Este 1 de noviembre las visitas a los cementerios en Córdoba, con motivo del Día de Todos los Santos, se han retrasado algo debido a las lluvias. A media mañana, comenzaban a llegar a los camposantos los cordobeses que han conmemorado, como tradicionalmente se hace cada año, a sus familiares difuntos.

A diferencia del pasado año, en el que era obligatorio haber pedido cita previa y se establecieron aforos limitados, en esta ocasión los familiares de los fallecidos han podido acudir sin estas medidas. Sin embargo, sigue vigente el uso obligatorio de mascarilla y se recomienda evitar aglomeraciones.

Para evitar que esto sucediera, la empresa municipal de cementerios, Cecosam, ha previsto el servicio de guardias de seguridad así como el vuelo de drones, que señalarían puntos masificados y también sirven para controlar el uso de mascarillas.

Aunque debido a la lluvia con la que empezaba el día, no ha sido hasta media mañana cuando los cordobeses han acudido a los cementerios. Y lo han hecho con la mirada puesta en el cielo, esperando que no empezaran a caer las siguientes gotas, tema recurrente mientras las familias se dirigían al lugar donde descansan sus allegados.

Con los escasos rayos de sol que se han visto en la mañana de este lunes, las familias entraban a limpiar las lápidas de sus familiares y a dejarles, como cada año, nuevos ramos de flores. Hay quienes han acudido junto a toda la familia para recordar juntos a sus seres queridos, incluso a quienes les ha acompañado su mascota o quienes han preferido pasar unos minutos en soledad junto a sus difuntos.

A diferencia de otros años, los cementerios no han contado con actuación musical debido a que, según se explicaba desde Cecosam, hasta finales de septiembre no se conocía cuál sería la situación de restricciones por la pandemia y no se ha podido concretar la contratación de músicos para esta jornada.

Etiquetas
Etiquetas
Publicado el
1 de noviembre de 2021 - 13:15 h
stats