Eurostat confirma que Córdoba y Sevilla son las regiones más calurosas de Europa continental



Córdoba y Sevilla son las regiones más calurosas de toda la Europa continental. El dato está confirmado por Eurostat, la Oficina de Estadística de la Unión Europea. Según ha publicado este fin de semana eldiario.es, la agencia europea acaba de publicar una estadística a nivel regional y provincial sobre la evolución de las temperaturas en el continente. La medida que se utiliza es los llamados grados-día de refrigeración (cdd en inglés). El indicador refleja cuántos días y grados la temperatura media del aire en el exterior ha sido superior a una temperatura base que se considera de confort. Ese confort es el máximo calor antes de tener que activar el aire acondicionado. Eurostat usa como referencia 21ºC. 

Córdoba es, en este sentido, la segunda región europea que más grados-día de refrigeración tiene, superada por muy poco por Sevilla. Es decir, son las dos regiones europeas donde las temperaturas acaban siendo más altas durante más tiempo a lo largo del año. Y donde, también, más hace falta refrigerar los edificios con climatización y aire acondicionado.

En concreto, el índice cdd se va en Córdoba a los 548 grados-días de refrigeración al año. En Sevilla es de 559, la cifra más alta de todo el continente. La siguiente región europea donde más calor hace es la provincia de Jaén, con 534 grados días de refrigeración al año.

En el Mediterráneo, no obstante, hay dos islas griegas donde el índice es aún más alto. También ocurre con Chipre, donde se alcanzan los 763 grados-día de refrigeración. Al igual sucede en el archipiélago griego del Dodecaneso, con islas donde también se superan los 700 grados, o incluso en Malta, otra isla-país del Mediterráneo oriental.

Eurostat ha detectado, además, cómo la provincia de Córdoba se ha ido calentando en los últimos años. Atendiendo a este índice, en la provincia las temperaturas han subido un 23% durante los tres últimos años con respecto a la media de entre 1971 y 1981, que son los años en los que se ha realizado la comparativa. El calor en Sevilla ha crecido en un 29% y en Jaén en un 34%. No obstante, no ha aumentado tanto el calor como en Murcia, donde ha subido en más de un 200%, según Eurostat, o en Almería, con cerca de un 300%.

El calor severo tiene consecuencias. La más grave, sobre la salud de las personas. En España, a pesar de haber reducido el impacto de las olas de calor, el exceso de mortalidad atribuido a las altas temperaturas está en una media de 1.790 fallecimientos anuales entre 2016 y 2020, según los datos del Instituto de Salud Carlos III.

Además, el círculo nefasto que une calentamiento global, temperaturas disparadas e incendios forestales de grandes dimensiones estuvo bien alimentado, sin ir más lejos, el año pasado. Las olas de calor que fueron barriendo el Mediterráneo de este a oeste llevaron adherida una sucesión de grandes incendios forestales: desde Turquía hasta España, pasando por fuegos devastadores en Grecia e Italia. Navalacruz y Sierra Bermeja –con su célebre pirocúmulo– los atestiguaron.



Etiquetas
stats