Visto para sentencia el juicio al policía que busca reincorporarse al cuerpo tras perder una pierna

.

El juicio al policía Rafa Prieto, que perdió una pierna en un accidente de moto y que busca reincorporarse al cuerpo, ya está visto para sentencia. Durante la sesión, el abogado del Estado, que se opone a la reincorporación del joven, incidió en que un funcionario público no puede tener una limitación “tan importante” como es la ausencia de un miembro inferior. Mientras tanto, la abogada de Prieto, María Enrique Tapiador, alegó las altas capacidades de su defendido gracias a la prótesis biónica que porta y al entrenamiento físico que emprendió después de salir del hospital y superar el accidente.

En su defensa, además, Prieto aportó un informe realizado por un médico especialista en valoración de Medicina del Trabajo que, a través de un estudio bipodal, certifica que el joven puede realizar una vida normal e incluso correr. De hecho, además de los abogados de las partes, la jueza también tomó declaración al perito autor de dicho informe, que ratificó la buena disposición y actitud de Prieto.

Hay que recordar que el dictamen del último tribunal médico de la Dirección General de Policía, que goza de presunción de veracidad, resolvió en contra del policía y dictó su pase a jubilación. Esta resolución fue la que determinó el recurso administrativo que Prieto interpuso contra el Estado.

El artículo 46 de la Ley Orgánica 9/2015 de Régimen de Personal de la Policía Nacional señala que los policías “que experimenten una disminución de sus condiciones psicofísicas cuya intensidad les impida el normal cumplimiento de sus funciones, pero no comporte el pase a la situación de jubilación o a la de segunda actividad, pasarán a realizar actividades adecuadas a dichas condiciones psicofísicas. Para apreciar esta disminución se requerirá informe del servicio sanitario”.

Además, Tapiador señala que el artículo 7 de esta misma norma establece “como uno de los derechos individuales del funcionariado que ya forma parte del Estado el no ser discriminado por su discapacidad”. “Ésta es una cuestión novedosa que no existe en la anterior regulación y viene a trasponer la norma europea a la española”, explica la abogada, que también se refiere a una resolución favorable de junio de 2018 en la que la Justicia obligó a adaptar el puesto de trabajo de un funcionario que había sufrido una lesión cerebral y que no podía ser sometido a estrés.

Tras la exposición de las partes, la jueza de la sala invitó al policía a decir la última palabra, alegato en el que Prieto defendió sus plenas capacidades para desarrollar su trabajo. Días previos a esta vista, el joven empezó a recoger firmas a través de la plataforma Change.org, petición que lleva ya más de 178.000 rúbricas.

Etiquetas
stats