Adesal y Bball, con el espíritu guerrero imprescindible

Lance de un partido del Adesal en La Fuensanta. FOTO: MADERO CUBERO
La Fuensanta y Vista Alegre acogen partidos vitales para los anfitriones en el arranque de un año crucial para su futuro

A veces lo mejor es no darle demasiadas vueltas. El corazón te dice que hay que ponerse el cuchillo entre los dientes y pelear para salir adelante. Contra todos los obstáculos. Sin respiro. Mirando el futuro, pero atentos al corto plazo. Al mañana, que es exactamente mañana. Los principales clubes de la capital en balonmano femenino y baloncesto, el Adesal y el Bball, afrontaron la temporada 13-14 conscientes de la magnitud de su desafío. En el caso de las chicas, de exigencia extraordinaria. Disputan la División de Honor Femenina (DHF), el techo en su modalidad. Para el baloncesto, la apuesta ha sido escalar una división (ahora están en la EBA, por detrás de la ACB y las ligas LEB) y empezar a construir una organización con sello propio. En La Fuensanta y en Vista Alegre saben que todo pasa, primero, por lo deportivo. Y la competición vuelve en este 2014 con partidos de gran relevancia. Sobra decir que el objetivo principal del curso, tanto para Adesal como para Bball, es mantener la categoría sin sufrimientos. Lo tendrán más claro si sacan adelante sus duelos de primeros de año. Serán en casa y ante adversarios directos.

El primero en salir a escena es el Bball Córdoba, que juega este sábado (18:00 horas, Vista Alegre) frente al Novaschool. Los malagueños sólo han ganado uno de sus cinco partidos, un balance similar al de los cordobeses. Ganar o perder marcará el límite entre respirar de alivio o suspirar por lo que se puede venir encima. En el equipo local no estará el americano Jake Lindfors, que sigue en Estados Unidos por motivos personales sin fecha fija para su retorno. El club ha reclutado rápidamente a un sustituto, el veterano Javi Franco, que debe aportar “experiencia, puntos y saber estar en la pista”, según Júnior, técnico del Bball, quien ha calificado el partido como “decisivo”.

El domingo, a las 12:30, el Adesal recibe en La Fuensanta al Cleba León, el equipo que marca la frontera clasificatoria entre la permanencia y el descenso. Las cordobesas están ahora por detrás y buscarán revertir la situación. Rafa Moreno encara el año nuevo con una formación alterada. Perdió a Cristina Gabaldón y, después, sufrió la marcha de una jugadora básica como la portera Merche Fernández. ¿Miedo? En absoluto. La joven Meriem Ezbida, de 18 años, formada en la cantera del club, será la encargada de defender el marco de “las guerreras”. Las de La Fuensanta deberán hacer honor a su apelativo en el partido ante el Cleba León... y en todos los demás. Ésa es su lucha. Día a día.

Etiquetas
stats