eso, una anécdota. Un cordobesista espetó a Xisco que no volviera a repetir ante el cuadro balear su error en Huelva y el delantero respondió simplemente que le dejara en paz. Todo quedó ahí y no supuso la más mínima alteración de una jornada de trabajo que se desarrolló en un marcado ambiente de optimismo. El play off espera y todos, tanto dentro como fuera del campo, quieren poner de su parte para acudir a su encuentro.

Etiquetas
stats