El Centro Flamenco Fosforito, casi dos años cerrado por pandemia

Un turista en el patio de la Posada del Potro, sede del Centro Flamenco Fosforito

“El museo está cerrado, sólo se puede entrar a ver el patio”. Es la indicación que dan los vigilantes de seguridad que trabajan en la Posada del Potro, uno de los edificios más singulares del casco histórico de Córdoba, cuyos orígenes se remontan al siglo XIV, y que es, desde hace casi una década, el principal punto del flamenco de la ciudad, al albergar el Centro Flamenco Fosforito.

Pero el emblema del flamenco en Córdoba -un centro dedicado, además, a uno de los cantaores más laureados del cante jondo, Antonio Díaz Fosforito- lleva cerrado toda la pandemia. Desde el 14 de marzo de 2020 no ha reabierto al público una parte importante del museo Fosforito, el centro de interpretación sobre una de las manifestaciones artísticas y culturales más arraigadas en Andalucía, declarada Patrimonio de la Humanidad en 2010.

Eso sí, desde el pasado mes de abril de 2021, los amantes del flamenco tanto de Córdoba como de fuera han podido disfrutar de los programas concertísticos que ha programado la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, los ciclos Trasteando con la guitarra o las Matinales flamencas, que se han cerrado con un importante éxito de público. De hecho, a pesar de no tener el museo abierto, el Centro Flamenco Fosforito fue el segundo espacio municipal más visitado de 2021, al sumar 93.638 visitas en 2021, impulsado por su programación flamenca y por su participación en Flora.

En cuanto al apartado museístico, la Delegación de Cultura anunció en marzo de 2021 que el Centro Flamenco Fosforito reabriría. “Se han tomado tomas las medidas sanitarias necesarias para que quien visite estos museos pueda hacerlo con la mayor tranquilidad y con total seguridad desde el punto de vista sanitario. En este sentido, el Centro de Flamenco Fosforito reabre sus puertas, pero mantiene inactivas sus pantallas táctiles para evitar riesgos”, explicaba el Ayuntamiento en un comunicado hace casi un año.

Este viernes, desde el Ayuntamiento, señalaban sin embargo que el apartado museístico lleva cerrado desde el primer estado de alarma. Las fuentes consultadas defienden que la mayor parte de la información del museo estaba suministrada vía tecnología táctil y los técnicos consideraron que, por cuestiones sanitarias, no era recomendable mantener activa esta tipo de tecnología.

Las mismas fuentes consultadas reconocen que, con la pandemia se produjo una reubicación de los efectivos de la Delegación de Cultura y que, dada la situación del Centro Flamenco Fosforito, se optó por la vigilancia privada en vez de por devolver al personal del Ayuntamiento a este espacio.

Esta falta de personal afecta, por ejemplo, al servicio de biblioteca del centro -que suma más de 500 volúmenes de Flamencología- y que, desde hace meses, se hace exclusivamente “bajo demanda”. “Quien quiera consultar el material lo puede hacer previa solicitud online y telefónica”, precisan desde el Ayuntamiento, que han apuntado que los planes de Culturan pasan por reabrir el museo pronto, “siempre que la situación sanitaria lo permita y no vuelva a haber otra ola”.

El Centro Flamenco Fosforito

El centro se inauguró en 2013, durante el Gobierno del PP de José Antonio Nieto, que rescató un proyecto que venía del mandato anterior. El importe total de la puesta en marcha del Centro Flamenco Fosforito ascendió en su día a 1,4 millones de euros, de los que 780.000 correspondieron a la obra civil de restauración y adaptación del inmueble para este fin. 

Además de la biblioteca, para la que Fosforito cedió parte de su archivo personal, el espacio cuenta con ocho salas (Sala del Maestro, Sala Historia del Flamenco, Sala del Nacional, Sala del Compás, Sala Antigua Cuadra, Sala de la Guitarra, Sala de Cabales y Sala de Maquetas) repartidas entre sus dos plantas, con un recorrido por la historia del flamenco e invita al visitante a descubrir sus distintas facetas y elementos compositivos, con un discurso museográfico de carácter interactivo.

Los grandes nombres del cante, el baile y la guitarra, desde Silverio Franconetti o Ramón Montoya hasta Paco de Lucía y los principales artistas de las últimas décadas, tienen un espacio destacado en un centro que revisa también la importancia del flamenco como fenómeno antropológico, su dimensión como espectáculo y expresión popular y las claves de su aprendizaje, así como sus ritmos y estructuras. El objetivo de este espacio es la exposición pedagógica de la complejidad de esta manifestación cultural.

Etiquetas
stats