Cultura pondrá a punto el Centro Flamenco Fosforito con la idea de reabrirlo en septiembre

La Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba pondrá a punto la tecnología y las instalaciones del Centro Flamenco Fosforito, el museo del flamenco cordobés, que lleva cerrado desde el primer estado de alarma. Más de dos años después, la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba no ha reabierto este espacio más allá de su patio, curiosamente uno de los sitios más visitados por los turistas que pasan por Córdoba.

Basta con pasar un rato en la puerta del centro para comprobar que su parte museística despierta cuanto menos curiosidad por parte de los turistas. Andrew, un norteamericano que ha visitado la ciudad con sus padres y sus dos hijos, salía el pasado sábado del patio con una noticia buena y una mala: la buena, que por la noche había un gran festival de flamenco (La Noche Blanca); la mala, que no podía acceder al museo.

Un museo que, si uno busca en internet, aparece como abierto, lo cual puede llevar al despiste tanto al turista general, como al aficionado al flamenco, que es, con toda probabilidad, el más perjudicado por el cerrojazo al Centro Fosforito, que dura ya 27 meses, y que se prolongará, al menos, durante todo el verano.

Fuentes de la Delegación de Cultura han informado a este periódico que el plan que manejan es reabrir este espacio en septiembre, toda vez que, ya incluso antes de la pandemia, algunas de las prestaciones tecnológicas presentaban desperfectos y tienen que ser arregladas. Además, toca hacer una puesta a punto en el edificio, uno de los más emblemáticos de la ciudad y que, más allá del patio, lleva mas de dos años cerrado, con todo lo que ello conlleva.

Además, el plan municipal de apertura supondría, en la práctica, la vuelta de personal municipal al control de la Posada del Potro, que en estos momentos se abre y se cierra a través de Seguridad Privada. Así, las fuentes consultadas han indicado que su reapertura implica la reubicación de, al menos, una persona para la gestión y control del Centro Flamenco Fosforito, que ocupa la parte de arriba. Lo más factible es que se mantenga la seguridad y el personal municipal.

Preguntado el pasado febrero por esta cuestión, desde el Ayuntamiento reconocieron que, con la pandemia, se produjo una reubicación de los efectivos de la Delegación de Cultura y que, dada la situación del Centro Flamenco Fosforito, se optó por contrata vigilancia privada en vez de por devolver al personal del Ayuntamiento a este espacio.

El Centro Flamenco Fosforito

El centro se inauguró en 2013, durante el Gobierno del PP de José Antonio Nieto, que rescató un proyecto que venía del mandato anterior, y tras invertir 1,4 millones d euros en su puesta en marcha. Además de la biblioteca, para la que Fosforito cedió parte de su archivo personal, el espacio cuenta con ocho salas (Sala del Maestro, Sala Historia del Flamenco, Sala del Nacional, Sala del Compás, Sala Antigua Cuadra, Sala de la Guitarra, Sala de Cabales y Sala de Maquetas) repartidas entre sus dos plantas, con un recorrido por la historia del flamenco e invita al visitante a descubrir sus distintas facetas y elementos compositivos, con un discurso museográfico de carácter interactivo.

Los grandes nombres del cante, el baile y la guitarra, desde Silverio Franconetti o Ramón Montoya hasta Paco de Lucía y los principales artistas de las últimas décadas, tienen un espacio destacado en un centro que revisa también la importancia del flamenco como fenómeno antropológico, su dimensión como espectáculo y expresión popular y las claves de su aprendizaje, así como sus ritmos y estructuras. El objetivo de este espacio era la exposición pedagógica de la complejidad de esta manifestación cultural.

Para ello se llegó a crear incluso una fundación, la Fundación Fosforito, que estaba llamada a organizar conferencias, congresos, exposiciones y jornadas en este espacio cultural. Se quedó en algo simbólico y, con el tiempo, el Centro Flamenco Fosforito se fue desdibujando como idea y fue quedándose como espacio concertístico o de conferencias para el arte flamenco, a través de programas como las Matinales Flamencas, Trasteando con la Guitarra o Maestrías, todos ellos impulsados por la Delegación de Cultura.

La ansiada reapertura del apartado museístico implicará, por fuerza, su renovación. La tecnología tiende a quedarse obsoleta y requiere mantenimiento. Además, el flamenco goza hoy de un reconocimiento mucho mayor del que tenía en el año 2013, cuando echó a andar el museo, por lo que convendría actualizar su información para incluyera los nuevos movimientos que se están dando en el arte jondo en España y también en la propia ciudad. 

También debe actualizarse en homenaje al maestro que le da nombre. En esta última década, la figura de Fosforito se ha consolidado como historia viva del flamenco, siendo objeto de interesantes iniciativas como el documental Fosforito, una historia del flamenco, estrenado en el pasado Festival de Cine Español de Málaga.

La Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba pondrá a punto la tecnología y las instalaciones del Centro Flamenco Fosforito, el museo del flamenco cordobés, que lleva cerrado desde el primer estado de alarma. Más de dos años después, la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba no ha reabierto este espacio más allá de su patio, curiosamente uno de los sitios más visitados por los turistas que pasan por Córdoba.

Basta con pasar un rato en la puerta del centro para comprobar que su parte museística despierta cuanto menos curiosidad por parte de los turistas. Andrew, un norteamericano que ha visitado la ciudad con sus padres y sus dos hijos, salía el pasado sábado del patio con una noticia buena y una mala: la buena, que por la noche había un gran festival de flamenco (La Noche Blanca); la mala, que no podía acceder al museo.

