El precio de las naranjas en el supermercado es siete veces más caro que en el campo

Naranjas recién cogidas en la Vega del Guadalquivir

La diferencia del precio entre lo que cobra un citricultor y lo que paga un consumidor en el supermercado se agranda. Según el Índice de Precios en Origen y Destino de los alimentos que mes a mes actualiza la organización agraria COAG, la naranja es uno de los productos del campo que más se encarece en el tránsito que va desde el árbol hasta el estante del supermercado.

Así, este índice señala que en esta campaña los agricultores están percibiendo 24 céntimos de euro por cada kilo de naranja. En los supermercados, su coste medio se va a 1,76 euros el kilo. La diferencia es del 633%. Es decir, una naranja ha multiplicado su precio 7,33 veces entre el campo y la casa del cliente.

En esta campaña está ocurriendo lo mismo con las mandarinas. Los agricultores las están vendiendo, de media, a 35 céntimos el kilo. En el supermercado tienen un coste, también de media, de 2,36 euros el kilo. El incremento es cercano también a las siete veces, según el informe actualizado de COAG, y que se refiere a los precios de noviembre.

El mes pasado también sufrió un aumento espectacular el precio de la aceituna de mesa, pero no así del aceite de oliva. En concreto, los agricultores de la aceituna de verdeo han percibido en origen 89 céntimos por cada kilo. En el supermercado, la aceituna de mesa tenía un coste medio de 5,60 euros. Es decir, el precio había subido seis veces desde el origen hasta el destino. En cambio, en el aceite de oliva los precios no habían crecido tanto. En origen se pagaba al agricultor de media 5,15 euros por cada kilo de aceite. En el supermercado estaba a 5,80 euros, apenas un 13% más.

Según este informe agrario, el producto del campo que más se encarece por el camino es el ajo (que se produce especialmente en Montalbán). Los ajeros montalbeños, por ejemplo, perciben de media 61 céntimos por cada kilo que producen. En noviembre, los ajos en el supermercado costaban una media de seis euros el kilo. Es decir, su coste había aumentado casi diez veces en el proceso de envasado, algo que los agricultores consideran totalmente injusto.

Según COAG, de media los productos agrícolas multiplican su precio por cinco desde el campo hasta la mesa del consumidor. En cuanto a la carne, los huevos y la leche, los precios suben casi el triple. En noviembre, el producto cárnico que más sufrió esta variación fue la ternera. Los ganaderos cobraban una media de 5,37 euros por kilo, cuando en el supermercado se iba casi a los 20 euros.

Etiquetas
stats