UCOR asegura que arregla casas en Las Palmeras

FOTO: MADERO CUBERO

FOTO Y VIDEO: MADERO CUBERO

Rafael Gómez afirma que usa las asignaciones municipales a su partido y donaciones de empresarios para ayudar a los pobres de Córdoba

El mismo día en que el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba ha aprobado el Plan Especial de la Carretera de Palma del Río, el constructor, empresario y líder de la oposición municipal Rafael Gómez ha anunciado que su formación política, Unión Cordobesa (UCOR), ha comenzado a arreglar de motu propio viviendas en el barrio marginal de Las Palmeras.

Gómez, en una rueda de prensa previa al Pleno en la que ha tenido un enfrentamiento con un periodista, ha anunciado que UCOR ha comenzado por el arreglo de 20 viviendas y que su objetivo es llegar a unas 200 casas en las que sus habitantes “viven como perros”. UCOR financia estas obras gracias a la asignación municipal que recibe por parte del Ayuntamiento de Córdoba para gastos de representación como por donaciones de otros empresarios conocidos de Rafael Gómez, según reveló el concejal. “Por ejemplo, un empresrio de Fuengirola me ha donado 500 colchones”, dijo el empresario.

Aparte del arreglo de las casas, Rafael Gómez dijo que se le está pagando la luz y el agua a muchos vecinos que la tienen cortada, que se le están comprando electrodomésticos a los que carecen de ellos, que se están construyendo platos de ducha en casas donde no existe un aseo y que se están pintando muros y fachadas. Para ello, UCOR ha subcontratado los trabajos a una empresa de seis empleados, dijo el concejal, quien durante su intervención elevó el número de viviendas a las que su partido quiere llegar: “mínimo 500 ó 600”.

Preguntado sobre porqué dice ahora que está dedicando la asignación municipal que recibe UCOR a estas viviendas y no cuando su concejal Carlos Baquerín denunció que Rafael Gómez lo estaba sacando en efectivo de las cuentas del partido, el empresario de Cañero defendió que “los dineros siempre los hemos cogido para hacer el bien”. Rafael Gómez dijo que UCOR “se fundó con letras de sangre” para “ayudar a la gente”, y que el partido seguirá vivo y vigente, y por tanto presentándose a elecciones, se sobreentiende, “hasta el día en que me muera”.

Rafael Gómez tuvo, además, un encontronazo con un periodista. Gómez le recriminó a este informador haberle dicho en privado que se retirara que le iba a pasar como al ex alcalde de Marbella, Jesús Gil. En público, el concejal gritó: “A mí no me puede decir nadie que coja la puerta”.

Interrogado también sobre la sanción urbanística de 24,6 millones de euros que tiene que pagar por construir sin licencia las naves de Colecor, Gómez fue contundente: “No voy a pagar ni una peseta”. Preguntado por esta decisión, el concejal contestó: “No tengo que pagarla porque esa multa se puso con el plan especial aprobado”.

El concejal de Hacienda, José María Bellido, le contestó minutos después que decir eso es “una manifiesta ilegalidad” y que “da igual si a él le molesta o no, que el Ayuntamiento hará lo que esté en su mano”.

Etiquetas
stats