Cosmopoética inaugura una nueva edición en la que saltará las vallas fronterizas

Inauguración de Cosmopoética 14 | MADERO CUBERO

Comienza Cosmopoética con la idea-fuerza de las fronteras reales y metafóricas como eje vertebrador de una cita que llenará de versos toda Córdoba desde este jueves y hasta el 7 de octubre. Para la organización, “la temática de esta edición no puede ser más actual, hasta nos hace pensar que Antonio Agredano, director literario de esta edición, tuvo una visión cuando configuró su programa, hace meses”, señala una nota de prensa. “Lo tenía claro, la frontera y México serían los pilares que vertebrarían este Festival”, prosigue el comunicado.

Para Cosmopoética “no existen las fronteras, no deberían de existir, la frontera es solo una línea que ha de ser traspasada, y esta edición lo demuestra con creces”. El propio Agredano explica que “México es el país que mejor representa esta realidad, un país a la sombra de Estados Unidos con una cultura subversiva y sensualmente inabordable”.

Para poner en orden todas estas ideas, la inauguración de Cosmopoética en el Teatro Góngora de Córdoba se compuso de una mesa de lectura titulada La poesía cruza. Cielo Ceo Cel Zerura. Allí, tras varios recitados en las cuatro lenguas oficiales del Estado, se produjo un coloquio moderado por el periodista Jesús Vigorra. Él fue el encargado de presentar a Ángeles Mora, ganadora del Premio Nacional de la Crítica y Premio Nacional de Poesía 2016 (en lengua castellana); Sebastià Alzamora, poeta (en lengua catalana) laureado en multitud de ocasiones y traducido a ocho idiomas; Bernardo Atxaga, escritor en euskera y traducido a 29 lenguas; y la joven promesa gallega Oriana Méndez.

No se trató solo de una lectura poética. Fue también una conversación que trató de conectar con el público y replantear la existencia de las fronteras lingüísticas y humanas. “Para mucha gente será, al principio de todo, cuando empecemos a recitar en euskera, en gallego o en catalán, una experiencia rara. Pero la rareza no irá a mayores. Al contrario, quedará muy claro que, a pesar de las apariencias, todos estamos, incluso lingüísticamente, muy cerca”, adelantó antes del evento, Bernardo Atxaga.

Para Mora, el título de la mesa y de esta edición lo dice todo: “La poesía cruza. Cielo Ceo Cel Zerura. Cruzar fronteras del brazo de tan importantes y admirados compañeros es una aventura preciosa para inaugurar este año Cosmopoética. La poesía cruza, la poesía siempre va más allá: ”ni cogeré las flores,/ ni temeré las fieras,/ y pasaré los fuertes y fronteras…“, decía San Juan de la Cruz en su Cántico espiritual. En este momento tan delicado para las relaciones entre los pueblos y las lenguas de nuestro país, me parece una feliz idea el hecho de compartir nuestras diferentes lenguas en una mesa, como si compartiéramos el pan. Las fronteras son líneas imaginarias que separan, pero la poesía nos une, nos hermana”, añade la poeta cordobesa.

Alzamora, por su parte, incide de nuevo en el lema de esta edición: “La frontera es un lugar donde acaba una cosa y empieza otra. La poesía es un lugar otro, un lugar aparte que no empieza ni termina nunca, y por eso las cruza todas”.

Y no es nada nuevo, como señala Oriana Méndez: “Creo que Cosmopoética lleva ya más de una década haciendo que la poesía cruce, porque en realidad la poesía siempre cruza, siempre es tránsito, implica avanzar hacia un pensamiento o una imagen posterior, llegar a alcanzarla. No obstante, en esta edición número 14, Cosmopoética se propone reflexionar sobre ello, colocando sobre la mesa voces que conviven con la raya, como le llamamos en Galicia a la frontera con Portugal. Voces que habitan fronteras, seguramente de distinta naturaleza y condición”.

Etiquetas
stats