El Festival de Cine Africano inicia su transición retrospectiva

.
El certamen comienza desde la tierra de nadie de los amplios paisajes a un ácido relato de la actualidad

“Bienvenidos al cine, a África y a la nueva edición del Festival de Cine Africano”. Así saludó anoche la actriz Susana Córdoba el inicio de una nueva edición de la fiesta de la cinematografía africana en Córdoba. Una edición de transición, pues las 40 películas que se proyectarán no participan en ninguna competición y, de hecho, forman parte del ingente archivo que albergan los organizadores del certamen.

Mane Cisneros es la máxima responsable del encuentro, que nació en Tarifa pero que hace tres años decidió mudarse a Córdoba. En esta ciudad ha vivido los años más difíciles de la crisis, viendo cómo el presupuesto menguaba y los problemas crecían. Pero no ha perdido la ilusión, si bien anoche no pudo dejar de destilar un regusto amargo en sus palabra. De hecho, al ser la última en intervenir comenzó con un definitorio “hoy sólo digo adiós para cerrar esta sesión inaugural”.

Pero no era un adiós -todavía- sino, un “hola qué tal” para cinco días de cine proyectado mañana, tarde y noche. “Va a ser un paseo por estos diez años del festival”, sintetizó. “Algunos títulos ya se han visto en esta edición que, como digo, va a ser de distancias cortas”. Cortas porque no va a existir una competición, “aunque sí queremos seguir echando raíces; queremos seguir con este milagro que cada año parece imposible”, asumió Cisneros.

La responsable del Festival agradeció la supervivencia del certamen a las instituciones -“al Ayuntamiento, que sigue ahí; a la Junta, que ha vuelto a cedernos un espacio clave: la Filmoteca”-, pero también tuvo unas palabras muy cálidas al Instituto Halal, a la Casa Árabe y a Casa África. Aunque, sobre todo agradeció al público “que es nuestro embajador y permite que esto sirva para hacer un viaje a África, abrir los ojos y los corazón”. Cisneros se despidió citando a todos en primavera: “Nos veremos en marzo con muchísimas sorpresas y retomando el formato de festival real”.

Isabel Romero, directora del Instituto Halal definió como un “privilegió” poder participar en una actividad fundamental para los principios de los halal como el poder colaborar con el Festival. “Si lo halal es lo bueno, lo recomendable, lo saludable, la cultura y expresiones culturales de África, de nuestros hermanos y vecinos del sur, también lo es”.

Manuela Gómez, delegada de Cultura, suscribió el apoyo de la Junta al cine a través de la Filmoteca. “Cada año hemos apoyado este cine gracias al director de la Filmoteca, Pablo García Casado”. Además, “mucho profesorado está interesado por la cultura y los idiomas que aparecen otra forma de hablar el francés y el inglés”, dijo la delegada refiriéndose a las proyecciones matinales para escolares que se van a desarrollar.

Por último, el Ayuntamiento de Córdoba hizo patente su apoyo a través de la edil Blanca Córdoba, única represenante con cargo de concejal en el Ayuntamiento.

Etiquetas
stats