Investigadores constatan que la sequía retrasa la floración de especies vegetales en el sur de España

Sequía en un terreno con plantas herbáceas | PIXABAY

Un estudio continuado sobre la floración de determinadas especies vegetales a lo largo de las décadas ha constatado que la sequía viene provocando un retraso en la floración de algunas plantas en el sur de España a causa de la falta de agua. “En la ultima década, la falta de disponibilidad de agua es tan alta, que aunque la planta haya acumulado el calor necesario y pueda florecer, no lo hace por falta de agua”.

Así lo ha explicado a Cordópolis la catedrática del departamento de Botánica, Ecología y Fisiología Vegetal de la Universidad de Córdoba (UCO) Carmen Galán, miembro de honor de la Sociedad Europea de Areobiología (EAS) y considerada internacionalmente como una de las principales expertas en esta materia, que desarrolla diversos estudios de manera coordinada con colegas europeos. Galán ha comprobado cómo la falta de agua viene provocando en los últimos años que especies vegetales como las gramíneas y otras herbáceas retrasen su floración, algo que también empieza a verse en encinas y alcornoques.

Los estudios llevados cabo desde hace alrededor de 30 años que observan la floración de estas plantas constataban “hasta hace poco tiempo relativamente, un adelanto de floración en general” debido a las altas temperaturas y, con ellas, “se acumula el calor que necesita la planta para florecer. Sin embargo, en la ultima década, se ha observado que algunas plantas no florecen por falta de agua”.

“La temperatura es muy importante, pero aquí en el sur de Europa la falta de agua está jugando un papel muy especial recientemente, cambiando la tendencia y, en ocasiones, retrasando la floración, a la espera de acúmulos de agua”, expone desde la experiencia científica.

La investigación de este experta en Aerobiología y las alergias que produce el polen de determinadas plantas ha podido constatar que “sobre todo plantas herbáceas, las gramíneas causantes de alergias, tienen últimamente un retraso en la floración”. Se debe a la prolongación de la sequía y la falta de lluvia. “Hasta que no ocurren las primeras lluvias y se acumula un poquito de humedad en el suelo, no tienden a florecer”.

Retraso a la espera de lluvia

Y, así, plantas herbáceas como amarantos, quenopodios u ortigas han visto cómo “tardan un poquito más” en echar su flor. “Si las gramíneas empiezan a florecer a mediados de abril, ahora tardan algunas semanas más. Se esperan a las primeras lluvias y a tener cierta acumulación de agua en el suelo”. Con otras especies, como algunos árboles tales como la encina o el alcornoque “también se había observado el adelanto de floración (años atrás), pero ahora no está tan claro, por la misma causa”, explica.

Carmen Galán expone cómo sus colegas “en Europa, en general, ahora observan un adelanto de la floración. Pero ellos ven que en el sur de España no se ve eso tan claro, preguntan por qué y les explicamos lo que está ocurriendo”, con la falta de agua y las consecuencias en las fases de la vida de las plantas.

Los estudios de esta especialista, junto a sus colegas europeos, recogen datos desde hace décadas sobre la floración en todo el territorio, con lo que cuentan con unas bases de datos generadas a lo largo de los años, capaces de plasmar las tendencias en la floración de las especies vegetales, tendencias que ahora se ven modificadas por la sequía en el sur de España.

La observación del comportamiento de las especies vegetales en relación a las temperaturas y la falta de lluvias en los últimos años continúa en estudio. Adelantos en la floración por altas temperaturas generan “luego problemas, con segundas floraciones” o pérdida de la flor con un cambio brusco del termómetro. “Hay muchos cambios que se están generando ahora, porque aunque es importante para la floración el calor, también lo es ahora la falta de agua”, concluye.

Etiquetas
stats