Tras el silencio musical de un año, la Plaza de Toros de Córdoba ha inaugurado este viernes la temporada de conciertos de la mano de Rozalén, que ha presentado su último disco, El Árbol y el Bosque. Con medidas de seguridad, como el uso de mascarilla y el público agrupado de dos en dos, Rozalén ha estado a punto de colgar el cartel de 'No hay entradas' dado que el aforo ha quedado reducido a 2.000 personas. Durante el concierto, la artista ha puesto sobre el escenario las canciones de este último álbum, el número cuarto, con canciones como Loba, La línea, El paso del tiempo o Que no, que no, ganadora del Goya a la Mejor Canción Original por la película La boda de Rosa.

Para Rozalén, este nuevo álbum "es un viaje interior, un intento de búsqueda de respuestas al sentido de las cosas, de la Vida, un por qué estoy yo aquí. Al final, la respuesta se hace clara en soledad y siempre buscamos fuera lo que nace dentro...". Enérgica, combativa y feminista como siempre, Rozalén ha acudido a Córdoba profundamente conmovida por el asesinato de la pequeña Oliva Gimeno, en Tenerife.

La artista ha celebrado su 35 cumpleaños en la noche cordobesa, según confesó poco antes del concierto. "En unas horas cumplo años y vengo a celebrarlo. Mis primeras horas de mis 35 años van a ser en esta ciudad que no puede ser más bonita. Bienvenidos y a cantar", pidió al público.

Antes, tuvo unas palabras para los sucesos de Tenerife y el asesinato machista en Martín de la Jara, Sevilla. "Hoy todos nos hemos levantado un poco tristes con alguna cosita que ha pasado. Hace falta que nos llenemos de energía bonita y recuperemos la fe en la humanidad. Aquí hay un equipazo de personas increíbles para que os vayáis con un poco más de alegría", dijo, ante el público de Córdoba, en un aforo muy reducido en la Plaza de Toros.

Etiquetas
Etiquetas
Publicado el
12 de junio de 2021 - 06:00 h
stats