Antonio Gala y Rosa Aguilar se declaran su amor mutuo y a Córdoba

.
El escritor y la consejera inauguran la exposición sobre el autor que acoge el antiguo Convento del Corpus Christi

“Es la alcaldesa eterna de Córdoba”. “A Antonio lo quiero y mucho. Lo quiero una jartá”. Antonio Gala y Rosa Aguilar se han declarado en la mañana de este lunes su amor mutuo y también a Córdoba. Gala y Aguilar, que ha participado como consejera de Cultura de la Junta “pero también como amiga”, han inaugurado este lunes  Recuerdos de Antonio Gala, una exposición en el antiguo Convento del Corpus Christi que tendrá carácter permanente y que realiza un recorrido tanto por la trayectoria vital del autor como por su obra literaria.

En la apertura, tanto Gala como Rosa Aguilar se lanzaron piropos mutuos. Con un pasado reciente en común, la consejera de Cultura y exalcaldesa de la ciudad durante una década, insistió en que “con Antonio he podido sonreír. Y también he compartido emociones”. Tras su discurso, Antonio Gala correspondió los cumplidos: “Una de las personas más queridas por mí y la que significa más para Córdoba es la que acaba de bajarse de aquí”, dijo Gala, quien la llamó “la alcaldesa eterna”.

Más allá de los cumplidos, y ante la que es la exposición definitiva sobre la obra de Antonio Gala, la consejera agradeció que “haya querido ser de Córdoba y que su obra permanezca en Córdoba”. “Si Córdoba no existiera, habría que inventarla”, dijo Rosa Aguilar.

Gala contestó que a su edad ya no se iba a ir de Córdoba, en un extenso discurso sobre la juventud, la edad, la ancianidad y la cercanía de la muerte. “Lo que importa es vivir a cualquier precio. Pero vivir no es solo seguir vivo sino participar del misterio dadivoso que es la vida de sus enigmáticos vaivenes, de sus desalmadas siembras y su recolección”, dijo.

“No siempre seremos jóvenes. La veneración gratuita de una edad es una tontería. Existen viejos, imbéciles, todos conocemos a alguno. En menor número que jóvenes imbéciles. Claro, por la siempre razón de que la gente no llega siempre a vieja. Los viejos imbéciles lo son en grado insuperable”, expresó el escritor, antes de inaugurar la exposición sobre su obra.

“Yo me inventé esta casa y dediqué el fin de mi vida para la mejor juventud”, expresó Antonio Gala, en referencia a la fundación que lleva su nombre. “Siempre perdurará la belleza en el recuerdo. La vida transcurre desde la esperanza hasta el recuerdo. Juntos en el recuerdo y la esperanza. Ojalá sea así”, concluyó.

De manera paralela y complementaria, la exposición, realizada por Zum Creativos, también analiza la trayectoria vital del autor en un recorrido que va desde su infancia y su juventud, su relación con Córdoba y Andalucía, la propia Fundación que lleva su nombre y el papel en su vida de La Baltasara -su casa de Alhaurín el Grande (Málaga)-, así como de sus clásicos bastones. En esta parte de la muestra, la exposición “se apoya en las palabras del propio Gala, que están acompañadas por imágenes y objetos que nunca se han expuesto” antes.

Junto todo ello, al inicio de la visita a Recuerdos de Antonio Gala, el visitante podrá ver un breve audiovisual que presenta la figura del escritor, junto a unos paneles que detallan sus publicaciones y la relación de premios y distinciones que ha reunido a lo largo de su carrera literaria. La exposición quedará abierta al público desde el 3 de octubre de manera permanente, de lunes a sábado en horario de 12.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas.

Etiquetas
stats