Un museo que, si uno busca en internet, aparece como abierto, lo cual puede llevar al despiste tanto al turista general, como al aficionado al flamenco, que es, con toda probabilidad, el más perjudicado por el cerrojazo al Centro Fosforito, que dura ya 27 meses, y que se prolongará, al menos, durante todo el verano.

Fuentes de la Delegación de Cultura han informado a este periódico que el plan que manejan es reabrir este espacio en septiembre, toda vez que, ya incluso antes de la pandemia, algunas de las prestaciones tecnológicas presentaban desperfectos y tienen que ser arregladas. Además, toca hacer una puesta a punto en el edificio, uno de los más emblemáticos de la ciudad y que, más allá del patio, lleva mas de dos años cerrado, con todo lo que ello conlleva.

Además, el plan municipal de apertura supondría, en la práctica, la vuelta de personal municipal al control de la Posada del Potro, que en estos momentos se abre y se cierra a través de Seguridad Privada. Así, las fuentes consultadas han indicado que su reapertura implica la reubicación de, al menos, una persona para la gestión y control del Centro Flamenco Fosforito, que ocupa la parte de arriba. Lo más factible es que se mantenga la seguridad y el personal municipal.

Preguntado el pasado febrero por esta cuestión, desde el Ayuntamiento reconocieron que, con la pandemia, se produjo una reubicación de los efectivos de la Delegación de Cultura y que, dada la situación del Centro Flamenco Fosforito, se optó por contrata vigilancia privada en vez de por devolver al personal del Ayuntamiento a este espacio.

El Centro Flamenco Fosforito

El centro se inauguró en 2013, durante el Gobierno del PP de José Antonio Nieto, que rescató un proyecto que venía del mandato anterior, y tras invertir 1,4 millones d euros en su puesta en marcha. Además de la biblioteca, para la que Fosforito cedió parte de su archivo personal, el espacio cuenta con ocho salas (Sala del Maestro, Sala Historia del Flamenco, Sala del Nacional, Sala del Compás, Sala Antigua Cuadra, Sala de la Guitarra, Sala de Cabales y Sala de Maquetas) repartidas entre sus dos plantas, con un recorrido por la historia del flamenco e invita al visitante a descubrir sus distintas facetas y elementos compositivos, con un discurso museográfico de carácter interactivo.

Los grandes nombres del cante, el baile y la guitarra, desde Silverio Franconetti o Ramón Montoya hasta Paco de Lucía y los principales artistas de las últimas décadas, tienen un espacio destacado en un centro que revisa también la importancia del flamenco como fenómeno antropológico, su dimensión como espectáculo y expresión popular y las claves de su aprendizaje, así como sus ritmos y estructuras. El objetivo de este espacio era la exposición pedagógica de la complejidad de esta manifestación cultural.

Para ello se llegó a crear incluso una fundación, la Fundación Fosforito, que estaba llamada a organizar conferencias, congresos, exposiciones y jornadas en este espacio cultural. Se quedó en algo simbólico y, con el tiempo, el Centro Flamenco Fosforito se fue desdibujando como idea y fue quedándose como espacio concertístico o de conferencias para el arte flamenco, a través de programas como las Matinales Flamencas, Trasteando con la Guitarra o Maestrías, todos ellos impulsados por la Delegación de Cultura.

La ansiada reapertura del apartado museístico implicará, por fuerza, su renovación. La tecnología tiende a quedarse obsoleta y requiere mantenimiento. Además, el flamenco goza hoy de un reconocimiento mucho mayor del que tenía en el año 2013, cuando echó a andar el museo, por lo que convendría actualizar su información para incluyera los nuevos movimientos que se están dando en el arte jondo en España y también en la propia ciudad. 

También debe actualizarse en homenaje al maestro que le da nombre. En esta última década, la figura de Fosforito se ha consolidado como historia viva del flamenco, siendo objeto de interesantes iniciativas como el documental Fosforito, una historia del flamenco, estrenado en el pasado Festival de Cine Español de Málaga.

La Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba pondrá a punto la tecnología y las instalaciones del Centro Flamenco Fosforito, el museo del flamenco cordobés, que lleva cerrado desde el primer estado de alarma. Más de dos años después, la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba no ha reabierto este espacio más allá de su patio, curiosamente uno de los sitios más visitados por los turistas que pasan por Córdoba.

Basta con pasar un rato en la puerta del centro para comprobar que su parte museística despierta cuanto menos curiosidad por parte de los turistas. Andrew, un norteamericano que ha visitado la ciudad con sus padres y sus dos hijos, salía el pasado sábado del patio con una noticia buena y una mala: la buena, que por la noche había un gran festival de flamenco (La Noche Blanca); la mala, que no podía acceder al museo.

Súmate al Instagram de Cordópolis

Hay muchas maneras de informarte. Déjate de 'stories' y súmate a nuestro Instagram. Compartimos las mejores fotos sobre Córdoba (y todo lo que se te ocurra): Etiqueta tu foto con #cordopolis para que pueda ser seleccionada en nuestra galería. Además, participa en los numerosos concursos y encuestas que creamos, e infórmate a través de nuestras 'stories' de nuestras mejores historias. Síguenos aquí: https://www.instagram.com/cordopolis/?hl=es