El AMPA del CEIP López Diéguez ha convocado en la mañana de este viernes una concentración en favor de la instauración de entornos escolares más seguros para los alumnos. Con esta iniciativa se suman a la propuesta de otros centros españoles que exigen un cambio en el modelo urbanístico de muchas ciudades.

Dicha acción del colegio muestra su apoyo y participación en la iniciativa ‘Revuelta escolar’, convocada el primer viernes de cada mes con el objetivo de crear consciencia entre la ciudadanía y autoridades competentes sobre la necesidad de establecer áreas de fácil acceso para el alumnado, así como garantizar la tranquilidad de los padres.

El tráfico es la principal problemática a la que debe hacer frente el alumnado del colegio, aunque también varias asociaciones vecinales decidieron volcarse con el proyecto, ya que el predomino de vehículos en la zona dificulta el normal desarrollo de la vida en el vecindario.

Tras conocer que la mayor parte de sus alumnos asistían al colegio caminando —el 90% a pie frente al 6% en coche y el resto en bicicleta—se optó por fomentar el desapego a los vehículos por parte de los padres del alumnado, así como iniciar un proceso de transformación urbanístico sostenible.

Por el momento, no son escasas las medidas que desde la AMPA han conseguido que se lleven a cabo. Las delegaciones de Educación e Infancia y Movilidad del Ayuntamiento de Córdoba han trabajado conjuntamente para solventar este conflicto afincado en la localidad.

Después de identificar los mayores riesgos para el alumnado, se ha logrado incorporar algunas mejoras, como la peatonalización de la calle Manchado —colindante al colegio—, la creación de pasos de cebra correctamente señalizados, la instauración de señales verticales que advierten a los conductores, el movimiento de contenedores que dificultaban la visivilidad en la calle Realejo y la limitación de velocidad a 20 kilómetros por hora en la zona.

Actualmente, el CEIP López Diéguez se configura como el primer colegio público de la ciudad dotado con un camino escolar seguro. Por ello, animan a otros centros de la ciudad a sumarse a la iniciativa, especialmente a los centros situados en torno al casco histórico.

No obstante, esta iniciativa no aboga por el cierre al tráfico de forma permanente, sino por la búsqueda del equilibrio entre la circulación fluida y la seguridad de los alumnos en su trayecto diario hasta sus centros educativos. “Debemos cuidar a las generaciones futuras, para ello el primer paso se centra en educar a la población”, señala Manuel Ríos, integrante del AMPA del colegio, quien también hace referencia a la necesidad de crear más lugares de esparcimiento para lograr una ciudad más afable.

Etiquetas
Etiquetas
stats