Tercer verano seguido sin récord de calor en Córdoba

Calor a finales de junio en la Mezquita-Catedral | TONI BLANCO

El trimestre junio-julio-agosto de 2020 no ha pasado a la historia de Córdoba Aeropuerto como un nuevo récord de calor en temperatura media. Con la creencia, a veces extendida, de que todos los años son récords, es necesario matizar y explicar los datos climáticos puesto que esto no es así. Los récords son récords cuando son récords. La influencia del ser humano en el clima, tan comentada en los últimos tiempos por su vinculación al cambio climático y al calentamiento global, no es la única parte en el asunto. Sobre todo, porque el clima por sí mismo es el principal protagonista. Los datos climáticos difieren cada año de forma inherente porque el clima tiene una variabilidad natural. Aunque las investigaciones apuntan al claro papel negativo del mundo en el clima, y donde parece que las acciones humanas están colaborando en un progresivo calentamiento global, la variabilidad natural sigue presente. Esto implica que no hay nada que indique (y los datos así lo confirman) que cada mes, cada trimestre o cada año tengan que ser, a la fuerza, más calurosos que los que los precede inmediatamente.

Colectivo Meteofreak ha realizado un repaso a los últimos veranos y al verano de 2020 con un profuso análisis propio de datos.

El triplete de calor de 2015-2016-2017 y los respiros de 2018-2019

En 2015, Córdoba Aeropuerto registró con 28.3 °C de temperatura media su verano más caluroso en los registros, tras un verano de 2014 que había sido el "más fresco" desde 2002. Al verano siguiente, en 2016, el trimestre junio-julio-agosto volvió a ser récord de calor, con 28.5 °C. Pero es que en 2017, con 28.9 °C, saltó el tercer récord seguido por calor. Todo lo anterior, en un contexto en el que el verano ha pasado de 25.4 °C en 1961-1980 a 27.5 °C en 2001-2020. Es decir, los veranos del siglo XXI han sido 2 °C más calurosos que en las décadas de los años sesenta y setenta. Con este escenario llegó 2018. Otro récord de calor hubiese sido ya digno de estudio. Pero el clima no es lineal, ni para subir ni para bajar. Y menos aún, predecible con una alta exactitud a medio plazo, como puede ser un período de tres meses. El verano de 2018 fue casi 2 °C menos caluroso que el de 2017. Hubo quienes lo consideraron incluso atípico. Sin embargo, realmente se situó 0.6 °C por encima de la media de la serie del aeropuerto. Por ejemplo, no existe ningún verano similar de calor al de 2018 antes de 1989. Con el susto rebajado, en 2019 el verano tampoco fue récord de calor. Fue idéntico al de 2018, 27.0 °C. Se comentaba que no había hecho calor (salvo el inicio de agosto de 2018 y seis días seguidos en julio de 2019). Algo que dejaba claro de dónde veníamos para considerarlo así.

En 2020 más calor que en 2018 y 2019, pero sin récord

El verano meteoclimático de 2020 empezó en Córdoba Aeropuerto más de 1 °C por debajo de la media. Pero a partir del 21 de junio todo cambió. Las entradas de aire cálido desde el norte de África comenzaron a llegar. Hasta que la dorsal africana encima del sudoeste peninsular se empecinó en quedarse. O mejor dicho, nada fue capaz de moverla. No hubo ningún desalojo del aire cálido destacable durante 55 días seguidos (del 19 de junio al 12 de agosto), con un calor continuado de órdago tanto en las mínimas como en las máximas. El verano acabó con casi 28 °C de temperatura media, 1.5 °C superior a la media histórica. Se colocó como el 10.º más caluroso de la serie, que tiene ya más de 60 años. Tanto la media de las mínimas como la media de las máximas estuvieron 1.5 °C por encima de sus respectivas medias. Localmente, Córdoba Aeropuerto no cumplió los criterios de ola de calor de manera estricta durante el verano.

Un mes de julio que fue récord de calor

Aquí sí hubo récord. Con 30.75 °C, el aeropuerto de Córdoba registró su mes más caluroso de siempre, no solo de julio. Los 30.5 °C de julio de 2015 pasaron a mejor vida. El dato es, posiblemente, uno de los más calurosos a nivel nacional y de Europa. Desde el día 5 y hasta final de mes, el julio cordobés registró 16 máximas por encima de 40 °C y, atención, 25 mínimas superiores a 20 °C, récord para cualquier mes al superar a agosto de 2010 (24). De esas 25 mínimas, 21 fueron seguidas. No hubo ningún récord diario de temperatura, por lo que queda patente que la persistencia del calor por encima de lo normal fue lo que tuvo más protagonismo.

Hasta 27 máximas por encima de 40 °C de junio a agosto

La primera tarde de 40 °C cayó el 22 de junio y la última el 27 de agosto. En total, 27 tardes con la temperatura por encima de los 40 °C: 3 en junio, 16 en julio y 8 en agosto. Este registro total iguala al ocurrido en 2006, que hasta 2017 (cuando hubo 37) tenía el récord. Esto es, sin el estrepitoso récord de 2017, el valor del verano de 2020 hubiese sido el más alto. La media histórica de la serie está en 11 máximas, por lo que se registraron 16 más que la citada media. Eso sí, con un consuelo un poco a medias, la más alta fue de 43.9 °C (los días 26 de julio y 1 de agosto). Hay que recordar que de 2015 a 2018 las máximas anuales fueron superiores a 45 °C.

Del 4 de julio al 2 de agosto se dio un período de 30 días con una media de las máximas de 40.29 °C.

Con 43 mínimas superiores a 20 °C

Prácticamente la mitad del verano tuvo noches que no bajaron de 20 °C, con el matiz de que en la ciudad las mínimas son de 2 a 3 °C superiores que en el aeropuerto. Fue el cuarto registro más alto, tras los veranos de 2006 (51), 2016 (48) y 2010 (46). Hasta 14 de las 43 (un tercio) fueron de 23 °C o más. Aquí tampoco hubo récord de mínima más alta, pero destacaron los 24.6 °C del 30 de julio, los 24.3 °C del 8 de agosto y los 24.2 °C del 21 de julio.

Del 12 de julio al 10 de agosto se dio el período de 30 días más caluroso en las mínimas desde que hay registros, con 22.57 °C. Los 12 períodos de 30 días más calurosos han ocurrido este verano.

Y una tormenta histórica el 11 de agosto

La tarde del 11 de agosto de 2020 pasó a la historia por la tormenta que dejó 57.6 mm en el aeropuerto, acompañada de granizo gigante de hasta 4-5 cm de diámetro. La cantidad de lluvia marcó un nuevo récord de precipitación máxima diaria para un mes de agosto y valió para que fuese también el mes de agosto más lluvioso en más 100 de años. Y no solo eso, fue también la cantidad de lluvia más alta en un día de verano.

Pasadas estas fechas en las que nos encontramos, los 40 °C volverán ya, seguramente en 2021. Habrá que ver si el verano será caluroso o no, y cuánto.

Fuente: AEMet / INE

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
Publicado el
21 de septiembre de 2020 - 04:30 h
stats