Povedano: el arte que no hace falta explicarse

Muestra de Povedano en Orive | ÁLVARO CARMONA
Cristóbal Povedano expone en la Sala Orive, la Galería Carmen del Campo y diversos puntos de la ciudad sus juegos geométricos y de color constructivistas y abstractos

El mundo de los opuestos, las dicotomías y la paradoja como oxímoron es fértil en el arte. De esta forma, las obras que pueden parecer más herméticas, inaccesibles y opacas son, en realidad, las más sencillas de entender. Tal vez porque hablan de manera directa, sin relato y sin discurso complejo. Algo así le pasa, en opinión del comisario Óscar Fernández, al artista Cristóbal Povedano, que estos días muestra en Córdoba su exposición Geometría de los estados de ánimo.

La exhibición puede visitarse en la Sala Orive, pero también se encuentra en otros puntos de la geografía urbana de la ciudad, además de en la Galería Carmen del Campo. Esta sala privada lleva años haciendo una labor de pedagogía y difusión callada del arte contemporáneo, como recordó este jueves la responsable que da nombre al negocio. “Hemos organizado una serie de visitas guiadas para explicar la exposición”, señaló.

“En realidad no hacen falta intermediarios, todos conocemos los códigos”, opina el comisario, a pesar de defender los itinerarios. Estas visitas se encontrarán con un mundo de colores vivos y formas geométricas tan indescifrables y abstractas como cercanas y comunicativas (de nuevo las parejas y tríos contradictorios) que juegan, según indica Fernández, con ideas y sensaciones innatas a todos como la emoción, la sensibilidad y el sentido de orden (y desorden) o equilibrio (y desequilibrio).

“En muchos aspectos, Povedano tiene una visión mucho más joven que artistas y creadores actuales, que han vuelto a las etiquetas y las torres de marfil de siempre. A él, en cambio, no le importa pasar de su yo escultor al pintor o al arquitecto”, prosigue el comisario de la muestra. El artista supera ya las ocho décadas de vida con una vitalidad y lucidez casi juveniles. Residente en Madrid desde hace décadas, ha sido allí donde ha realizado gran parte de su carrera. “Pero me encanta volver a mi tierra, porque aquí siempre tienen palabras muy amables para mí, incluso algo exageradas. Y es que mi obra no es tan importante”, termina.

Etiquetas
stats