Más vale prevenir: el IMDECO ya tiene seguro para los Juegos Municipales

Un partido en la pista del Colegio Cervantes.

Más vale prevenir que curar. El refranero español es rico y a veces, dada la situación, recurrente. Un ejemplo tiene lugar estos días en Córdoba, donde el normal inicio de los Juegos Municipales está asegurado semanas antes de que estos arranquen. No en vano, el Instituto Municipal de Deportes (IMDECO) ha cerrado ya la contratación del seguro obligatorio que requiere para el desarrollo de estas competiciones. De esta forma, garantiza que no sufrirá los problemas del pasado año, cuando la ausencia de esta obligación hizo que los diferentes clubes y escuelas, en las distintas disciplinas, decidieran no arrancar los campeonatos en la fecha prevista. Un retraso que al final no fue excesivo, dado que el organismo lo subsanó tan rápido como pudo.

Esta vez, el IMDECO no lo deja para última hora, como sucediera en 2016, y escapa del riesgo de vivir de nuevo una situación desagradable. El correcto comienzo de los Juegos Municipales es un hecho, al menos en lo que a este respecto se refiere, en el presente año. Así va a ser después de que el organismo que preside Antonio Rojas haya contratado ya el servicio de seguro obligatorio con el que se cubre tanto a los jugadores como a los entrenadores a lo largo de las competiciones. Dicha prestación va a correr a cargo de Generali España, que se ha hecho con la adjudicación de la oferta pública para tal fin. La compañía va a ser la encargada de asegurar la integridad de los participantes de los torneos los dos próximos años, al menos según expone el anuncio publicado por la Plataforma de Contratación del Sector Público, por un importe cercano a los 100.000. Si bien el valor estimado del contrato es de 215.000.

La realidad en 2016 fue muy diferente. Entonces, los Juegos Deportivos Municipales debían comenzar el 17 de noviembre. Sin embargo, los diferentes campeonatos no arrancaron hasta una semana después. En el punto de partida, los equipos optaron por paralizar las competiciones con motivo de la ausencia de un seguro obligatorio que cubriera a los chavales. Un requisito al que obliga la Ley del Deporte y al que no pudo responder en tiempo y forma el IMDECO debido a diversas circunstancias. Conocida esa situación apenas unos días antes del arranque del curso en este sentido por parte de los representantes de clubes y escuelas, éstas detuvieron la jornada inaugural y también los entrenamientos.

Precisamente desde los equipos se indicó que la medida era adoptada por la "falta de protección sanitaria" para los deportistas. Eran más de 5.000 jóvenes distribuidos en 600 conjuntos de distintas disciplinas. Tuvo entonces que ponerse manos a la obra el IMDECO para acabar con la problemática. Lo consiguió una semana después, ya que el 25 de noviembre el organismo municipal anunció que se había contratado el seguro. El aplazamiento no se prolongó demasiado, pero sí dejó una extraña sensación en torno a una actividad que, al igual que en 2016, reúne a miles de chicos y chicas de muy diferentes edades.

Etiquetas
Publicado el
19 de octubre de 2017 - 06:00 h
stats