Un estudio señala que el 91% del profesorado cordobés ha sufrido el síndrome de “estar quemado” en su vida profesional

Presentación del estudio de CSIF sobre el profesorado.

CSIF, primera fuerza sindical de la enseñanza pública cordobesa y andaluza, denuncia que casi el 91% de los docentes de la capital y de la provincia afirman haber sufrido desgaste emocional a lo largo de su vida profesional, o lo que es conocido profesionalmente como síndrome “burnout”. Así se pone de manifiesto en el estudio “Tomando el Pulso a la Educación”, que se ha presentado hoy y que se ha realizado a través de una serie de encuestas realizadas a maestros y profesores cordobeses en las que se han planteado una serie de cuestiones sobre la situación de estos profesionales en su día a día.

El responsable de CSIF Educación Córdoba, Antonio Pachón, ha indicado que esta sensación de “estar quemado” es el primer motivo por el que los docentes acuden a CSIF Ayuda Profes, un servicio integral que brinda de manera gratuita al profesorado de la enseñanza pública asesoramiento y herramientas de prevención frente a riesgos psicosociales como agresiones, estrés, síndrome de “burnout” acoso escolar u otros conflictos.

El informe resalta que el principal motivo de dicha situación de quemazón entre los profesionales es el exceso de burocracia al que tienen que hacer frente. Concretamente, cerca del 83% se queja del papeleo superfluo al que está obligado a cumplimentar diariamente. “Este aspecto tiene una relación directa con las plantillas docentes, ya que las horas que estos profesionales dedican a cuestiones burocráticas se podría traducir en una atención más individualizada al alumnado”, ha recalcado el representante sindical.

El estudio se refiere a las elevadas ratios en las aulas como segunda razón del desgaste profesional. Al menos, así lo señala el 60% de los docentes consultados. Pachón ha lamentado que la Administración educativa aproveche la bajada de la natalidad para reducir unidades en la educación pública (125 en los tres últimos cursos escolares en Córdoba), en lugar de mejorar la calidad de la enseñanza en las aulas reduciendo el número de alumnos y alumnas por grupo.

Algo más del 40% de los profesionales cordobeses encuestados aluden a la conflictividad en las aulas para explicar una situación de hartazgo en su centro. Desde CSIF Educación Córdoba se ha resaltado que “la convivencia escolar se ve deteriorada por insultos, amenazas y faltas de respeto, conductas todas ellas que se ejercen entre iguales, dando lugar a casos de acoso escolar en sus diferentes manifestaciones, y hacia el propio profesorado

Pachón ha señalado que los docentes muestran su desazón por la inestabilidad del sistema educativo, con continuos cambios de las leyes educativos. Casi el 91% considera necesario un Pacto de Estado por la Educación para dar una mayor estabilidad a la educación. Del mismo modo, casi un 60% de maestros y profesores manifiesta que los equipos tecnológicos de su centro están obsoletos o no funciona.

Finalmente, los profesionales se quejan de la falta de efectivos en sus colegios e institutos. En este sentido, la central sindical cifra en unos 1.200 docentes el incremento necesario en la plantilla de los centros educativos en Córdoba para dimensionarse adecuadamente. En materia de atención a la diversidad, CSIF reconoce que ha aumentado los profesionales de Pedagogía Terapéutica (PT) y de Audición y Lenguaje (AL), “pero esa subida no es proporcional al creciente número de alumnos diagnosticados con necesidades específicas de apoyo educativo”.

Pachón también ha demandado que los profesionales de la enseñanza puedan acceder a la carrera profesional, puesto que actualmente unos 2.300 profesores de Educación Secundaria en Córdoba tienen vetado su acceso al cuerpo de Catedráticos, a pesar de que cumplen los requisitos para ello.

Etiquetas
stats