Breve historia de una larga antología

Muriel, Baena, Alcalde y Clementson | MADERO CUBERO
La editoria Cátedra publica la antología de Pablo García Baena, 'Mientras cantan los pájaros'

Esta historia comienza en el instituto Séneca, de Córdoba. Hasta allí acudió invitado el poeta Pablo García Baena. El centro había organziado unas jorandas de homenaje hacia él. Allí leyó algunos de sus versos y departó con alumnos y profesores. Entre ellos, uno de los organizadores de las jornadas, el docente Felipe Muriel. Tiempo después, el docente devolvió la visita al poeta y le entregó una revista literaria hecha por los propios alumnos: La salamandra de Oro, con ilustraciones y poemas inspirados por la obra de García Baena. “En ese momento, propuse al poeta seguir ahondando en su trabajo y, por qué no, editar una antología. Lógicamente, Pablo se llevó las manos a la cabeza”, recordaba Muriel este lunes. Y lo hacía en la presentación, precisamente, de esa antología que sugrió al poeta. Su título es Mientras cantan los pájaros y la publica Cátedra.

“Cuando me di cuenta de que unan de las editoriales más importantes en el mundo hispánico no tenía una antología de Pablo fue una sorpresa. Cuando se lo comenté a él se medio rió y me dijo algo así como 'bueno venga, chico, ánimo”, recuerda Muriel. “Como todavía no habíamos contactado con la editorial, trabajé sin prisa, porque tampoco había contrato ni fecha de entrega”, prosigue el antólogo. “Iba estudiando, leyendo y escribiendo; y le llevaba regularmente el contenido a Pablo para discutirlo. Con lo que no contaba entonces era con la apretada agenda que tenía y tiene todavía”, bromea Muriel. Así que todo derivó en charlas más rápidas, animadas sobre todo por la rapidez y lucidez del poeta, a pesar de haber nacido en 1923.

Aquel ingente trabajo derivó en una extensa introducción crítica, llena de apuntes, referencias y bibliografía, al gusto de las ediciones de Cátedra. Con el texto escrito y revisado, llegaba el momento de contactar con la editorial. Tras un primer intento fallido, al fin la casa decidió dar luz verde, si bien obligaba al autor a recortar unas cuantas decenas de páginas el trabajo. Y así hizo. Pero sin afectar a la calidad de una completa edición filológica que cierra la edición de los textos. “Si bien, Pablo ha sido de poco retocar a lo largo de su carrera; solo los títulos han variado algo”, señala.

La presentación se realizó en la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte

de la Junta en Córdoba, contó con la presencia del propio poeta y del delegado de Cultura, Francisco Alcalde, y los expertos Carlos Clémentson y Felipe Muriel.

Etiquetas
stats