La Córdoba de Ibn Hazm: que hablen los cronistas

.
Daniel Valdivieso publica una crónica sobre el periodo omeya basada en gran parte en los testimonios de la época

Córdoba es, en muchos sentidos, sinónimo de una palabra: patrimonio. Los monumentos que jalonan la ciudad y la provincia son las huellas de las distintas civilizaciones y culturas que han pasado. Interpretar y divulgar su significado y sentido es labor de los arqueólogos e historiadores actuales. Pero muchas veces, son los propios contemporáneos de esas obras quienes 500, 800 o 1.000 años después, nos siguen hablando a través de los textos que dejaron escritos. Ellos fueron los cronistas, una suerte de historiadores de su propia actualidad que narraban e interpretaban en su contexto, hechos de todo tipo, desde políticos y culturales a los más sociales.

No hay que irse muy lejos para encontrar una de las escuelas de cronistas más destacadas de la antigüedad: la andalusí, desarrollada en la península Ibérica durante la presencia musulmana. En ella -y en el enorme legado que dejaron sus escribanos- se ha basado Daniel Valdivieso (Córdoba, 1983) para armar un apasionante libro: La Córdoba de Ibn Hazm, publicado por Utopía Libros. En sus más de 200 páginas, el propio autor de El collar de la paloma nos cuenta cómo era su mundo de los siglos X y XI. Todo el texto se basa en lo que Ibn Hazm escribió pero también en lo que dejaron otros cronistas. "Mi idea era usarle como puente entre las grandes fuentes andalusíes y el gran público actual", cuenta Valdivieso, apuntando el carácter divulgador de su libro.

"Se ha escrito mucho sobre la Córdoba de los Omeyas y su caída pero no siempre se han difundido o usado como base a los autores andalusíes contemporáneos. Y eso es lo que he querido hacer. Todo lo que se cuenta en el libro está basado en lo que ellos dijeron", explica Valdivieso. Una forma, además, de resaltar el carácter autocrítico con su mundo que tenían aquellos cronistas a los que les tocó vivir una de las etapas de decadencia más tristes de Córdoba: la que siguió a la desaparición del califato Omeya.

No es la primera vez que el autor se transmuta en el teólogo y filósofo cordobés. Desde hace años, Daniel Valdivieso habla en boca de Ibn Hazm en este perfil de Facebook. Un espacio que nació vinculado a la tienda de reproducciones arqueológicas de su hermana, Ana Valdivieso, y que no podía tener otro nombre que El collar de la paloma, abierta junto al Conservatorio Superior de Música. "Todo empezó con bastante naturalidad, yo había leído la obra de Ibn Hazm en profundidad y me gustaba el hecho de hablar de él y la Córdoba de su tiempo usando ese formato en primera persona a través de Facebook", cuenta Daniel Valdivieso.

Pero la calidad de los textos, de la prosa y el nivel de sus contenidos pedían a gritos un paso más. "Le propuse a Ricardo González, de Utopía Libros, intentar escribir algo. Le pareció bien porque han arrancado una nueva línea basada en libros de historia", prosigue el autor. Y no sólo la editorial lo vio con buenos ojos, sino también el público, que convirtió este título en el segundo más vendido en la Feria del Libro y logró que se lanzase una segunda edición en muy poco tiempo. "Espero que así Ibn Hazm, al que se estudia y reconoce en todo el mundo como uno de los pilares de la cultura Occidental, empiece a ser conocido y reconocido en su propia casa. Y que al menos la gente sepa quién ese al que se le erigió una estatua en la Puerta de Sevilla", termina.

Etiquetas
stats