El documental 'Cántico' se estrenará en la 'Seminci'

Pablo García Baena y Antonio Hens en la casa del poeta
La película de no ficción dirigida por Sigfrid Monleón y producida por el cordobés Antonio Hens recorre la historia del Grupo Cántico centrándose especialmente en la figura de Pablo García Baena Esta es una película sobre la poesía. También sobre la memoria. Posee palabras y versos escritos en la pantalla, poemas recitados, dibujos, pinturas y fotografías, entrevistas e imágenes que desbordan lirismo barroco. Sus fotogramas ofrecen la imagen de una Córdoba de plomo que no renuncia a la belleza, en comparación con una Málaga azul que ofrecía vientos de libertad a finales de los años cincuenta.El documental Cántico cuenta a fogonazos, a través de algunos de sus protagonistas y satélites, la historia del grupo poético cordobés de mediados del siglo XX, un grupo de jóvenes poetas que para gozar de sus fantasmas quisieron dar ojos al lenguaje. Engendrar vida a través de la palabra. Dirigido por el valenciano Sigfrid Monleón y producido por el cordobés Antonio Hens, la cinta está participada por Canal Sur y el Ministerio de Cultura, y se estrenará en la próxima Seminci (Semana Internacional de Cine de Valladolid), que se celebra entre el 22 y el 29 de octubre.El documental “llega tarde” para Pablo García Baena, único superviviente de los poetas de Cántico a sus 95 años, ya que todos sus compañeros están muertos. Se trata de un relato que gira fundamentalmente sobre el que fue el poeta más joven del grupo y sobre su poesía, y a quien los realizadores tuvieron que convencer para que participara hablándole de “la belleza de su edad, de su memoria y de su sentido del humor”, según relata por teléfono el director Sigfrid Monleón. El equipo de rodaje acudió a su casa cordobesa en varias ocasiones sin ningún éxito, aunque contó con las disculpas del poeta quien, ante la insistencia, acabó abriendo las puertas de su intimidad y de su memoria.El Grupo Cántico se constituyó en Córdoba en 1947 y formaron parte de él poetas, escritores y pintores, además de García Baena, como Juan Bernier, Ricardo Molina, Miguel del Moral, Ginés Liébana, Carlos López de Rozas, Julio Aumente o Mario López, además de Vicente Núñez como satélite del grupo. Su nombre viene inspirado por la figura de Jorge Guillén y reivindicaban el sur, la belleza y, al contrario que las corrientes literarias de la época, la imagen y la sensualidad de la poética de la Generación del 27, sobre todo de Luis Cernuda. Editaron una revista, igualmente llamada Cántico, en dos períodos: 1947-1949 y 1954-1957. Esta publicación tenía la intención de conectar la poesía de Córdoba con el pasado más cercano de la Generación del 27 y con el más remoto, especialmente con Góngora.La película Cántico tiene formato de diario de rodaje. Narrado por la voz en off de su director, recorre las voces singulares que compartieron la estética del grupo. La primer parada es Juan Bernier, el ideólogo de Cántico, cuyo famoso diario, editado póstumamente en 2011, ya formaba parte de las “conversaciones, confidencias y viajes a Trassierra” en la época en la que el grupo empezó a editar su revista. El relato prosigue por el resto de poetas del grupo hasta llegar a García Baena, quien “lleva la antorcha”. Para Monleón, Pablo es “el que de verdad ha escrito sobre el paisaje, sobre la poesía de sus compañeros, el jondo, la religiosidad, apuntes de cordoba...”. La marcada melancolía del poeta hace que siempre “tenga en la boca el recuerdo de sus amigos”, además de la consciencia de, en cierta manera, estar escribiendo esta historia. Pablo García Baena y Antonio Hens en la casa del poetaAunque el rodaje del documental se centra en Córdoba, “esa cordoba ya mítica cristiana y pagana ligada a sus recuerdos de juventud ya perdida”, también enfoca a los recuerdos de García Baena junto al mar en su etapa malagueña. Pablo se instaló en Torremolinos en los años 60 huyendo de un desengaño amoroso, tal y como narró en el poema Cándido, un hecho que desvela el documental, y dejó de escribir para tener otra vida (“junto a las olas yo también soy libre”, dice el último verso de aquel poema). Abrió una tienda de antigüedades, El Baúl, en la urbanización la Nogalera.“Pablo sigue siendo poeta incluso cuando no escribe”, prosigue Monleón. “Esos años de parón me interesaron mucho, su vida de poeta en la que sus amigos malagueños lo invitan a volver a escribir y se ve que sigue latiendo en él su forma de ver la vida y su forma de ser poeta”. Esos amigos, como Victoria Atencia o Pepe Infante, que también aparecen en el documental de tertulia con Pablo, auspiciaron que de alguna manera se mantuviera viva la llama de Cántico. A pesar de no ser una película “de entrevistas ni de especialistas”, por ella también desfilan personajes como Ginés Liébana, José de Miguel -copropietario de El Baúl- quienes cuentan anécdotas de vida con el grupo, o imágenes de conferencias de los novísimos Guillermo Carnero y Luis Antonio de Villena.Sobre la intrahistoria del documental Monleón confiesa que Antonio Hens no ha querido dirigirlo “y pensó que yo era la persona adecuada por El cónsul de sodoma”, la película en la que el realizador, nominado al Goya por su guión adaptado, se acercó de manera particular a la figura del poeta Jaime Gil de Biedma. Hens prefirió “tomar distancia” y no abordar esta historia en primera persona por su condición de “cordobés y homosexual”, y por todo lo que comparte con Pablo. “Esta película habla de todo lo que une al Grupo Cántico y la homosexualidad es un tema más, un factor importante de cohesión de grupo y que se refleja en su poesía pero no es el factor más importante”, puntualiza Monleón.“En mi poesía he puesto una vela a Dios y otra al diablo”, revela García Baena en el documental, en el que también alude a que “el lenguaje de la religión es el del amor y es el mismo para la carne y para Dios”. Su famoso poema Palacio del cinematógrafo, publicado en 1956 en la revista Caracola y en el 58 en su poemario Óleo, por ejemplo, es imposible leerlo sin esa connotación. “Era gente muy íntegra en su forma de vivir la vida y la enseñanza está en sus modelos de la literatura y la poesía”, opina el director.A Pablo García Baena le ha gustado “mucho” la película de no ficción y ha alabado que esté hecha con “tanto respeto” y que en ella haya tanta poesía. Tras su paso por Valladolid existe “la prioridad” de presentarla en Córdoba, en un pase especial con invitados, al que ya se ha apuntado Ginés Liébana a sus 95 años. La malagueña Fundación Pérez Estrada se encargará de organizar el estreno en la capital de la Costa del Sol.“Me alegro mucho de haber conocido a Pablo y de hacer esta película”, se despide Sigfrid Monleón. Un cineasta que sueña con otro proyecto cordobés de la misma época sobre el Equipo 57. Ricardo Molina, Miguel del Moral, Pablo García Baena, José de Miguel (amigo del grupo Cántico) y Juan Bernier, en Casa Minguitos, en San Lorenzo, en 1956.
La película de no ficción dirigida por Sigfrid Monleón y producida por el cordobés Antonio Hens recorre la historia del Grupo Cántico centrándose especialmente en la figura de Pablo García Baena

Cántico

Cántico

Cánticooff

CándidoEl Baúl

El Baúl

El cónsul de sodoma

Palacio del cinematógrafo, en CaracolaÓleo

Etiquetas
stats