¿Os acordáis de mí?

Sergi Guardiola celebra un gol en El Arcángel | MADERO CUBERO

Como corresponde a su condición de delantero centro -y a su cifra de goles, 15 ya en Liga-, todo el mundo le va a seguir con mirada suplicante o temerosa, según el bando. El Alcorcón-Córdoba del próximo domingo tendrá en Guardiola a uno de sus puntos de referencia. La pieza diferencial del conjunto de Sandoval encontrará un buen espacio para la reivindicación. Ya trabajó en su día en Santo Domingo, pero apenas dejó huella. Ahora vuelve como uno de los goleadores más reputados de Segunda y un objetivo para los ojeadores que, una vez más, se apostarán en la grada para hacer informes de una de las grandes revelaciones del campeonato, un futbolista de explosión tardía o, simplemente, un profesional que encontró un escenario a la medida para lucir sus condiciones. Si el Córdoba tiene motivos para la esperanza, uno de los principales es él.

A Sergi Guardiola se le abrió un nuevo mundo en verano de 2015, cuando el Alcorcón le puso en la mesa un contrato por tres temporadas. El delantero había metido 17 goles con el Eldense, de Segunda B, y en el club alfarero se le presentaba la ocasión de estrenarse en la órbita del fútbol profesional. Había pasado por el Jumilla, La Nucia, Ontinyent, Getafe B, Novelda y Eldense. Un trotamundos de la categoría más ingrata del país. Las expectativas se esfumaron pronto. Juan Muñiz, el entrenador amarillo, no le tenía demasiado en cuenta. Cuatro meses, cuatro partidos -ninguno como titular- y 58 minutos. Cero goles. En diciembre, viendo el panorama, dijo que se marchaba. Estuvo fichado por unas horas en el Barcelona B, se fue el filial del Granada, de ahí a Australia para jugar con el Adelaide United... Una trayectoria de locura. Hasta que este verano le llamaron del Córdoba, después de que hiciera un final de temporada vistoso en el Real Murcia. Y otra vez en Segunda. Ahora, con éxito. Mucho. Es el segundo en la tabla de goleadores -después del Mata, del Valladolid- y su nombre se asocia al interés de clubes españoles y alguno de la Championship inglesa. Le queda un año más de contrato como blanquiverde. Se ha revalorizado de modo brutal.

En la primera vuelta se enfrentó al Alcorcón en El Arcángel. Aquel día, al Córdoba casi todo le salió de cara. Venció por un rotundo 3-0 y Sergi Guardiola marcó el último. Una vuelta después, los alfareros tienen doce puntos más que el Córdoba y están cinco por encima de la zona de descenso. Una posición que no les permite descuidarse. Lo del Córdoba va de otro palo. Andan locos por ganar. No les queda otro remedio. A once de la salvación y con una racha horrible de seis meses sin vencer lejos de casa, los de Sandoval acudirán con el respaldo de casi un millar de aficionados... y con Sergi Guardiola, el hombre gol que un día pasó como una sombra por Santo Domingo.

Etiquetas
stats