Visto para sentencia el juicio sobre el cisma en la patronal de la hostelería

.

La magistrada del Juzgado de Instrucción Número 1 de la Audiencia Provincial de Córdoba ha dejado vista para sentencia este martes la demanda presentada por varios miembros de la Asociación Córdoba APTC que defienden que, tras producirse una fusión de ésta con la patronal de la hostelería Hostecor, y que dio como resultado Hostetur, fueron expulsados de manera irregular de la Junta Directiva por su presidente, Francisco de la Torre, en el marco de las negociaciones sobre la mesa de veladores.

El abogado de la parte demandante, en representación de Alberto Rosales, Isabel Rosales, Jorge Jurado y María Ángeles Gómez, ha sostenido durante su alegato que Francisco de la Torre dio “un golpe de estado en toda regla” cuando decidió “invalidar” el acuerdo que, según su testimonio, había sellado previamente con los demandantes, para que éstos, en el marco de la fusión entre Córdoba APTC y Hostecor, formaran parte de la Junta Directiva y el primero de ellos fuera el vicepresidente de la misma.

Siempre según el letrado de los demandantes, Matías López-Arza, se acordó un protocolo de integración de Córdoba APTC en Hostecor, que dio lugar a Hostetur, y unos estatutos que fijaban que la presidencia de la entidad resultante se alternaría entre Francisco de la Torre, por parte de Hostecor, y Alberto Rosales o quien quiera que fuera vicepresidente a los dos años y medio del mandato del primero, momento en que se haría el relevo.

Sin embargo, según ha relatado Rosales ante la jueza, todo se torció cuando, tras anunciar Francisco de la Torre una reunión con el presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo para abordar el tema de veladores, desde Córdoba APTC se propuso “consensuar una postura conjunta” antes de la reunión con Urbanismo, y que fue sometida a votación.

“Alberto Rosales no quería que nos sentáramos de nuevo en la mesa de los veladores y yo pensaba que sí, porque era el foro para trabajar y solucionar ese problema, como después se ha demostrado que era el camino”, ha contrariado Francisco de la Torre, quien reconoce que, tras esa reunión, decidió que no contaba con Rosales como vicepresidente “por falta de confianza”, y que, con posterioridad, tras pedir consejo legal, supo que “estas personas” no podían ser miembros de la Junta Directiva de Hostetur puesto que no eran miembros de Hostecor.

Sobre si, en virtud de la fusión de los dos organismos, los miembros de Córdoba APTC pasaban a ser socios de pleno efecto de Hostetur o quedaban amparados como “miembros asociados”, ha bailado la sesión de este martes, con los demandantes dando por hecho que así es y los demandados alegando que Córdoba APTC “nunca dejó de existir” y que, por tanto, no llegó a haber proceso de fusión. Para ello se han aportado mensajes de whatsapp, correos electrónicos y pruebas testificales que han sumado hasta siete testigos.

Ahora, la magistrada tendrá que decidir si Francisco de la Torre incumplió lo pactado con Córdoba APTC o si, como el letrado de Hostetur, Jesús Manuel Coca, sostiene, todo el proceso fue “una defectuosa constitución de una junta directiva” y un fracasado proceso de integración que nunca fue efectivo dado que “Córdoba APTC nunca llega a desaparecer”.

Etiquetas
stats