LOTERÍA DE NAVIDAD 2022
Un décimo premiado viaja de Madrid a Córdoba: “El lunes cumplo 65 años, me voy a jubilar con alegría”

Antonio, el tendero del Camping que ha ganado el tercer premio de la lotería

Andaba Antonio en sus quehaceres diarios cuando una clienta ha dicho: “otro cero”. Era justo mediodía y se refería al número en que acababa el tercer premio de la Lotería de Navidad. Antonio ha recordado entonces que su hijo le había regalado un décimo de su empresa acabado así. Cuando lo ha mirado, le han temblado las manos. Era el 42.250.

“Me cago en diez, pero esto que es, que me lo llevo yo”, cuenta Antonio que ha dicho cuando se ha dado cuenta de que acababa de ganar 50.000 euros en el sorteo de la lotería de este jueves. La alegría ha inundado entonces la tienda que regenta desde hace casi 50 años, Autoservicio Ceyan, un pequeño comercio de comestibles ubicado en la calle Escultor Fernández Márquez, en la zona del Camping.

Había en ese momento en la tienda tres o cuatro clientes con los que se ha celebrado la sorpresa. Antonio y Cecilia nunca antes habían ganado la lotería, y eso que ellos mismos venden décimos y cupones. “Nunca en mi vida me había tocado ni tampoco la había repartido yo”, cuenta Antonio horas después del alegrón inicial. Lo hace desde la tienda, en una llamada que tiene que pausar varias veces para atender a los clientes o comunicarse con su mujer.

La felicidad de este matrimonio ha sido muy compartida. Su décimo es uno de los 2.000 que se han repartido en la empresa tecnológica madrileña Tragsatec, filial de la compañía Tragsa, en la que trabaja su hijo, también llamado Antonio. Fue éste el que le regaló un décimo completo con el número 42.250, que ha salido a las 12.01 minutos de la mañana.

Para el propietario de este comercio, la alegría ha sido enorme. “Ya me toca jubilarme. El lunes cumplo 65 años, así que, imagínate, me voy a jubilar con alegría”, señalaba Antonio, que aclaraba, en cualquier caso, que en vez de irse a festejar, la suerte la ha toreado trabajando. “Nada, nosotros aquí trabajando estamos, qué vamos a hacer”, decía.

Sobre qué planes tiene para el dinero que cobrará tampoco ha dado muchas pistas. “Yo que sé, yo no me he parado ni a pensar en qué me voy a gastar el dinero”, comentaba Antonio antes de volver al trabajo.

La alegría y la suerte de esta familia del Cámping contrasta con la de las administraciones cordobesas. Ni un gran premio del sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad ha sido vendido en una administración de la provincia de Córdoba, que, junto a Guadalajara y Palencia, son las tres únicas provincias españolas en las que no se ha vendido ningún premio especial.

Así que, aunque, en términos globales, el sorteo de 2022 va a pasar a la historia como uno de los menos generosos de la historia reciente de la Lotería de Navidad en Córdoba, a excepción, claro está, de casos como los de Antonio y Cecilia, para quienes el 22 de diciembre de 22 será un día inolvidable.

Etiquetas
stats