El adiós salvaje en El Arcángel de un Córdoba irrepetible

El conjunto de Esnáider despide ante el desesperado Mirandés un frustrante curso en su hogar tras una semana de fichajes, declaraciones chirriantes, rumores de amaños y posible venta

Menudo escenario se ha montado el Córdoba para despedir el curso ante sus aficionados, cuya presencia en las gradas de El Arcángel no está del todo clara después de los últimos acontecimientos. No se presume un ambiente excepcional para un partido que es todo un engorro. El aspecto de polvorín es inevitable. El equipo no se juega nada -es una forma de hablar; si no le salen las cosas puede verse con una posición final feísima- y la rutina diaria de los chicos de Esnáider es un asunto banal comparado con los movimientos en el entorno. En los últimos siete días, la actividad en el Córdoba ha resultado tan enloquecida como la Feria que rodea al hogar blanquiverde. Un caos donde todo el mundo sonríe, como si no pasara nada, evitando pensar en los problemas en medio de un oasis construido para la ocasión. Dentro de unas horas todo el tinglado se desmontará y quedará lo de siempre: el desierto de El Arenal, un estadio, un club y un sueño por reactivar. ¿Cómo? Ya veremos.

El fichaje de Samuel de los Reyes -lateral zurdo ex sevillista procedente del Sabadell-, confirmado por Esnáider, contrastó con la publicación del acuerdo que Aritz López Garai tiene con el Sporting de Gijón para la próxima temporada. El vasco tiene contrato en vigor y se irá libre. También podría emprender el mismo camino otro de los puntales, el meta Alberto García, a quien igualmente quieren en El Molinón. No para ahí el embrollo. De Esnáider se especuló que podría ir al Real Madrid formando parte del equipo de trabajo de Zinedine Zidane, que una vez defenestrado Mourinho recuperará un papel capital en la política deportiva blanca y que hace un año quiso tener al argentino como coordinador de cantera y entrenador del filial. “No hay nada de eso”, apuntó Esnáider en la sala de prensa. Puede uno creérselo o no. Lo mismo que las denuncias entrecruzadas con el Córdoba, el Xerez y el Huesca hechas públicas en Marca a propósito de primas y maletines. Por cierto, si hoy el Mirandés vence dejaría descendidos a Racing de Santander, Huesca y Murcia. Las suspicacias están servidas. Todo un clásico de fin de temporada. Como el tema de la venta del Córdoba CF, que ha recobrado vigor después del pobre balance del curso, las inciertas perspectivas deportivas y la colección de frentes abiertos de conflicto del presidente, Carlos González, con sectores de la afición, medios informativos y Ayuntamiento. El digital Minuto90.com ha desvelado la existencia de dos propuestas: una del extranjero y otra promovida por empresarios cordobeses, en la que podría tener peso Prasa, cifrando las cantidades que se barajan para el traspaso accionarial entre los 2,5 y los 4 millones de euros.

El ver por última vez sobre el césped del estadio ribereño a un buen puñado de futbolistas que han sido -o no- santo y seña del conjunto blanquiverde es uno de los escasos alicientes para la cita (domingo, 18:00 horas) ante el Mirandés,que se juega la vida. Los burgaleses necesitan una victoria para aferrar su objetivo y habrá un puñado de implicados directos pendientes de lo que suceda en El Arcángel. En el Córdoba, la última alineación casera es una incógnita. Esnáider ha citado a todos los jugadores disponibles, incluído el juvenil Miquel, y hará los descartes el mismo día. La gran novedad es la presencia de Fede Vico, quien ha recibido permiso -al igual que otros compañeros en la misma situación- de la Federación Española para dejar la concentración con la selección española sub 19, con la que prepara el próximo Europeo de Lituania. Puede ser la última vez que el canterano comparezca con la camiseta blanquiverde en El Arcángel, pues su traspaso es una cuestión inminente. También será la hora del adiós de Fuentes -se irá al Espanyol- o Gaspar, dos cordobeses con muchas horas de vuelo en el club, además de un estandarte como López Garai, cuyo destino está en El Molinón. Un día de despedidas. Un fin de ciclo en toda regla. Y el principio de algo que no se sabe lo que es.

Etiquetas
stats